jueves, 24 de diciembre de 2015

Esa delgada línea roja de trincheras navideñas...


Mi primer pensamiento y voluntad al despertar han sido buenos, viendo que aún era de noche me disponía a fotografiar el Cometa Catalina que cada vez es más visible. Pero al mirar el cielo y verlo completamente nublado me he puesto de mal humor, ya perdía el primer aliciente y entusiasmo del día. He desayunado con mi gatita gordita y caprichosa a quien se lo permito casi todo y enseguida he preparado la olla para hacer un buen caldo y tenerlo para hoy y mañana, Día de Navidad. Mientras hervía la olla, sintiéndome un poco bruja imaginando que con el pollo y los huesos de ternera metía sapos y alas de murciélago me he puesto a escribir a pluma tinta y papel como hago cada día.

Entonces la he visto, al alzar un momento la mirada del papel y a través del cristal, esa delgada línea roja, anunciando que ahí estaba el Sol para no despistarnos, para que no pensemos que por estar nublado el Sol no está detrás. Sí, detrás de nubes y nieblas siempre está el Sol. El ambiente era gris oscuro como el acero, espejo de cielo y mar, sólo esa fina línea roja y el vuelo de una gaviota...


Mi primer pensamiento al ver la escena también ha sido bueno, he pensado que era una obra de arte, la lección artística que nos da la naturaleza y la vida cada día. Mi voluntad era buena también, línea del horizonte cielo y mar gris línea roja, arte minimalista... Hasta que ha aparecido una gaviota, entonces he leído un mensaje subliminal, como suelen enviar las políticas de marketing y publicidad que vivimos cada día, sin respetar ni las fiestas de Navidad...  Y eso no lo perdono, no perdono esa falta de respeto, no perdono que en democracia no nos dejen en paz ni por Navidad.

Al menos, en las antiguas guerras, en las antiguas trincheras, hacían un armisticio el día de Navidad. Ahora, en nombre de la Democracia con mayúsculas, no se respeta nada ni a nadie, no se respeta la necesidad de paz, la necesidad de amar, la necesidad natural del recogimiento, la necesidad y lección que la naturaleza nos da, ahora que la tierra duerme, las plantas duermen, los animales duermen... Menos los humanos que ametrallan con torpes y groseras palabras el alma del mundo, el subconsciente humano, sin permitirle dormir ni soñar, soñar... Sabemos por los especialistas en el estudio del cerebro humano que si no dormimos ni soñamos enloquecemos.

Y esto está ocurriendo. La sociedad parece enloquecida como si cada día comprara nuevos números de lotería esperando que de pronto y por sorpresa les toque el premio gordo que solucione todos los problemas. Así se depositan los votos en las urnas, guiados quizá por ese subconsciente que ya no duerme ni sueña porque tiene un sólo sueño; la paz. Y la paz representa tener las necesidades básicas cubiertas, no tener enfrentamientos con familiares, ni amigos, ni vecinos, ni banqueros ni papas ni iglesias... Papa empieza por P, PP empieza por P, Psoe empieza por P, Podemos empieza por P... Y hasta esa delgada línea roja empieza por P, que para la Biblia significa Pecado. El pecado de engañar, el pecado de mentir, el pecado de manipular lo sagrado, la vida, las emociones, las Personas. Esta Navidad, en Cáritas y Serveis Socials, se han dado menos ayudas que en anteriores años, sabiendo que en gran parte detrás está La Caixa. Y siguen cada día los desahucios, sigue la Pobreza.

Y a eso nos llevan las actuales políticas, no me refiero a la nueva remesa de mujeres políticas con aspecto de políticos mal vestidos cambiando los papeles, ellos dominados y ellas domadoras; ellos con aspecto débil, cabeza esculpida a navaja o Rasputín o Jesucristo SuperStar y ellas con aspecto de matronas llevando el casco de la peluquería en la cabeza, como se decía en los caducos años 60.
No me refiero a estas remesas, me refiero a las políticas actuales, a los nuevos marketings que son tan viejos como el capitalismo, tan viejos como los banqueros, tan viejos como las iglesias...


Panorama Patético que también empieza por P, todo empieza por P... Y me siento como el cantante y humorista Chiquito de la Calzada diciendo ¡No puedorrr..!

Recuerdo cuando el President de la Generalitat, Artur Mas, habló de la delgada línea roja, el día que acudió al Parlament en helicóptero para evitar enfrentamientos con el pueblo, por esa marea de personas de todas las edades, culturas y profesiones que empezamos a manifestarnos en la calle y acampando en la Plaça Catalunya, quejándonos de la estafa de los banqueros, de los recortes en Sanidad y Educación... ¿Dónde estaban entonces las actuales cabezas de los nuevos grupos políticos? Al otro lado de las trincheras, al otro lado de la delgada línea roja, algunas incluso atrincheradas en el mismo Parlament pidiendo guardaespaldas para que las protegieran... Y gritan con su casco en la cabeza que son de izquierdas, ecologistas, feministas... Hace unos días salió un artículo en El Periódico diciendo dónde estaban en 2011 los políticos actuales, y excepto Garzón, de IU, ninguno estaba en las plazas, sólo algunos y algunas (argot político populista época Psoe) hicieron acto de presencia como trepas y fueron expulsados por los que ahí estábamos. No se aceptaban políticos ni oportunistas, era la hora de la humanidad, era la hora de la verdad, y la juventud despertaba como una memoria y necesidad de libertad, de los añorados y frustrados años 70. http://ehuarte.blogspot.com.es/2011/05/indignaos-y-reacciona.html
Luego ponen a un desaliñado Iglesias como imagen pseudomoderna hablando de las plazas y mareas como si de ahí surgiera, y habla ahora de imposibles líneas rojas, como la celebración del referéndum catalán... Y ellas haciendo sombra siguen con ni sí ni no, o defendiendo el aspecto rasputín-iglesias como toda respuesta de política feminista al estilo Paternalista Protector, según soplen vientos volarán, como vuelan las gaviotas.


Ni un armisticio, sólo la negación de los sueños y sentimientos, incluso en Navidad.
He visto al cabo de un rato algún rayo solar entre las nubes junto a una bandera británica ondeando en el mástil de un barco. Y de pronto me he iluminado con esos rayos pensando en lo que dijo el Comandante Sir Colin Campbell en su estrategia militar de 1854 llamada La delgada línea roja, formada por soldados del 93º Regimiento de Highlanders del Ejército Británico vestidos con casacas rojas; la línea de fuego era tan débil y delgada que el comandante del ejército ruso pensó que era una trampa y que detrás de esa delgada línea roja habría un ejército más grande y ordenó la retirada. Los debilitados casacas rojas se encendieron con esa retirada iniciando un contraataque y el comandante Sir Colin desesperado los paró gritándoles: ¡Manden al infierno todo su entusiasmo!  

Al infierno nos han mandado nuestro entusiasmo al estilo Bienvenido Mr. Marshall. Dice un amigo: Lo peor de que salgan como setas nuevos gobernantes es que hacen mejores a los anteriores.

Hoy he recibido El Periódico digital como cada día, y ha sido divertido, han repetido el de ayer, diciendo que a Rajoy le dieron un décimo en un mitin de Málaga y le ha tocado la pedrea, 20 eurillos. ¿Se habrán enterado los de El Periódico que han enviado el mismo ejemplar de ayer? Parece una inocentada... Mejor me quedo con el grito de Chiquito de la Calzada, que aunque la voluntad fuera buena al despertar, un mal día lo tiene cualquiera incluso en Navidad. Mejor reír que llorar.




© EVA HUARTE 2015 texto y fotos

No hay comentarios:

Publicar un comentario