domingo, 1 de noviembre de 2015

La fuerza y magia de Hécate y Noviembre


Sin duda, el mes de noviembre, está lleno de fuerza y misterio, empieza el tiempo del recogimiento, volvemos a lo más íntimo y personal, la tierra descansa preparando su letargo invernal, deja de dar frutos, empiezan las nieblas al amanecer con el Sol adormedecido haciendo brillar con sus primeros rayos tardíos las primeras gotas de rocío. Noviembre, november, era el noveno mes en el antiguo calendario Lunar de diez meses, enero y febrero no contaban, el mundo, como la naturaleza, dormía.


El año finalizaba en diciembre y empezaba en marzo, el mes de Marte, cuando la naturaleza volvía a despertar y revolucionarse. Fueron los romanos que iniciaban sus actividades políticas el día uno de enero, ya que sus cargos duraban sólo un año, y necesitaron dar nombre a dos meses, enero y febrero. Julio César, al instaurar el perfeccionamiento del calendario actual, se atribuyó el mes de Julio, el mes que nació, y años más tarde, tras su muerte, el senado romano obsequió a su hijo adoptivo, el Emperador Octavio, conocido como César Augusto el mes sexto, Sextilis, bautizándolo con su nombre, Agosto. Por este motivo no coincide la numerología en los meses de septiembre a diciembre. Del 7 al 10.


Aunque los romanos cambiaran su numerología noviembre era celebrado como el mes mágico con toda la fuerza de la vida y de la muerte, dedicado a la Gran Diosa de la Naturaleza, Hécate, a quien Zeus le otorgó poderes y privilegios en la tierra y en el mar, el poder de lo oculto, de lo interno y externo, del gran misterio de la luz y de la oscuridad, el misterio de la noche con las caras de la Luna, una cara distinta cada día, cada siete días, cada semana, que se regenera cada 28 o 29 días, cada mes. Así como a la Diosa Fortuna sólo puedes encontrarla de cara antes del amanecer, a la Diosa Hécate puedes encontrarla con mil caras distintas; como una bruja anciana y sabia con capa oscura cubriendo su cabeza, recogiendo y guardando hierbas para sus pócimas, como una madre compasiva y curativa o como una preciosa doncella con una diadema de brillantes. Como el día y la noche. Vida y muerte. Muerte y Vida.


En mi paseo por la playa, este primer domingo y primer día de noviembre, he encontrado esta fuerza y magia de lo oculto y lo descubierto, de la oscuridad y la luz, como si viniera con el fuerte viento del Este la Diosa Hécate arrastrando nubes, barriendo la arena, haciendo saltar a las olas y queriendo arrancar las últimas hojas de las ramas de los árboles luchando por no perder sus raíces en la tierra. Es la lucha de la vida y de la muerte. La magia y fuerza de la naturaleza. Y nosotros, pequeños humanos, observamos el gran espectáculo con la misma magia, fuerza y luchas internas.


El escenario montado en la playa para el rodaje de la película Laia, añadía fuerza espectral al paisaje otoñal, dando ese aire de misterio que aparece en la novela homónima de Salvador Espriu en sus historias y personas, con esa cruz sobre su techo emulando una vieja iglesia a contra luz del Sol. Y he pensado en la coincidencia de que mañana lunes, 2 de noviembre, empiezan a rodar en ese escenario, siendo tal día como hoy, uno de noviembre, Día de todos los Santos, cuando la protagonista de la novela, Laia, se casa con su amigo enamorado y burlado en una mañana de niebla, humedad frío y el Sol jugando a guiños... El mismo día, el mismo escenario, la misma magia y fuerza de la naturaleza, de la luz y de la oscuridad, de las dudas y luchas de los sentimientos humanos, como la lucha de la vida y la muerte siempre presente en gente de la mar y en los escritos y poemas de Salvador Espriu:

Noviembre. Tristeza de una madrugada húmeda, cruda, añorada de la visita de la luz. Bajo la lluvia, todas las cosas palidecían y se borraban, como buscando protección en la propia insignificancia.


(Traducción personal del catalán al castellano de la novela Laia, película dirigida por Luís Danés: http://ehuarte.blogspot.com.es/2015/10/laia-en-arenys-de-mar-cosas-que-pasan.html )

Texto y fotos

© EVA HUARTE 2015




No hay comentarios:

Publicar un comentario