viernes, 30 de octubre de 2015

La luz del Sol al amanecer este 30 de octubre de 2015


¡Aquí está el Sol con todo su esplendor! ¿Cómo no vas a sentirte feliz y sonreír con este regalo de oro sobre el mar al despertar? ¿Cómo no voy a pensar en tantas personas y en mis amistades de Facebook para que lo vean y disfruten si no pueden hacerlo en directo?


Inevitablemente hoy he pensado en Paco Elvira también, aunque siempre piense en él al fotografiar y a todas horas... Hoy cumpliría 67 años...


Como no sé qué fotografía es más bonita pongo las  tres, hechas de las 7'23 a las 7'27h, para todos los gustos, y dejo que Paco se quede con la que más le guste, aunque él forma parte de esta preciosa luz.
Hoy lo he visto sonriente, tal como me sonreía, tal como sonreíamos cuando estábamos felices.
Sé que sigue así. Sé que forma parte de esta luz del Sol al amanecer de este 30 de octubre de 2015.

 I no cal dir-te que t'estimo. Gràcies pel teu llum, carinyo*

http://ehuarte.blogspot.com.es/2014/10/dos-gaviotas-en-tu-amanecer-rosa.html

Texto y fotos

© EVA HUARTE 2015

jueves, 29 de octubre de 2015

Luna llena de octubre 2015


Hoy es el tercer día de Luna llena, noche a noche la he fotografiado con sus mil caras, la primera fue entre nubes con un halo irisado. Y anoche fui puntual a la playa intuyendo el momento en que aparecería, a pesar del cambio de hora en los relojes. Justo al llegar vi su resplandor rojizo en el horizonte, intentando salir entre una gran nube. Pero no se dejó ver, la nube la cubrió durante un rato y las luces de los relámpagos en el Noreste dibujaban el contorno de las nubes.


Mientras esperaba que saliera de la nube fotografié mi sombra en el lado sur de la playa, con esas luces especiales del puerto sobre la arena y la luz de una barca de pescadores en el horizonte, con pinceladas en el cielo que parecían reflejar las mismas luces dejando entrever algunas estrellas.


Superó la gran nube apareciendo brillante


escondiéndose de nuevo tras otra pequeña nube


provocando estas luces y sombras misteriosas en el mar y en la arena, con el escenario redondo que siguen montando para el rodaje de la película Laia, y me parecía un zigurat o teatro griego con su figura al fondo dando más misterio.


Superadas las nubes volvió a aparecer brillante como un diamante convirtiendo el cielo en un zafiro.


Me encapriché fotografiándola con estelas de aviones, estrellas y su juego de luces en las olas.


Quedando así de limpia para pasear la noche hasta el amanecer. ¿Qué poder tiene la Luna de transformar secretamente las cosas? Me preguntó anoche un amigo en Facebook. El poder de la existencia, sin Ella la Tierra no se llamaría Tierra ni nosotros existiríamos. Le dije sin estar del todo convencida, la Luna siempre es un misterio...

Y recurrí de nuevo a Baudelaire:

La nodriza envenenadora de todos los lunáticos.


Texto y fotos

© EVA HUARTE 2015

miércoles, 21 de octubre de 2015

Gaviotas, palomas y barcas casi sin palabras


Voy a intentar poner imágenes casi sin palabras, casi. Son del amanecer de hoy miércoles 21 de octubre de 2015, por orden de aparición, tal como lo he visto y vivido. Primera imagen, un barco mercante va hacia el Este por el horizonte, una nube parece querer seguirle.


Aparece otro barco más lejano, justo por donde despierta la luz de oro indicando la posición del Sol. Al tiempo que se acerca y queda ahí parada una barca con su pescador de pie. Imagen familiar.


Al momento que disparo retirando la cámara de mi cara vuelvo a disparar rápido viendo a la gaviota que quiere salir en la foto. El horizonte un poco torcido, pero me gusta mostrar la imagen natural. Ayer lo comenté con un amigo en Facebook, el horizonte es recto en algunos trozos, pero no es recto, es curvo, como el planeta, por eso parece torcido, siempre descente hacia la tierra, la arena.


Un poco más hacia el Este, el primer barco mercante ya se esconde entre los pinos y una nube parece perdida intentando captar las primeras luces del Sol, que no sabemos si aparecerá.


Parece que se acerca el momento sublime, la parición del rey Sol, justo donde cruza el segundo barco mercante más lejano. El pescador sigue de pie en su barca anclada lanzando las redes, lo veo en el movimiento del agua, van apareciendo gaviotas...


y palomas. Otra franja de nubes sube por el horizonte y los colores y luces vuelven a apagarse.
Hoy no ha dado para más, pero son los bonitos amaneceres de otoño, con el Sol bajando su ruta hacia el mar. Y ese barco en el horizonte, esa barca con el pescador de pie lanzando sus redes, esa gaviotas y esa paloma sobrevolando el mar, son la imagen de la paz. Casi sin palabras.

Texto y fotos

© EVA HUARTE 2015




martes, 20 de octubre de 2015

LAIA en Arenys de Mar, cosas que pasan en la playa

Amanecer martes 20 de octubre 2015, Arenys de Mar

De tercer nombre me bautizaron Laia, Eulalia, por mi madrina, que tenía un puesto de venta de rosas en la Generalitat, me bautizaron en la Catedral de Barcelona, en esos años en que el régimen franquista perseguía la lengua catalana, deteniendo a millares de personas, ejecutando...


Laia, Eulália, patrona de la ciudad, se dice, se sabe, se comenta, que fue otro personaje inventado por la Iglesia católica, como ejemplo de fidelidad al cristianismo, siendo martirizada en las escaleras de la Catedral de Barcelona, negándose a renunciar al cristianismo a los 13 años de edad... ¿Alguien se imagina a una niña de trece años soportar martirios por no renunciar al cristianismo? Dicen muchos historiadores que no se ha encontrado documentación de su existencia, como ocurre con Santa Catalina de Alejandría, otro personaje inventado por la Iglesia de Roma para descargar conciencias por el cruel martirio y asesinato cometido por los cristianos a Hypatia de Alejandría.


LAIA es también el título y nombre de la protagonista de una pequeña novela del escritor y poeta nacido en Arenys de Mar, Salvador Espriu. Una novela recreada en el ambiente marinero del mismo pueblo, en la misma playa, en 1932, época de miserias, aislamientos... Una novela que leí siendo muy jovencita, una historia que me parecía familiar viviendo como ella junto al mar, observando las barcas que entraban y salían de la mar, los pescadores y sus historias.


Suceden cosas en la vida, suceden coincidencias o consecuencias de cosas importantes, casi secretas.  De jovencita paseaba por estas playas de Arenys de Mar, y ahora de mayor paseo diariamente por la misma playa, contemplo las salidas de Sol sobre el mismo mar, las barcas, imaginando o sabiendo sus historias... A veces me veo a mí misma como esa Laia de Salvador Espriu, extraña... Al fin es lo que elegí, vivir junto al mar, contemplar la Luna y las estrellas, caminar, correr, saltar, llorar y reír por la playa, ese trozo de cielo arena y mar que siempre está ahí, que nunca te decepcionará.


Y en mi paseo de ayer por la playa vi de lejos que estaban montando unos hierros en la arena, paneles de madera... Me acerqué mirando cómo trabajaban y pregunté a un chico que estaba ahí sentado mirando también, junto a otro chico y una chica, pregunté si sabían qué estaban montando.

-El escenario para una película.
-¿No será Laia de Espriu?
-Sí. Exactamente.


Les dije que esperaba que fueran fidedignos a la novela de Salvador Espriu, que escribió con sólo 18 años de edad en el año1932, que era una obra importante... El chico con gafas de sol me preguntó si podía hacerme una fotografía... Me reí y sonreí mirando al objetivo de su cámara en el móvil, se presentó diciendo que era el director de la película, Lluís Danés, y junto al productor y Silvia, de bonita sonrisa, encargada de ambientación (creo) les hice la foto sonriendo al momento espontáneo.
Estarán rodando siete días en el pueblo cercano de Sant Pol de Mar, y luego siete días y noches aquí, en Arenys de Mar.

Así que de momento no quise saber más, pensando en la bonita coincidencia de vivir en la misma playa que el personaje de Salvador Espriu y encontrar a Lluís Danés, nacido en Arenys de Mar también, para rodar una película de la novela LAIA. Será un aliciente estar en el rodaje en mi playa. El Arte, como la Vida, a veces tiene un hilo de platino invisible que conecta cosas y personas hasta que, de pronto, se hacen visibles, reales. Como nos explicó Stefan Zweig en su libro Momentos estelares de la humanidad. Son cosas que pasan, ahora, en la playa de Arenys de Mar.

Texto y fotos 

© EVA HUARTE 2015





sábado, 17 de octubre de 2015

Amanecer sábado 17 de octubre de 2015


Hay veces que no sé qué título poner de tanto respeto que me infunde el momento vivido, el momento divino, la mirada del Sol al amanecer, como la mirada de Dios, como el ojo de Dios, o como escribió Isak Dinesen en sus memorias Lejos de África; La visión del mundo a través de los ojos de Dios. Y entonces me parece comprenderlo todo, me parece que no hay nada que comprender, está ahí, simplemente, majestuosamente. Y tenemos el privilegio de contemplarlo y de sentirlo.


Es cuando comprendo también que el Divino Dalí, como se autonombraba el genial artista, dijera que; La perfección no existe. Hace dos días contemplé un amanecer que pensaba era difícil superar en belleza luces y formas. Y el de hoy sábado 17 de octubre de 2015 lo ha superado, pensando que no hay un amanecer igual a otro, que ninguno es comparable, todos parecen insuperables y todos son superables. Las primeras luces las he visto a través de la ventana, sentada ya en mi escritorio, hoy no quería hacer nada más que leer y escribir, pasear por la playa. Pero inevitablemente me he levantado, he cogido la cámara y he disparado, por retener ese bello momento y pensando que duraría un momento. Una foto a la izquierda de la farola, otra a la derecha y otras con la farola que a veces molesta, pero, como hoy, cuando el Sol sigue acortando su ruta saliendo ahora sobre esas plantas de plumas o plumones, puede marcar la diferencia de luces y formas, dándole quizá más encanto.


Sentada de nuevo en el escritorio, dispuesta a editar una fotografía y publicarla en Facebook para saludar veo que las luces y colores aumentan con rayos preciosos de oro. Entonces sí he salido a la terraza y allí estaba, espléndido, quedándome sin palabras por dentro, sólo sintiendo y fotografiando. Cielo Sol y mar me lo ponían fácil. Simplemente era un regalo de sábado. He querido pensar así. Pero había algo más, era demasiado bello para quedarme mucho rato callada. Pensaba en silencio cómo lo contemplaría el pescador en esa pequeña barca, imaginando su mirada extasiada como la mía.


El Sol seguía ascendiendo entre nubes dejando distintos rayos, luces y formas, a veces me ha parecido un pavo real con sus ocelos irisados, ese animal que representa a la Diosa Hera, esposa de Zeus, el Dios de todos los cielos. Y finalmente en mi mente han aparecido de nuevo las palabras más simples y sagradas que aparecen en momentos tan sublimes. Eso es Dios. Eso es la verdad.


Pensaba que ya había fotografiado lo mejor y he vuelto a sentarme en mi escritorio descubriendo de nuevo más luces y rayos recortando las plumas abiertas de esas plantas conocidas como Plumones de la Pamba (Cortaderia selloana) que me recuerdan las plumas con ojos de los pavos reales, mientras se va creando alarma en distintos puntos de la península por la invasión de estas plantas, se dice también que, sin saber el motivo, los pavos reales cada vez tienen menos ocelos, ojos en sus plumas.


He vuelto a salir deslumbrada a la terraza y ahí estaba, el ojo de dios... el que todo lo ve y todo lo ilumina.


He pensado de nuevo que no diría nada, mirando en silencio la luz en el horizonte y ese diminuto velero, la barca de pesca...


y un gran barco apareciendo tras los árboles siguiendo la fina línea del horizonte, imaginando que todos, velero, barca y transatlántico, comulgábamos con el mismo silencio y respeto en el mismo momento, en la misma visión.


La visión del mundo a través de los ojos de Dios. 

Texto y fotos

© EVA HUARTE 2015