viernes, 5 de diciembre de 2014

Primer amanecer y atardecer del último mes del año


Después de quince días grises y con lluvias que invitan a la reflexión, con alguna pincelada de Sol, hoy viernes 5 de diciembre de 2014, el último mes del año, ha sido el primer día que al fin han vuelto a sorprenderme las primeras luces y colores del amanecer. El Sol era una mancha fantasmagórica de oro puro, y un velero parecía hacer guardia en el horizonte para contemplar el momento secreto... Es cuando respiras hondo, se abre la imaginación, y empiezas a ver escenas que saltan solas imaginando mil historias ante una imagen tan  novelesca.


Al fin el Sol ha cruzado la primera franja de nubes bajo un cielo azul, apareciendo entonces como el ojo de dios.



Al atardecer seguía abierta mi imaginación y he visto a uno de tantos grandes barcos que cada día cruzan de Este a Oeste el horizonte, que hoy al fin se bañaba de oro, algunos veleros cerca de puerto, las gaviotas que de nuevo aparecen, los cormoranes... Estampas típicas del mar en invierno. Seguía imaginando, y pensaba que, tanto el gran barco como el pequeño velero, son islas en un océano.


Y sabía que estaba ahí resplandeciente de oro, a punto de esconderse tras las montañas de Barcelona que parecían fantasmagóricas, imaginando entonces a tanta gente en la ciudad, en las fábricas, puertos, calles, hogares... Más escenas novelescas bañadas por las últimas luces doradas del Sol.


Y lo he seguido sin pestañear, con la misma solemnidad que al amanecer


Paso a paso
 

Hasta desaparecer

Me escribe una amiga y gran artista diciendo que sigue en su isla, metafórica, y no para de crear. Le digo que también estoy en mi isla, recordando a Aldous Huxley diciendo que el hombre es una isla, somos islas. Y no sé si prefiero ser península, cruzar como el Sol una franja de nubes en la tierra para ver cómo sigue todo y volver a refugiarme en mi isla, de tan antiestético que estamos haciendo el mundo, tan rutinario y materialista, tan poco humano, tan insensible... ¿A favor de qué, de quién?

Ya termina el año, otro año durísimo en todos los sentidos, y sigo reflexionando y preguntando mil cosas de difícil respuesta. Quiero hacer limpieza, vaciar el saco y quemar en la hoguera lo que el alma no acepta ni puede arrastrar. Ser y sentirme libre, como una isla, para poder imaginar y crear, salir quizá de estas máquinas que cada día esclavizan y confunden más, sin darnos respuestas...

Mañana, quizá.

Texto y fotos 

© EVA HUARTE


2 comentarios:

  1. Como Bosón de Higgs, todos pertenecemos a este maravilloso Archipielago por descubrir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, Cesar, podríamos decir que ahora somos archipiélagos, de tantas islas que somos, y todos estamos por descubrir o muchas cosas o islas que descubrimos no nos interesan. Mejor intentamos conocer bien nuestra isla para entender mejor nuestro archipiélago. Como decía Ramón y Cajal, "Entenderemos nuestro cerebro cuando entendamos el universo". Así creo que siempre lo tendremos todo por descubrir.
      Saludos

      Eliminar