viernes, 19 de diciembre de 2014

Cielo encendido y los mástiles del vecino


Hace días que tengo varios borradores preparados para publicar en este blog, pero estoy en una especie de lucha interna entre seguir poniendo fotos y comentarios bonitos, o cursis, o repetidos, o sacar ese fuego interno antes de que comience el invierno, entrando a pasos de gigante. El frío me bloquea y entumece, como las palabras o actitudes frías de algunas personas. Tan fácil que es ser mínimamente amable y sensible. Y no me decido a publicar ni un post ni otro, ni ir a un lado ni al  otro, todo me parece una lucha interna y externa entre nosotros, frágiles y despistados humanos.


Hoy al fin ha hecho un día precioso, el Sol brillaba entre nubes que llaman borregos, a veces brillaba más y a veces menos. A mediodía, a esa hora en que el Sol en plenitud se mira en el mar como en su mejor espejo, he subido al bosque de otra colina, donde el paisaje es el mismo, pero como todos los amaneceres y atardeceres, con algo distinto, tiene el atractivo del espejismo hasta el último instante en que el Sol se va escondiendo tras las montañas de Barcelona, enmarcada entre pinos.


Y al atardecer el cielo azul, mezclado con las nubes, era fuego y oro puro, como una gran hoguera encendida para compensar el frío. La naturaleza es sabia, siempre en búsqueda del equilibrio, siempre compensa de alguna manera. He subido a la terraza donde la vista es más amplia.


Intentando captar más cerca ese fuego encendido sobre la montaña de Montjuïc de Barcelona, por poco, me doy de bruces contra el suelo. Y eso, los humanos no sabemos bien cómo compensarlo. Me fascinaba contemplar el mar tan encendido, fiel espejo del cielo y del Sol que ya se había escondido, dejando una preciosa llamarada.


Pero no podía fotografiar el cielo y mar enteros, este es el motivo por el que casi me doy de bruces contra el suelo: Los mástiles del vecino, insaciable con la bandera Estelada, no tiene bastante con un mástil a una altura normal como otros vecinos, el quiere más, y pone otro mástil más alto, en el centro, rompiendo el paisaje de cielo y mar. Dos mástiles, dos banderas, y si le dejaran, llenaría la terraza de mástiles y banderas como hizo para celebrar la Diada y cadena humana el pasado año. (Ver  aquí: http://ehuarte.blogspot.com.es/2013/09/diada-de-catalunya-estelada-y-cadena.html


Ese día está bien, y lo respeté. Pasó la Diada y algunos días más, retiró algunos mástiles dejando dos, le pedí al sensible vecino si podía bajarlos un poco, que me rompía la belleza del paisaje y no podía hacer fotos. Le dije que amo a mi tierra, pero por encima de todo amo al planeta Tierra, al cielo y al mar, amo a la humanidad, y nunca pondría un mástil para sujetar una bandera sabiendo que puede molestar. Sabiendo que está molestando. Por eso pongo estas fotos con tantas firmas, es el mismo efecto, molesta, rompe la belleza... Es como meter el dedo en el ojo.


 Así, para poder hacer fotos, he de subir a una silla, enfocando algún trozo, a un lado u otro del mástil que sujeta la bandera, esperar a que no sople el viento para que el trapo quede caído y no se extienda en el cielo metiéndose en la fotografía. Y en estos equilibrios sobre una vieja silla de plástico de terraza, algunas fotos salen movidas, otras con un trozo de trapo asomando... Me destroza la vista y las fotos. Lo que es un placer para el espíritu humano se convierte en un trabajo arriesgado. Cuando subo a las colinas voy con los ojos bien abiertos mirando a cada paso dónde pongo el pie para no resbalar... Siempre he tenido esa precaución, y desde hace un año y medio, mucho más, la mayoría sabéis porqué.


Pero no pensaba en que el verdadero peligro lo tengo subida a una silla en mi terraza, intentando sortear mástiles y trapos del vecino. Sí, cuando algo se impone, rompe el respeto, rompe la convivencia y la belleza, rompe el humor. Toda imposición es un error. Y todo lo rígido se quiebra.

Es frustrante necesitar contemplar tan bello paisaje y tener que apartar la vista por un trapo y un mástil sujetado con riendas al precio que sea. Y no poder fotografiar la belleza sin que se imponga una bandera. La locura política obsesión y fanatismo se mete en todas partes, sin poder tener ya ni la libertad de contemplar una puesta de Sol, algo tan necesitado para el ser humano, algo que les iría muy bien a los que pretenden tanta altivez. He terminado agotada de tanta lucha por dos fotos y de mal humor, pensando en el mensaje que intentan reivindicar demandar o exigir a través de un trapo llamado bandera, pensando en ese complejo de inferioridad que a veces sufrimos los humanos queriendo ser más altos, metiendo el mástil donde no llegamos ni necesitamos.


Este post lo hice ayer jueves 18 de diciembre de 2014, hoy es viernes 19, y ya no me he molestado en subir a la terraza para fotografiar la puesta del Sol. Sigo de mal humor. Sigo diciendo que ha sido un año patético. Pero todo lo malo tiene algo bueno, ha sido el Año del Caballo en el horóscopo chino, el que va a trote y galope soltando alforjas y riendas, dejando porquerías por el camino, salta a la vista, como vamos viendo que sucede en la política. Y antes de finalizar este trotado año,  me gustaría publicar todos los post que tengo guardados en borrador, empezando por este, así muchas amistades entenderán porqué no escribo tanto, ni puedo fotografiar y publicar los atardeceres. Otro aliciente que me han robado, por imponer un mástil sujetando un trapo, lo que llaman una bandera que quieren representar como libertad o independencia... Y quizá no es más que un mástil de vanidad y soberbia.
Triste paisaje.

Texto y fotos

© EVA HUARTE

2 comentarios:

  1. Preciosas fotografías, y, viendo el esfuerzo que te suponen, aun más se agradecen en tu ventana, esa que compartes con todos nosotros. Poco te has despachado con tu altivo vecino, que la libertad de decidir es para todos igual. Lo mismo presume de mástil grande, porque tiene pequeño el cerebro....
    Que la convivencia está por encima de toda imposición, venga del lado que venga. Que nos dejen al menos, nuestra ilusión y nuestros atardeceres.
    Nena ybsi conviene, hacemos recogidas de firmas....#por la retirada del mástil del vecino de Eva# #queremos seguir viendo los atardaceres#....mejor con humor que ya hay bastante cbrn....ja ja ja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja!! Me has hecho reír, Carmen, eres genial. Y es verdad que me he despachado poco con el vecino y sus altos mástiles, que, como bien dices, no representan más que su baja calidad. Pero tal como está todo ya no vale la pena molestarse por los trapos sucios de los vecinos. Aunque es triste que critiquen a gobiernos políticos y cía y hagan lo mismo que critican al más bajo nivel, sin más sensibilidad que la de un trapo que solo llega a hastiar. Para mí es deprimente perder el aliciente de contemplar las puestas de Sol de invierno y no poder fotografiarlas para compartirlas, pero igual de triste es pensar en la frustración que tienen esos seres humanos agarrándose a un mástil más débil que sus dedos y cerebro. Como dices, mejor con humor.

      Eliminar