domingo, 8 de enero de 2017

Puesta de Sol de enero 2017


El día era limpio pero aparecían estelas de aviones por todas partes que iban ampliándose hasta quedar el cielo cubierto de esas neblinas ficticias. Lo bueno era esperar el momento de la puesta de Sol, sabiendo que esas nubes y neblinas provocan más luces y colores. Y así ha sido.


Primero de oro puro, acercando el objetivo para contrastar la bonita imagen de una pareja paseando por la orilla contemplando la bonita puesta de Sol.


A medida que el Sol bajaba las tonalidades de oro se mezclaban con tonalidades anaranjadas, y el Sol se convertía en una grande y deslumbrante naranja.


Escondiéndose lentamente tras las montañas.


Desapareciendo su estela dorada sobre el mar.


Emergiendo entonces otros colores, azules, rosados, rojizos, verdosos, mezclándose con las luces artificiales que iban encendiéndose anunciando la noche.


Es como el momento sagrado del amanecer, cuando se hace un silencio de recogimiento, y la Luna creciente lo miraba desde el Este entre nubes rosadas.


Es el milagro, el gran misterio del universo, en un momento contemplas el cambio del día a la noche con luces y colores tan fascinantes que parecen imposibles de imitar, imposibles de retener ni con una cámara. Contemplo, contemplo y me siento fascinada a pesar de contemplar tantas puestas de Sol.


Y recuerdo una vez más las palabras de "El Principito" de Antoine de Saint-Exupéry:

-Un día vi ponerse el sol cuarenta y tres veces.
Y poco después añadiste:
-¿Sabes?.. Cuando uno está verdaderamente triste le gusta ver las puestas de sol...
-Entonces, ¿el día de las cuarenta y tres veces estabas verdaderamente triste?
Pero el principito no contestó.

Hoy he visto una puesta de Sol que me gustaría volver a ver... muchas veces.
Son las bonitas puestas de Sol de enero, es el regalo del cielo, quizá, para que no estemos tan tristes en sus largas y frías noches de invierno, pensando que mañana volveremos a verlo.



© EVA HUARTE 2017

2 comentarios: