martes, 10 de noviembre de 2015

Día siete, se rueda la película Laia en la playa de Arenys de Mar


El 7
¡Gala es aún más hermosa!

Al llegar a la playa he visto de lejos la misma barca que vi ayer en la orilla, con un mar aún más limpio y dormido, brillante como un cristal.


En la arena, a pocos metros, unos hombres con todas sus fuerzas estiraban las cuerdas queriendo acercar la barca, mientras otros hombres más veteranos recogían redes en la arena. Una escena que he visto y vivido días y días desde niña, con hombres de rostros arrugados como los mapas de mares que han cruzado intentando ganarse la vida y llevar riqueza a sus casas, sin saber si algún día lo lograrán, saben que todo depende de la mar y de la Diosa Fortuna que sólo se deja ver al amanecer.


A pocos metros varias chicas filmaban y preguntaban a un hombre sentado en una barca vestido con traje actual: Era el alcalde de Arenys de Mar, Estanis Fors, contestando a las periodistas que el rodaje de la película Laia dirigida por Lluís Danés, basada en la novela homónima del poeta y escritor Salvador Espriu, aporta una riqueza cultural no sólo a la población sino a la cultura en general en estos tiempos tan difíciles. De Arenys de Mar era Salvador Espriu y de Arenys de Mar es el director de la película que se está rodando estos días, y eso marca carácter, personalidad, siendo más fidedigno para reinterpretar la obra literaria escrita en el año 1932, cuando Espriu sólo tenía dieciocho años. El Ajuntament d'Arenys de Mar participa en la coproducción de la película junto con Televisió de Catalunya, ICEC y la Productora Brutal Media.



Dia 7
Y ahí estaba Laia, interpretando este enigmático personaje femenino la actriz Miranda Gas, de aspecto muy similar al que imaginamos en la obra de Espriu según su descripción; delgada, fuerte, cabellos largos morenos, cruzando la plaza ante la mirada de la gente del pueblo que tanto la criticaba como si estuviera poseída por el demonio y no fuera buena para nadie. En cada rincón del escenario montado en la playa para el rodaje se podía hacer un fotograma distinto, todo envuelto en cierto aire de misterio, mezclándose los personajes reales de principios de siglo y las personas reales actuales que trabajan en la película... Y todo es arte, pasado y presente, realidad y artificio, por unos momentos, se encuentran y crean un mismo mundo


Y ese cruce de mundos y épocas lo ha confirmado un hombre volando en su cometa naranja sobre la playa y el escenario, pensaba la buena vista que tendría y las buenas imágenes que captaría, ha sido otro toque futurista en ese pequeño escenario donde se reinterpreta un pasado con personas de ahora, que serán vistas en el futuro. Y ahí estaban los niños amigos de Laia corriendo por la plaza entre la fuente, la iglesia, las redes, las barcas...


Imágenes que me recuerdan mi infancia y juventud junto al mar, escenas reales y de tantas novelas representando la pobreza de los pequeños pueblos marineros, la locura en la que caían sus gentes aisladas, con el mar como única salida y riqueza de vida. Escenas que me recuerdan también a tantas obras pictóricas representando la vida junto al mar, junto al Mediterráneo...


Escenas que he encontrado tras el escenario, mujeres y hombres del pueblo que participan en la película por simpatía, por la alegría de formar parte de una obra literaria tan importante. Escenas que a veces me hacían pensar en las pinturas de Millet, al que tanto admiraba el pintor surrealista, excéntrico y concéntrico Salvador Dalí.


Y la aparición de un amigo real, Josep, bien conocido en el pueblo, que participa también en la película Laia, fotografiado al Sol ante un escenario pictórico y dos mujeres con vestidos largos miran la fuente de la que sale agua formando destellos en la plaza del pueblo, en esta playa iluminada de Arenys de Mar donde hoy ha habido más curiosos alrededor aprovechando el precioso día estival a pesar de estar en noviembre, justo en el mes que contrajo matrimonio la protagonista, Laia, un Día de Todos los Santos entre nieblas... Y todo sigue envuelto en misterio.


Día 7
Se rueda
¡Laia es aún más hermosa!

En la pizarra claqueta del director Lluís Danés se leía; Día 7, séptimo día de rodaje de Laia. Y he recordado el libro de Salvador Dalí, Diario de un genio, donde va escribiendo su diario anotando la fecha con un comentario, El 7, ¡Gala es aún más hermosa! Describiendo una escena de su amada Gala y su belleza femenina descendiendo de su barca amarilla a la orilla del mar de Port Lligat...

Y todo me recuerda, todo me maravilla. Será por estos días y este mar como un cofre de diamantes.
Será que el Arte es un hilo de platino que conecta lo casi invisible, que conecta mares y barcas, que conecta las almas.


Texto y fotos

© EVA HUARTE 2015

3 comentarios:

  1. Me en-can-ta la primera foto. Esa luz cálida, esa barca con vela latina (adoro la vela latina), esa mar relajada, esas nubes como una continuación de las líneas que forma el velamen de la barca...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien Santi, es la primera imagen que he visto al llegar a la playa, era increíble lo limpia y dormida que estaba la mar, los reflejos del Sol... Las fotos no hacen honor, sólo llevaba la pequeña digital con filtro dorado, aunque da encanto y misterio, pero intentaré ir con la reflex y hacer algo mejor, hoy he hecho pruebas. La verdad es que daban ganas de subir a la barca y salir a la mar.
      ¡Gracias!

      Eliminar
    2. Es que relaja tanto contemplarla...

      Eliminar