miércoles, 20 de enero de 2016

Osa Mayor y Cometa Catalina


Es cuando vives inesperadamente estos momentos que sientes más tarde estar en la catarsis de las emociones, en la purificación momentánea, en la liberación momentánea de recuerdos trágicos que alteran las emociones y los pensamientos. Primero el momento del silencio paralizante, sintiendo que el cielo está tan presente, tan vivo y es tan infinito que no te permite pensar ni sentir nada, eres como una extraña que de pronto descubre un universo abierto lleno de pequeñas luces donde entiendes que hay un infinito universo en cada punto de luz en la oscuridad. Y de pronto eres un ser mínimo que se está adentrando en todo ese universo. Y de pronto sientes la simple felicidad del estar, de haber sido privilegiada recibiendo el permiso de adentrarte en un pequeño e infinito rincón del universo, de la noche estrellada en la Tierra, de la noche oscura que oculta el mundo, pero revela un Universo, como dice un proverbio persa y me enseñó mi amiga Montse, siempre sabia... Entonces piensas en las personas que dan, que guían y alimentan ese instante eterno que es la vida, la amistad, la preciosa confianza, la nobleza de los seres de la Tierra, y se junta toda la belleza y entiendes que la majestuosa Osa Mayor camina por el firmamento durante todo el año sobre la capa de los pinos, las azoteas y los mares del Norte en invierno o en verano, siempre presente, haga frío o calor, a veces mirando hacia un lado y a veces hacia el otro lado. A veces en horizontal y a veces en vertical. Y ahora, en estas noches de invierno, se asoma verticalmente en el Noreste y al final de su cola, junto a su estrella Alkaid, te ofrece una sorpresa y un regalo; una diminuta forma de cometa con un tono de esperanza como una pequeña y frágil esmeralda mezclada con diamantes. Es el cometa que en la Tierra han bautizado con los números C/2013 US10, que corresponde al año y número de descubrimiento, y con el nombre Catalina, que suele corresponder a la persona que descubre el cometa. Y me gusta pensar que Santa Catalina fue patrona durante siglos de ciencias y filosofías.


Y ciencias y filosofías son necesarias y abarcan la observación de los cielos nocturnos, además de la emoción, la intuición, y ahora, lo que llamamos tecnologías. Aquí es cuando entra una mano amiga para editar las torpes fotografías que hice la pasada noche del 16 de enero 2016, con su conocimiento del cielo, su sensibilidad y dominio de las tecnologías nuestro ya conocido amigo meteorólogo y astrofotógrafo Joaquín Gómez Ábalos ha hecho un procesado astronómico para eliminar la contaminación y rescatar los puntos más débiles, como él mismo me indica, logrando, como podemos ver, una preciosa edición de las mismas fotografías que publiqué días atrás en esta página: http://ehuarte.blogspot.com.es/2016/01/el-cometa-catalina-y-serendipias.html

Y no hace falta decir más, mirando el logro de Joaquín editando las mismas fotografías he revivido ese momento de catarsis que viví contemplando el cielo aquella noche. Por esto quiero publicarlas, para transmitir no sólo la emoción sino ese milagro, para quienes no pueden contemplar el cielo como les gustaría, para quienes no pueden llegar a imaginar la emoción, el descubrimiento de tantos universos en tantos puntos pequeños. Para esto sirve y deben servir las ciencias, las tecnologías y las Artes, nosotros, los humanos, no somos más que torpes intérpretes o traductores de la belleza que la vida y el universo nos ofrece, y todos al fin privilegiados, por tener ese instante mágico de formar parte de ese precioso Universo, con ese romanticismo y seguridad que nos dio Carl Sagan, recordándonos que venimos de las estrellas, somos materia de estrellas.

© EVA HUARTE 2016 texto y fotos (editadas por Joaquín Gómez Ábalos)

2 comentarios:

  1. Y justo hoy leo que probablemente han descubierto el auténtico noveno planeta del Sistema Solar (le arrebataron el título a Plutón por pequeño): http://www.elperiodico.com/es/noticias/ciencia/noveno-planeta-del-sistema-solar-4831832

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagina todo lo que nos rodea y no tenemos ni idea, Santiago, esto altera de nuevo las cartas astrales, ¡jaja! Pobrecito Plutón, ya no tiene la categoría de planeta, creo que tendrían que haberlo respetado, lo que se da no se quita ¿verdad?
      Gracias por la info, Santiago, siempre me descubres algo :))

      Eliminar