sábado, 25 de abril de 2015

Flores y poesías de Abril, para mí


Hoy me dedico el día, a mi madre y a mí, porque hace muchos abriles, un sábado como hoy 25 de abril, una bella mujer de ojos como la mar, sensible y valiente, generosa y divertida, me dio la vida. Ella me enseñó que, de bien nacida es ser agradecida, y así empiezo agradeciendo el día, abriendo un libro de poemas leyendo al poeta Alberto Caeiro, al azar:


A veces, en días de luz perfecta y exacta,
en que las cosas tienen cuanta realidad pueden tener,
me pregunto a mí mismo despacio
por qué siquiera atribuyo
belleza a las cosas.

¿Una flor tiene acaso belleza?
¿Tiene acaso belleza una fruta?
No: tienen color y forma
y tan sólo existencia.
La belleza es el nombre de algo que no existe,
que yo doy a las cosas a cambio del placer que me producen.
No significa nada.
Entonces, ¿por qué digo de las cosas: son bellas?

Sí, incluso a mí, que vivo sólo de vivir,
invisibles, vienen a hablarme las mentiras de los hombres ante las cosas,
ante las cosas que simplemente existen.

¡Qué difícil es ser consecuente y no ser sino lo visible!


No siempre soy igual en lo que digo y escribo.
Cambio, pero no cambio mucho.
El color de las flores no es el mismo al sol
que cuando pasa una nube
o cuando entra la noche
y las flores son color de sombra.
Mas quien mira bien ve que son las mismas flores.
Por eso cuando parezco no estar de acuerdo conmigo,
fíjense bien en mí:
si estaba vuelto a la derecha,
me ha vuelto ahora a la izquierda,
pero siempre soy yo, teniéndome en los mismos pies.
El mismo siempre, gracias al cielo y a la tierra
y a mis ojos y a mis oídos atentos
y a mi clara simplicidad del alma...

(Alberto Caeiro)


Así he empezado el día, pensando en vivirlo haciendo lo que me apetezca, y me apetece flores, poesía y música, sin decir nada a nadie, a mi aire.


Pero al encender el ordenador y entrar en Google he visto pastelitos con lucecitas y he pensado; Qué casualidad, ¿quién nació tal día como hoy igual que yo? Clico sobre el doodle de Google y leo: ¡Feliz cumpleaños, Eva! Y me ha hecho reír de sorpresa y alegría. Así he decidido compartirla, ¿qué más da? Ya no hay quien se escape de nada, todo se sabe y todo se comparte, se comparte la vida, entre la verdad y el artificio, entre lo real y virtual, y poco a poco lo vamos uniendo con nuestras emociones, sentimientos, pensamientos... en una sola vida. Hay que ser agradecida.

Y no me puede faltar la música, así que hoy me dedico esta preciosa Nina de miraguano escrita por David Sarsanedas, con Maria Rodés, Roger Mas y el genial poeta y músico amigo Pau Riba, Gràcies Pau*
 https://vimeo.com/64381691

Hoy regalo y me regalo flores y poemas, música y alegría, en agradecimiento a mi madre y a la vida.



© EVA HUARTE 2015


2 comentarios:

  1. Qué otra cosa da más felicidad que poder devolver las atenciones y el cariño que se nos dio sin esperar nada a cambio y disfrutar de la belleza que nos rodea?
    Enhorabuena y muchas Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdad, jj sastre, así de fácil y sencilla puede ser la felicidad y la vida. Muchas gracias por tu comentario y buenos deseos.
      Feliz domingo

      Eliminar