viernes, 6 de febrero de 2015

Februa febrero y fiebre


Dicen que en tiempos romanos se celebraban las fiestas de Februa, de purificación, a partir del día 15 de febrero, así quedó instalado el nombre para este mes cuando entonces empezaba el año. Me parece más sensato y bonito empezar el año con la primavera, como en otras culturas, que en invierno como hacemos actualmente.

Este febrero no ha empezado muy festivo que digamos, una plaga de gripes y virus parece que ronda por mi pueblo y creo que por muchos sitios. En Facebook, donde nos encontramos casi cada día, vamos compartiendo nuestros estados víricos o griposos, y me pregunto si lo virtual ya es tan real que podemos contagiarnos virus reales, ya que voy arrastrando mi virus desde final de año, con fiebre, la víspera de Reyes la fiebre remitió, seguía la tos con los síntomas de resfriado gordo, sin terminar de purificarme, y anteayer, de nuevo, fiebre... Pienso si tendrá algo que ver la palabra fiebre con febrero, que el mundo actualmente no parece una fiesta, y eso sí, necesitamos mucha purificación.

Son días y noches muy fríos, con vientos lluvia y nieve, tal como se pronosticaba, que no ayudan a recuperar fuerzas ni nuevas energías. Deberíamos hacer como los pajaritos, quedarnos calentitos en nuestros nidos y salir a partir del 15 de febrero, cuando se celebra aún la fiesta de los enamorados en países escandinavos, los días que indican la segunda mitad del invierno, los días ya son más largos y los pajaritos salen de sus nidos. Esa es la verdadera fiesta de los enamorados.


De momento, al menos hoy, ha sido una fiesta y sorpresa ver de nuevo la salida del Sol, sin moverme de mi escritorio y abriendo sólo un momento la ventana para hacer la foto. Al fin de nuevo el Sol con un regalo de preciosos colores, y esas dos gaviotas que he podido pescar al vuelo.


Hoy no tengo fiebre, de momento, quiero ser optimista y pensar que ya ha pasado lo peor, que sigo purificándome, que el Sol me ayuda con sus cálidos rayos que ahora atraviesan los cristales de mi ventana. Que ya están los almendros en flor... Y que celebraré la fiesta de la primavera como si empezara el año, como en antiguas culturas y calendarios.

No me gusta el frío, creo que por eso nací en el Mediterráneo, y al menos hoy, el Sol nos da calor.

Texto y fotos

© EVA HUARTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario