miércoles, 21 de octubre de 2015

Gaviotas, palomas y barcas casi sin palabras


Voy a intentar poner imágenes casi sin palabras, casi. Son del amanecer de hoy miércoles 21 de octubre de 2015, por orden de aparición, tal como lo he visto y vivido. Primera imagen, un barco mercante va hacia el Este por el horizonte, una nube parece querer seguirle.


Aparece otro barco más lejano, justo por donde despierta la luz de oro indicando la posición del Sol. Al tiempo que se acerca y queda ahí parada una barca con su pescador de pie. Imagen familiar.


Al momento que disparo retirando la cámara de mi cara vuelvo a disparar rápido viendo a la gaviota que quiere salir en la foto. El horizonte un poco torcido, pero me gusta mostrar la imagen natural. Ayer lo comenté con un amigo en Facebook, el horizonte es recto en algunos trozos, pero no es recto, es curvo, como el planeta, por eso parece torcido, siempre descente hacia la tierra, la arena.


Un poco más hacia el Este, el primer barco mercante ya se esconde entre los pinos y una nube parece perdida intentando captar las primeras luces del Sol, que no sabemos si aparecerá.


Parece que se acerca el momento sublime, la parición del rey Sol, justo donde cruza el segundo barco mercante más lejano. El pescador sigue de pie en su barca anclada lanzando las redes, lo veo en el movimiento del agua, van apareciendo gaviotas...


y palomas. Otra franja de nubes sube por el horizonte y los colores y luces vuelven a apagarse.
Hoy no ha dado para más, pero son los bonitos amaneceres de otoño, con el Sol bajando su ruta hacia el mar. Y ese barco en el horizonte, esa barca con el pescador de pie lanzando sus redes, esa gaviotas y esa paloma sobrevolando el mar, son la imagen de la paz. Casi sin palabras.

Texto y fotos

© EVA HUARTE 2015




No hay comentarios:

Publicar un comentario