martes, 16 de junio de 2015

Jades, cobaltos y diamantes


En invierno es distinto, pero ahora, con estas temperaturas tan agradables de los últimos días de Primavera, con el Sol acercándose a su cenit, despertar en un día con nubes plomizas de distintas tonalidades, el mar reflejado entre jades y cobaltos con líneas de diamantes por algún rayo Solar infiltrándose entre las nubes, es como abrir un cofre de piedras preciosas escondido durante siglos.


Y no exagero, toda palabra es poca, abres los ojos fijos al mar sin poder parpadear viendo las luces y colores cambiantes, deslumbrantes, plomizos, azules, verdes y diamantes.


Hasta la barca de pesca parecía querer conjuntar con el paisaje en azul cobalto y lapislázuli.


A veces era una línea brillante en el horizonte, a veces varias líneas y a veces una lluvia de diamantes en contraste con el cielo cobalto y las esmeraldas de los árboles. Esta preciosa conjunción de colores indiscutibles y exclusivos del Mediterráneo.


La mar Mediterrània, la metafísica mediterránea, que me traslada en el tiempo como un pequeño velero navegando entre diamantes.

El viento de mar era un poco más fresco que otros días. Hoy es Luna nueva y se esperan y desean lluvias y tormentas, todo está muy seco. Pero ya sabemos que no sabemos nada de la vida y su manera de hacer. Esto me fascina, su infinita capacidad de sorpresa.  En días como hoy, me sorprende como a una niña que nunca ha visto el mar. Y entiendo la imaginación abierta de culturas mediterráneas y sus mitologías, entiendo que buscaran la eternidad, por seguir sorprendiéndote con el mar y sus cielos, con sus preciosos cofres abiertos de jades, cobaltos y diamantes.

Texto y fotos

© EVA HUARTE 2015

2 comentarios:

  1. El mar Mediterráneo ayudó a mezclar todas las culturas y civilizaciones que crecieron y desaparecieron en sus orillas. Y gracias a esos somos como somos. Por eso lo miramos, como esperando a ver qué nos traerá ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso somos, Santiago, me gusta tu expresión, y es cierto, dicen que los excéntricos del norte son distintos a los excéntricos del Sur, lo da el Mediterráneo, una cultura que viaja de un extremo a otro en tiempo y espacio, intercambio de culturas de un puerto a otro... Es fascinante incluso su nombre.

      Eliminar