sábado, 25 de abril de 2020

ABRIL 2020

Luna nueva en Tauro, sobre enormes torres de "comunicación", viernes 24 de abril 2020, 21'33h.

Hoy es sábado 25 de abril de 2020, 23'50h., a punto de la medianoche:
CONFESIONES INCONFESABLES DEL MES DE ABRIL 2020

 
Cuando supe que mi madre me había traído a este bonito planeta un 25 de abril, que había nacido en la preciosa ciudad de Barcelona que dos días antes, el 23 de abril, celebraba el Dia del llibre i la rosa para conmemorar a su patrón, Sant Jordi, un guapo y valiente guerrero que venció a un terrible dragón que soplaba un aliento "pestilente" y mató a la mitad de los habitantes de la ciudad en el siglo XIV, que pasó a la historia como la "peste negra" en Europa, y por eso el libro y la rosa como triunfo del amor. Cuando supe que dos días después, el 27 de abril, Barcelona, Catalunya, conmemoraba la festividad de la Verge de Montserrat, la Moreneta, esa pequeña figura de piedra negra llena de misterio en un gran monasterio en una gran montaña... sentí, siendo muy niña, que era afortunada habiendo nacido en un lugar tan bonito frente al mar, entre aquellos bonitos días del mes de abril y aquellas fascinantes historias, y me puse contenta como la primavera diciendo que mis cumpleaños serían cinco días de fiesta. Y más o menos así ha sido, rica o pobre, sana o enferma, procurando estar feliz todo el mes de abril y todas las primaveras.

Pero este año, hoy, he estado sola, he empezado el día saludando al cielo y al mar, a las gaviotas, a las golondrinas que hoy sí han aparecido cantando cuando creíamos que este año no querían dejarse ver ni oir, hoy he desayunado con sus cantos y he leído al azar y en voz alta un capítulo de Don Quijote de la Mancha... he recibido llamadas... he comprado un pequeño pastel y unas pocas velas, auténticas, no con forma numérica, he puesto el "Waiting on a friend" de Rollings Stones y he soplado las velas grabando en vídeo para mi hijo su mujer y mi nieta, porque este año no sabemos qué clase de dragón ronda por Europa y casi todo el planeta que sólo nos dejan amarnos a distancia, a través de las máquinas, aunque el jefe de los políticos españoles salga por otra pantalla sin parar de hablar de unidad... unidos, juntos... ¿se refiere a la unión virtual a través de máquinas y satélites? ¿Esa es su realidad y concepto de unidad? Y pienso en cuántas personas están sufriendo ese nuevo dragón, esa nueva peste, y este moderno distanciamiento, este amor virtual, esta falta de amor personal, humano y universal...

Parece que la corona de la Tierra tiene un virus, o las coronas, o el año bisiesto, o los murciélagos de acero que cruzan el cielo que no es nuestro sin permiso ni respeto... A nadie podemos deplorar, quizá, nadie sabe bien qué está pasando, porqué monstruos estamos amenazados y distanciados, aunque me gustaría seguir celebrando mi paso por este bonito planeta llamado Tierra con sus tres cuartas partes de Agua... Así se llamaba hace siglos, Agua, el agua que simboliza sentimientos y emociones en el mundo onírico y puede ser limpia o estanca... El agua del mar donde ahora tampoco nos podemos bañar, parece que en estos momentos hasta el aire está tan contaminado que necesitan tenernos confinados en casa... y callar.

Sant Jordi, Rambles Barcelona, 23 abril 2011
Y así no he podido celebrar mi cumpleaños y me he refugiado recordando otros cumpleaños, y he encontrado éstas fotografías del año 2011 que fui feliz, el 23 en les Rambles comprando libros por Sant Jordi, y el 25 con mi hijo en el Santuari de la Mare de Déu de la Misericòrdia en Canet de Mar, antes de ir a comer en el bonito edificio de Domènec i Muntaner, y después pintar y bailar en el jardín de mi amiga... Reír, sonreír y ser feliz. Esa felicidad que algunas personas me han deseado este 25 de abril de 2020, sabiendo que las coronas y su virus arrasan todo el protagonismo...
Esto he aprendido con los años y con las buenas lecturas, como aprendió Isak Dinesen de los nativos de África tras su lucha tantos años por vivir y sobrevivir, aceptando volver a su país: "He leído la verdadera piedad definida como: "Amar al destino sin condiciones". Y hay algo en ella. Es decir: Creo que de alguna manera este tipo de "religiosidad" es la condición para la verdadera felicidad.

Santuari Mare de Déu de La Misericòrdia, Canet de Mar, 25 d'abril 2011
Un cumpleaños solitario, así lo he aceptado, amando la vida y estando agradecida.
He enviado el vídeo soplando las velas acompañada por los Rolling a mi hijo y su mujer, y a mi nieta llamada Abril. Ahora, la primavera es ella, y he soplado las velas deseando que ningún dragón le robe ninguna primavera, que ningún dragón nos robe ninguna primavera, deseando también, si puede ser, recuperar mi mes de abril.

(Texto y fotos Eva Huarte)

No hay comentarios:

Publicar un comentario