domingo, 16 de noviembre de 2014

Domingo de noviembre reflexivo y solitario


He jugado con esta imagen por hacer algo distinto, como hacíamos de niñas en un momento de recreo, de rebeldía, de enfado o de despiste. Desde el pasado domingo que dije públicamente que había votado SÍ a Catalunya, SÍ al derecho a decidir de las personas y las sociedades, no han parado de agredirme verbalmente personas que seguramente no entienden esta libertad y derecho democrático. Parece que han olvidado que la palabra democracia viene del griego demos=pueblo, krátos=gobierno, y el sufijo ia, el gobierno del pueblo. http://etimologias.dechile.net/?democracia
Se ha discutido mucho en las redes sociales, algunas amistades han sido agredidas verbalmente también, y nos han eliminado de su lista de amistades, como nosotros a otras... Triste panorama. Lejos queda la palabra democracia, la libertad y el derecho cívico de vivir en paz a pesar de las diferencias, el derecho a ser distintos conviviendo pacíficamente, democráticamente. Y al ver esta fotografía quemada del sol de este mediodía le he puesto color pensando en Grecia, pensando en sus sabios. ¿Qué dirían del actual panorama humano social y político en este 2014?.. Me parecía que los veleros venían de lejos, con sus velas hinchadas de mensajes escritos en tinta china o escritura cuneiforme...

El Sol deslumbrava la mar y los veleros volvían rápidos a puerto por el fuerte viento de Poniente

Sí, me gustaría una humanidad distinta, una sociedad distinta, con más inteligencia y bondad, respeto por lo que no entendemos, individual y colectivamente. Nuestra torpeza y orgullo, quizá vanidad, quizá impotencia que genera violencia, nos lleva, como dice mi amiga Montse, a rechazar lo que no entendemos, desde lo más simple a lo más sublime, tan divertido que es aprender...Y me entristece ver esta sociedad tan politizada, tan resabiada, tan de vuelta de saberlo todo... Justo en España, un país párvulo en política y párvulo en democracia. Una democracia que prometía libertad, después de tantos años de represión y lucha, todo fue largo y pesado, y cuando el partido socialista en quien la mayoría confiaba, llegó al poder como gobierno, lo primero que hizo fue animar al pueblo a pedir créditos a los banqueros antiguos enemigos, comprometiéndolo y animando igual para entrar en la OTAN, simulándola como Alianza Atlántica, vendiéndolo también a la entonces Unión Europea, pero firmando una condición; Europa no intervendría en asuntos políticos internos de España, solo participaría en ayudas económicas directas a la Banca... Sí, es así como los políticos españoles, que siguen aumentando como células, hacen lo que quieren con nombre diferente, mientras los Bancos, quienes realmente siguen mandando, van recibiendo ayudas europeas... Y el pueblo desesperando...

Reflejándose la vela y el marinero subiendo al mástil por problemas...

Pocas personas se ven reflejadas en las atrocidades e inmoralidades de gobiernos que no gobiernan, someten, y hacen lo que quieren sin escuchar al pueblo. Son los mástiles de los barqueros-banqueros, su ejército, y cada día nacen y crecen políticos como enanos. Le comentaba a una amiga que, en la transición, había un centenar de políticos, pocos que dieran la cara, pero han ido aumentando y ahora son miles, ninguno se retira nunca, se van apuntando a empresas y multinacionales donde pueden seguir hinchado sus velas... Y el pueblo al agua.


Ha sido un domingo precioso, igual que ayer sábado, los fuertes vientos de Poniente han limpiado el cielo dejándolo transparente y azul, con la mar como un cofre de zafiros y turquesas explotando en diamantes que el sol regalaba mirándose en su espejo. Estos dos días he estado callada, he subido a las colinas para escuchar solo el silencio y el silbido del viento y las aves. He contemplado el cielo y mar infinitos, y hoy una pareja jugaba con sus elegantes perros en la orilla con las olas encrespadas.


Y unos metros a la izquierda una mujer solitaria, primero sentada en la orilla mirando el alto mar y esas preciosas olas como crines blancas. Luego el viento de Poniente ha empezado a soplar más fuerte y la mujer se ha levantado caminando con esfuerzo contra el viento, al contrario que la gaviota que volaba contra viento para facilitar su vuelo, y se alejaba... Las veía igual de solitarias, huyendo contra viento y marea.


Y me sentía como una giganta contemplando el inmenso y alto mar, contemplaba las figuras humanas, tan diminutas... Qué pequeños somos ante tanta belleza e inmensidad, qué pequeños somos ante el Universo... Y pensaba que quizá, esos diminutos humanos paseando por la orilla de la playa, pensaban y reflexionaban, igual que yo, quizá...


Y recordaba al ser amado que ahora está en este cielo, que ahora es luz, las veces que íbamos a pasear a esta colina tan querida, hablando de lo humano y lo divino, fotografiando a paso lento, en silencio, observándolo todo, contemplándolo todo, como lo que somos, diminutos, casi insignificantes para el Universo... Y queremos ser más grandes, como gigantes, y queremos ser altos y brillantes como el Sol y la Luna... Ha sido siempre el sueño humano, por eso la obsesión en fabricar más máquinas, que nos acerquen más al universo inmediato... Olvidando que seguimos siendo humanos, olvidando que todo tiene su forma de ser y hacer, su orden universal, su ingravidez... Desde lo más humilde, a lo más sublime... Y sentía paz. Solo así se puede pensar y reflexionar.

 En medio de tanta filosofía, de tanta humanidad, de tanta civilización y máximas sublimes, solo tenemos un exterior frívolo y engañoso, honor sin virtud, razón sin sabiduría y placer sin felicidad.

(Jean Jaques Rousseau; Las ensoñaciones del paseante solitario)


Texto y fotos

© EVA HUARTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario