lunes, 31 de agosto de 2015

Claro de Luna en el mar


La contemplaba en silencio sin ánimo de fotografiarla, pensando en cuántas cámaras estarían haciéndolo, cuántas personas con sus móviles, unos captando el paisaje, otros un disco blanco, otros con sus objetivos captando los surcos de la Luna, el mapa de la Luna, unos amarilla, otros blanca...
Gracias a las nuevas tecnologías la humanidad parece volver a mirar la Luna, queriendo verla cada mes diferente, queriendo ver lo que imaginan, queriendo mostrarla como algo insólito sin aportar mucho más. Es el placer de captar la belleza, de transmitir la emoción sólo a través de una imagen.
Y ya todos hacemos lo mismo, unos con arte y gracia, otros con menos fortuna dedicación o experiencia, otros gran técnica... Todos lo intentamos, todos lo intentan, todos desean a la Luna, todos quieren compartir su belleza. Así que decidí disfrutarla sin más ánimo que dejar volar el sentimiento pensamiento, disfrutar.


Entonces apareció una barquita con sus luces cruzando con rapidez el bello claro de Luna en el mar, y con la misma rapidez cogí la cámara intentando captar sólo esas luces rápidas cruzando esa luz, esa estela de plata con líneas de nubes que reflejaban claroscuros desde el horizonte mar.

Aunque no quieras ya no lo puedes evitar, intentas captar la belleza, sabiendo que puedes compartirla al instante con docenas o cientos de personas. Esa inmediatez que a muchas personas nos lleva a pensar a veces si no es idiotez, como decía Einstein, compartiendo todo a cada instante, sea lo que sea. Y si tenemos un motivo de belleza para fotografiar y compartir cada mes, es la Luna que todo lo sabe y todo lo ve.

Decía Picasso en sus últimos años que; Las tecnologías son inútiles. Sólo pueden dar respuestas.
Y enseguida tuve respuestas en Facebook donde compartí la fotografía de la barquita cruzando el claro de Luna, y viendo que emocionaba decidí ponerla aquí en el blog, para despedir a este agosto caluroso del 2015, pensando que ahora en septiembre, a punto de empezar el bonito mes donde se dan la mano el verano y el otoño, tan romántico, sabemos que de nuevo las políticas sociales se impondrán, los problemas mundiales se impondrán... Y quiero grabarme esta imagen para no mal influenciarme ni que me lleven adonde no quiero. Quiero seguir viendo esta imagen por encima de todo bien y mal. Y sí, como la Luna, quiero influenciar con este claro de Luna en el mar.
 

Texto y fotos

© EVA HUARTE 2015

3 comentarios:

  1. Si he de ser sincero, he fotografiado la luna tantas veces y de tantas maneras que ahora me causa más placer contemplarla, sin más. Pero eso no quiere decir que vaya a dejar de fotografiarla. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, Santiago, aunque por mi parte aún no he conseguido captarla como me gustaría, ni como la has captado tú, que tienes mejores técnicas. Creo que después de la novedad y fascinación con las tecnologías vuelve la necesidad de fascinarte sólo con la contemplación. Y claro que continuaremos, a veces no podemos quedarnos quietos ante tanta belleza. ¿Qué haríamos sin ella? :)

      Eliminar
    2. Lo que he hecho en esta ocasión con la última superluna llena ha sido no mirar la luna sino darle la espalda y ver el mundo con su luz. Era fascinante.

      Eliminar