martes, 14 de abril de 2015

Primer baño de Abril en un día azul


Le ha costado despertar a esta Primavera tardía, y lo ha hecho desplegando todos sus encantos; los bosques alfombrados de flores, las abejas revoloteando alrededor libando los néctares del romero, tomillo, margaritas... El domingo, que empezaron a llegar los primeros bañistas a la playa, subí a la colina viéndolo todo de lejos. Y ayer lunes y hoy martes me he desquitado, he disfrutado de nuevo como una niña, ayer más tímida, el agua no estaba muy limpia, hacía viento. Pero hoy...


Hoy sí, la vida era azul, azul el día de Abril y azul la mar, el cielo, el aire.


Pocas veces está el mar tan transparente, tan tranquilo, la arena limpia y peinada, casi blanca, preparándose para recibir a visitantes durante unos meses. Y es ahora cuando disfruto, después de tantos paseos fríos. Al mojarme los pies el agua era una caricia sin impresionarte por su temperatura.


Entonces me he vuelto niña, he sonreído desnudándome lentamente, sabiendo que hoy sería mi primer baño en el agua limpia y transparente de azules y verdes, aguas pacíficas. Y entonces ocurre la magia, el milagro, todo lo malo desaparece, y te estiras sobre la arena caliente cerrando los ojos y todo es azul, los abres y todo es azul, con ese círculo Solar derramando diamantes sobre el mar.


Y desparece el invierno y su oscuridad, y das las gracias por ser Mediterrània, por haber nacido en la Mediterrània... Sin dejar de sonreír he vuelto caminando dejando la playa no tan solitaria, con más gente, más alegre, como si la vida despertara, y despierta en Abril, en este precioso Abril azul.

Al llegar a casa oigo y leo comentarios sobre una Cumbre Mediterránea, que si unos son malos y otros buenos, que si hay dinero o no hay dinero, que si hay que armarse hasta los dientes contra los armados hasta los dientes, que si los catalanes son malísimos pero no hay que dejarles ir... ¿Dinero, armas, Cumbre Mediterránea? Y pienso qué tiene qué ver una cosa con otra, unos con otros...

Sólo sé que no saben lo que se pierden, por no despertar en azul, bañarse en azul y vivir el mes de Abril en azul. En este precioso azul Mediterráneo. Esta es la cumbre, la cumbre de la luz azul Mediterrània.

Texto y fotos

© EVA HUARTE 2015




4 comentarios:

  1. Que gozo leerte, es como si todos nos sumergiesemos en ese azul, en esos colores que nos perdemos por estar casi siempre mirando otras cosas, la monotonía diaria del ir y venir, del trabajo diario, el no disfrutar lo suficiente en lo que la vida nos regala. Gracias por estas preciosas fotos y este precioso azul. Feliz baño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen, feliz baño ha sido, ¿has visto que día tan azul y limpio? Es una ventaja de la edad y de vivir junto al mar, puedes darte la libertad de pasear por la playa, y ahora sí, bañarte en éstas preciosas aguas azules mediterráneas, un poco fría, pero limpia :))
      Un beso

      Eliminar
  2. Maravilloso artículo,sí,realmente esta es la Cumbre..Estoy disfrutando de este baño de palabras azules, agradecida..¡¡Feliz primavera!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien, Ana, si tú disfrutas también disfruto con tus palabras. Vamos a nuestra cumbre, es más bonita. Y ahora sí podemos decir ¡¡Feliz primavera!! Y gracias*

      Eliminar