martes, 24 de marzo de 2015

Diarios íntimos: Olas, horas, farolas...


Seguimos despertando con una primavera escondida, cielos nublados, mar encrespado, aves que siguen volando rápido buscando refugio. Ambiente frío y húmedo, ánimos bajos. Menos mi gatita Mini que hoy me ha despertado a las 5'35h con su gruuuau, gruuau, cantarín y divertido, como si fuera un despertar primaveral, que lo es, pero sin dar muestras de colores, luces y alegría. Cuando he mirado el reloj le he preguntado a Mini porqué me ha despertado tan temprano. Y con expresión inocente y su carita ingenua, femenina y divertida, se ha colocado en su sitito del desayuno, como si nada pasara, como si fuera una hora normal. Y me he rendido, hemos desayunado juntas y he empezado a escribir, a pluma tintero y papel,  mi diario de cada día, desde hace tantos y tantos años... La tierra estaba mojada de lluvia y la luz de las farolas y los barcos encendidas.

Enciendo el ordenador, leo algunas páginas de mi diario escritas en el ordenador durante estos dos últimos años, pensando en qué hacer con tantas páginas escritas, si publicar fragmentos en este blog o imprimirlas. Entro en Internet y leo por encima los titulares de diarios oficiales, estupideces que llaman política,  sólo dignas de comidillas de barrio. Entro en Facebook y veo que ya está el mundo despierto, siguen las discusiones de ayer en distintas páginas sobre las tonterías del MACBA (Museu d'Art Contemporani de Barcelona) , la antiestética escultura de lo que llaman La bestia y el soberano, sin distinguirse quién es quién, pero entendiendo el mensaje como una manera artística subliminal de decir lo que hay detrás del MACBA: Crisis, esa es la conclusión, crisis espiritual y crisis económica.


Y leo la noticia de la nueva biografía de la vida y obra de la escritora Virginia Woolf,  que se fue un 26 de marzo, otros dicen un 28, otros un 29... Me sorprende y entristece ver que la mayoría de los comentarios sean juzgando el final de sus días, su decisión y forma voluntaria de irse de este mundo. Se recrean en juzgar y diagnosticar su vida y su final como si fueran doctores en medicina, como si estuvieran por encima de su vida y de su obra, por encima del bien y del mal, guiándose más por la película Las Horas que por su libro Las olas:
 http://biblio3.url.edu.gt/Libros/2011/las_olas.pdf

Y de tantos libros, tantos diarios íntimos, cada libro es un diario íntimo, y toda la obra es un diario íntimo, todas las horas, todos los días, como el mar y sus olas... Como este día plomizo y desapacible de esta primavera escondida, de esta primavera que parece tímida, rebelde, ausente...

Ahora son las 9'29h., vuelve a llover, gotas y gotas, horas y horas...


Texto y fotos


No hay comentarios:

Publicar un comentario