lunes, 7 de marzo de 2016

El 7, mágico, el 9, inocencia


Sólo por esto, por ser día siete y emocionarme al ver las primeras luces de este amanecer 7 de marzo, a las 7'09h., porque me gustan los números, me gusta el lunes por ser el día de la Luna, la que quería haber fotografiado ahora en su dos últimos días menguantes, cuando aparece como un aro finísimo de oro y platino. Sólo por esto decido publicar unas fotos, como un día más, unas fotos más, aunque una gran nube haya tapado ese fino aro de la Luna menguante y no haya podido fotografiarla.


Y porque es marzo, mes temible, mes de terrible aniversario, del adiós de un ser amado, del ser que me amaba, y aunque no quiera vuelve su presencia viva acercándose el aniversario, el terrible día, 30 de marzo. Y por no dar tristezas no quiero decir ni publicar nada, aunque sean fotografías bonitas. Pero tampoco quiero seguir cerrada. Una amiga seguidora de este blog, comentó en el último post del 27 de enero; No creo que puedas abandonarnos, hay una atadura que es difícil de romper. Yo te espero porque creo que este blog te ayuda a ser más feliz y mejor. Y es verdad, escribo por escribir, más allá de la necesidad visceral, emocional, intelectual, porque me da vida, y creo que doy vida, por salir de la tristeza y monotonía, del mundo físico que no entiendo ni pretendo ya que me entienda. Escribo, pero no publico, y me entristece publicar tonterías lejos de los escritos que guardo en mi cofre de secretos... secretos vivos, que saldrán cuando quieran.


Hoy, al ver las luces y el Sol casi tapado por los árboles, apareciendo cada día más hacia el Noreste, pienso que pronto ya no lo veré aparecer en sus primeros minutos, en sus primeros colores, y pienso que quizá vale la pena poner los últimos amaneceres que veo desde mi ventana y terraza, sabiendo que no volveré a verlo sobre el horizonte hasta pasado el próximo equinocio, el otoño, que queda lejos, entrando ahora lentamente al equinocio de la primavera.


Y todo me recuerda, la felicidad de la llegada de la primavera desde hace tres años se ha convertido en tristeza. Por esto no quiero escribir, porque no quiero escribir tristeza, bastante triste y absurdo vemos y vivimos el mundo en actos patéticos que llaman política, palabras soeces que llaman cultura. Y todo se mezcla, como en un gran circo desordenado hasta llegar quizá al límite para borrarlo todo y volver a empezar. Quizá son épocas, días, quizá vuelvan días alegres, quizá nos siga sorprendiendo y manteniendo la belleza, la del amanecer, mediodía, atardecer, anochecer, Luna y estrellas... Ese gran y pequeño mundo creado por sí mismo y que tengo el placer de contemplar, ese gran y pequeño mundo que tengo grabado en mi subconsciente, en la mirada y en cada célula. Y tal como lo recibo lo doy y transcribo o intento transcribirlo.


Esos días de final de invierno y principio de primavera, esos días en que el Sol aparece más hacia la izquierda, esos árboles que tapan las primeras luces pero perfilan su entorno. Y esas gaviotas casi silenciosas y tímidas, recién nacidas y blancas como la inocencia. La vida es amor, lo sabemos, aunque a veces nos cueste aceptarlo o recordarlo, y el amor es inocencia. Así intento escribir y transcribir, sin decir nada, de pura inocencia, como un azar, como abrir cada día una página de un libro, como volver a publicar unas fotos y un texto, sólo por ser lunes siete, el 7, número mágico, como el nueve, número virginal, número de la inocencia, número que no cuenta. Si sumas el 7 al 9 el dígito sigue siendo el 7. La magia, la inocencia, el azar, sin mirar más allá.



© EVA HUARTE 2016 texto y fotos



5 comentarios:

  1. Precioso texto y preciosas fotos. Mes lleno de contradicciones y tristeza. Recuerdos preciosos de primavera y pérdida terrible.
    Me parece estupendo que escribir sea una válvula de escape, ante tanta incomprensión de esta vida, de este mundo tan absurdo, tan incomprensible y tan inhumano. Menos mal que nos queda la Luna y las estrellas, menos mal que nos queda la amistad. Abrazos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, menos mal que nos queda la amistad, en este mes de marzo hasta la Luna y las estrellas me recuerdan la tristeza, aflora todo de nuevo como si estuviera escondido, y es difícil expresar nada, por este mundo tan inhumano y absurdo en el que vivimos, como bien dices, Carmen. Pero la bondad, el amor, la amistad, siguen sujetando el mundo, de lo contrario ya habríamos desaparecido.
      Soy afortunada de tener tu preciosa amistad.
      Gracias, Carmen, buena amiga. Un fuerte abrazo*

      Eliminar
    2. Hoy día 9 hace un mes que nació Max. La inocencia. Un beso fuerte, fuerte.

      Eliminar
  2. Eva , te extraño ! Me encuentro cielos precioso y nadie que me hable de ellos .
    Te busque y me tomo casi dos horas encontrarte . Porfa sigue siendo la trasmisora de belleza que siempre has sido . abrazo

    ResponderEliminar
  3. Notable fidelidad al tema del cielo. Me recuerda a manera de trabajar de Richard Misrach.

    ResponderEliminar