jueves, 4 de junio de 2015

Espejos y mosaicos del Mediterráneo


Recuerdo de niña cómo me repetían, año tras año, la frase: Hay tres jueves al año que brillan más que el Sol, Jueves Santo, Corpus Christi y el Día de la Ascensión. Aunque cambiaría el final por el Día de la Asunción, que se celebra el 15 de Agosto, pero no suele caer en jueves, y es cuando las frutas explotan y sangran de tanto Sol.


Hoy es uno de esos tres jueves, Corpus Christi, que como suele ocurrir en el mundo moderno pasó a celebrarse en domingo desde el año 1990, ya en tiempos de altas tecnologías. Recuerdo, sí, siendo niña, que en Jueves Santo el Sol brillaba y brillaba la Luna, celebrándose la primera Luna llena de la Primavera, fiesta ancestral desde remotas culturas. Pero el cristianismo siempre sufridor y patético lo conmemora con latigazos y etc... convirtiendo la fiesta primaveral en un Vía Crucis.


El siguiente jueves, tal jueves como hoy, se celebra la aproximación del Sol hacia su cenit, que será del 21 al 25 de junio, con la llegada del Solsticio Estival, que el cristianismo celebra como Bautismo y Fiesta de San Juan. Pero esta es otra fiesta de la que ya he escrito otras veces y volveré a escribir en su día, quizá. Hoy celebramos este Sol tempranero y entusiasmado hasta el anochecer, las cortas horas nocturnas, y el Sol dador de vida que brilla limpio y transparente mirándose en su mar, formando mosaicos meditarráneos, espejos mediterráneos que levantan los ánimos... Como hoy.


Ha despertado un día limpo y azul, un mar pintado, pero las cosas mundanas programadas se me han girado, y, aceptando los cambios imprevistos, no he querido perderme el placer y necesidad de darme de nuevo un baño en mi Mediterráneo al volver a casa, viendo fascinada ese mar tan callado, limpio y transparente en azules y verdes, con mi sombra formando parte de esos preciosos mosaicos. Es una sombra generosa, redonda, me ha alegrado imaginarme así, y me ha recordado a la Lilith babilónica.


Y en esta sombra me he visto como el Coloso de Rodas o el Saturno de Goya devorando a sus hijos... Ya dicen que el Sol ilumina... Un lujo y divertimento para los nacidos en el Mediterráneo, de tanto mirarlo vivirlo y contemplarlo vives en la metafísica, más allá del horizonte mar.


A riesgo de perder mi pequeña cámara IXUS 50 Canon he ido caminando mar adentro, y habría continuado de tan peinada y relajada que estaba la mar viendo a pequeños peces nadando felizmente.


Pocas veces en esta zona está la mar tan limpia y transparente, tan callada... incluso lo estaban las pocas personas que tomaban el Sol en la arena y sólo algunas se bañaban, conscientes del privilegio.
Este jueves de Corpus Christi ha hecho honor a la celebración de esa Hostia redonda que se eleva arriba y abajo a izquierda y a derecha, representando el movimiento del Sol de todo el año hacia su cenit, coincidiendo con la última Luna llena de Primavera, que estas noches luce también con todo su esplendor. Fiestas de la naturaleza que el cristianismo no pudo evitar y siguen coincidiendo con el calendario Lunar.

Ya os enseñaré fotos de la Luna generosa mañana, hoy quiero volver a fotografiarla con los cielos tan nítidos que tenemos, con un brillante Venus y otros planetas. Son días y noches fascinantes, cuando la gente empieza a salir de sus casas antes de la llegada de la marabunta del verano...
Me siento privilegiada formando parte de estos espejos y mosaicos del Mediterráneo. Y siempre doy las gracias.

Texto y fotos 

© EVA HUARTE 2015


4 comentarios:

  1. Hola Eva, desparramas Mediterráneo y mediterraneidad por todos tus poros. Casi he podido sentir el contacto con esas tranquilas y transparentes aguas bajo la brillante luz de este fascinante sol en mi cuerpo, pero sobre todo, me ha llegado su olor, ese aroma a humedad salitrosa que impregna todo el cuerpo.
    Me acabas de alegrar el día !!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sabes cuánto me alegra, Enric, de eso se trata, de transmitir, y tu comentario también me alegra el día. ¡Gracias!
      Feliz viernes 5 de junio, otro día azul y limpísimo :)

      Eliminar
  2. Gracias Eva por traerme el Mediterráneo hasta Madrid.

    Fuerte abrazo
    Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra, Pedro, y espero que vuelvas a acercarte al Mediterráneo.
      Un abrazo

      Eliminar