viernes, 13 de marzo de 2015

Retratos en silencio, de Enzo Dal Verme


Hacía más de treinta años que no nos veíamos, y la pasada semana fue una alegría encontrarnos de nuevo con mi amigo y gran fotógrafo italiano Enzo dal Verme, con motivo de su conferencia y exposición de magníficos retratos fotográficos en el Instituto Italiano de Barcelona. Conocí a Enzo entre nuestras amistades de Formentera, y en mi estudio de Barcelona, a finales de los años 70, manteníamos largas conversaciones, reconociendo  en él a un joven pacífico, de gran sensibilidad, amante del arte, simpático y tímido, que tenía encaminada su vida al arte y especialmente a la fotografía, caminábamos por Barcelona fotografiando, y durante años mantuvimos contacto por correo, sabiendo de sus trabajos y logros, como dice la página de presentación de su exposición, Ritratti in silenzo, Retratos en silencio, del Instituto Italiano di Cultura di Barcellona:


"Después de haber inmortalizado a celebridades como Donatella Versace, Marina Abramovic, Bianca Jagger, Wim Wenders y muchas otras, el fotógrafo italiano capta el silencio que se esconde tras la máscara social de personalidades desconocidas pero igualmente carismáticas.


Las imágenes expuestas tienen un planteamiento simple, un rostro y un gesto, como en los cuadros de la tradición retratística que han fascinado al fotógrafo durante sus estudios de historia del arte. Por ejemplo los retratos de Giovan Battista Moroni, artista del siglo XVI, famoso sobre todo por su capacidad de conjugar la fidelidad al modelo, incluso con sus imperfecciones físicas, a través de la investigación introspectiva, de ahí la intensidad y la quietud que caracterizan las miradas.
Los retratos de Dal Verme de esta exposición han sido realizados apuntando el objetivo, no sobre las formas, sino sobre la vida que las anima. El sentido de su pensamiento lo explica él mismo: Me siento particularmente atraído por lo que hay detrás de la máscara social de quien retrato. A veces mis sujetos tratan de seducir a mi cámara de fotos, aparecer bonitos, interesantes, especiales... un montón de ruido. A mí me gusta desvelar el silencio que hay ahí detrás.”


Enzo Dal Verme considera el acto de fotografiar como un tipo de meditación activa y observa a los sujetos de sus retratos como si estuviese observándose a sí mismo, pero expresado de una manera diferente. Para él, el fotógrafo y el sujeto son como dos olas que aunque no tengan la misma forma, ambas siguen siendo parte del océano. Según como se las considere, pueden ser completamente diferentes o bien ser esencialmente la misma cosa. Un acercamiento inusual que lo ha llevado a explorar con su cámara de fotos el silencio interior de sus sujetos, mucho antes que el equilibrio estético de la imagen."

Ya vemos por éstos retratos que el artista consigue su objetivo, ese silencio que hay detrás de las miradas, gesto, sobriedad y sencillez al mismo tiempo, con esa luz que realmente nos recuerda retratos de la pintura italiana o incluso flamenca, esos claroscuros y esa pátina de transparencia.

Son diez retratos bien cuidados que podremos ir a contemplar en el Instituto Italiano, en  Ptge. Méndez Vigo 5 de Barcelona, hasta el miércoles 8 de abril próximo.

Bienvenido de nuevo a Barcelona, Enzo dal Verme, una alegría que vuelvas con tus obras intuídas hace tantos años. Y es que el Arte, es tiempo, y como los buenos vinos, con el tiempo se perfecciona.

http://www.iicbarcellona.esteri.it/IIC_Barcellona/webform/SchedaEvento.aspx?id=1220


© EVA HUARTE




No hay comentarios:

Publicar un comentario