sábado, 16 de enero de 2016

El Cometa Catalina, estrellas y serendipias


Quizá el Universo estrellado es una gran serendipia, igual que ocurre cuando vas caminando por la orilla del mar, mirando, buscando y encontrando piedrecitas en la arena, ocurre cuando miramos el cielo estrellado, la mirada se va acostumbrando descubriendo cada vez más y más piedrecitas, más y más estrellas, más movimientos y cuerpos celestes.

Anoche volvió a sucederme, quise salir un momento a la terraza para contemplar el cielo estrellado intentando de nuevo localizar al cometa C/2013 US10, llamado Catalina, sabiendo ya que pasa cerca de la estrella Alkaid en la extremidad de la cola de la constelación de la Osa Mayor, que estas noches aparece en vertical por el lado noreste. Así lo vi y fotografié, acercándome un poco más con el objetivo de 200mm, sin grandes resultados por las dificultades técnicas que ya comenté en la página anterior: Leer las estrellas; El viejo trípode que baila, la falta de objetivos más potentes y la poca luminosidad de la cámara, además de mi viejo ordenador que está una hora para cargar una fotografía en formato raw y no puedo editar, quedando una calidad bastante inferior al momento de publicarlas. Y contando por principio que soy simple aficionada fotografiando las estrellas.


Pero ahí estaba el cometa, diminuto, con el distintivo de su brillo un poco borroso y una luz verdosa. Cuando ya lo tuve localizado y enfocado a través del objetivo volví a mirar a simple vista, y entonces me parecía ver una luz verde azulada intermitente, como si lanzara destellos diminutos junto a la estrella referente y guía Alkaid.


Iba descubriendo más y más estrellas, más movimientos y de nuevo pequeñas estrellas fugaces, una entre la estrella Alkaid y el cometa Catalina, en vertical, y en la fotografía se puede apreciar. Aunque quizá no es una fugaz, son cosas que pasan por el cielo nocturno que no sé distinguir y leer. Pero la experiencia vale la pena, a pesar del frío que sientes al cabo de un rato, la ilusión e intuición te retienen ante el trípode, con la mirada abierta o a través del objetivo. El movimiento del cielo, el movimiento de las constelaciones, como gira y gira el cielo como el tiempo y la vida.
 

Aquí he ampliado la fotografía contrastándola un poco para que se aprecie mejor, y en todas señalo el punto exacto con un guión bajo el cometa, si clicáis sobre la foto se ampliará y la apreciaréis mejor.


Y fue por una fotografía borrosa como esta que descubrí a través del visor de la cámara dónde estaba exactamente el cometa, con esa luz distinta a todas las estrellas, ese punto borroso azul verdoso y esa sensación de movimiento o reflejos... Esta fue mi serendipia, por un error en la fotografía descubrí lo que buscaba y ya se acostumbró la mirada, descubriendo más y más estrellas, viendo todas las estrellas como grandes serendipias.


Me decía mi amigo astrofotógrafo aficionado, Jordi Romero, (y autor de esta fotografía donde apreciamos mejor al Catalina) a través de Facebook; No te preocupes si no logras fotografiarlo como quieres, disfruta el espectáculo, es una experiencia y sensación únicas. Pensé que poca experiencia y sensación tendría con un punto casi invisible a simple vista y un punto pequeño y nebuloso en las fotografías.

Será quizá por las horas con la cabeza alta mirando las estrellas, será por forzar la mirada a ese puntito verdoso y borroso con pequeños destellos, será de tanto mirar las fotografías, pero al cerrar los ojos para dormir seguía viendo ese punto verde luminoso con destellos, incluso hoy, sábado 16-1-16, a plena luz del día, cerraba los ojos sintiendo la calidez del Sol de invierno en mi cara y en mis manos y veía ese destello en mi mente, en ese tercer ojo del que hablan los antiguos místicos.

He visto y fotografiado otros cometas, el más bonito fue el Hale-Bopp en 1997, y trajo cosas buenas. Luego he visto otros que no trajeron nada bueno. Y entre supersticiones me pregunto qué nos traerá este cometa Catalina... Nada sabemos, pero de momento, sigue siendo una bonita experiencia contemplar el cielo y sus estrellas como grandes y pequeños descubrimientos, como grandes y pequeños tesoros, como grandes y pequeñas serendipias.



© EVA HUARTE 2016 texto y fotos


3 comentarios:

  1. Hola, soy Jordi. En primer lugar, quisiera aclarar que soy un aficionado a la astronomía y aprendiz de fotografía. Lo de astrofotógrafo me viene grande. Este puesto corresponde a personas que se pasan horas y horas en la oscuridad de la noche,y con un buen material fotográfico buscando plasmar con sus cámaras los tesoros celestes que se esconden ante nuestros ojos. Me alegra saber que por fin has podido ver y fotografiar al cometa. Me ha encantado lo que has descrito, la sensación que has tenido en pleno día, al recordar ese momento en que el cielo muestra todo su encanto y esplendor, después de estar un tiempo observando, (gracias en parte a la adecuación de la vista a la oscuridad), es la màgia que me sedujo a observar y, en lo posible,fotografiar para grabar ese momento mágico y poder compartirlo con la gente que no pueda tener la suerte de sentir momentos como ese. Me encanta ver el firmamento, leerlo para viajar por él, y sentirlo como se integra conmigo, una simbiosis que nos une a pesar de estar a millones de años luz de distancia con todas las estrellas, galaxias, cúmulos, nebulosas y demás objetos celestes. Creo que algo así has sentido, y me satisface saber que captaste mi mensaje. Felicidades por tu Blog, y buenos cielos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jordi, me gusta tu "jazzrhom", y para mí eres astrofotógrafo, poco se diferencia de ser aficionado o profesional, vivir o no vivir de la fotografía, quizá, conozco, (y seguro que tú también) a muchas personas aficionadas que hacen fotografías magníficas y profesionales que no me dicen nada con sus obras, por mucho dominio técnico que tengan. Vale que te quede grande lo de astrofotógrafo, pero haces fotos que yo no soy capaz de hacer, lees los cielos estrellados y has captado el cometa, eso es astrofotografía. Pero rectifico el texto y pongo "astrofotógrafo aficionado", así tiene aún más mérito.
      Gracias por tu fotografía, tus buenos consejos, tu entusiasmo, tu lectura y tus bonitos mensajes. Anoche el cielo estaba limpísimo, pero me dio pereza volver a pasar frío tres noches seguidas.
      Hoy disfrutamos el día con un Sol magnífico. Buenos cielos y ¡feliz domingo!

      Eliminar
  2. Gracias Eva por tus palabras. Que no se acabe nunca el entusiasmo y el amor por la naturaleza, porque es el amor hacia nosotros mismos. Me encanta leer tus relatos llenos de entusiasmo y alegría. Un abrazo.

    ResponderEliminar