miércoles, 22 de octubre de 2014

Luces de bohemia, luces de ciudad


Hace unos días fui a Barcelona ciudad para entregar papeles en las oficinas de la compañía eléctrica Endesa y formalizar contrato que nunca acaban de formalizar, necesitan más papeles, el ordenador está estropeado o el ordenador dice la verdad, lo que dice la pantalla vale más que lo que digan los papeles. En esa lucha estamos. Es tanta la desfachatez en los precios de los recibos, por encima de la media europea, que hace un año abrí una página en Facebook con el lema NO PAGAR LA LUZ, y hace unos días abrí otra página en Avaaz intentando recoger firmas para EXIGIR a los presidentes de Endesa y Gobierno central que bajen los precios adaptándolos al consumo real, y ELIMINAR  impuestos abusivos, de lujo, por una necesidad básica que "ellos" han convertido en lujo. Impuestos que sabemos van directos a los bolsillos de ex presidentes de gobierno y empresarios... Otro día tocaré el tema porque me pongo de mal humor, como puse al salir de las oficinas de Endesa.

Montserrat Ramoneda, de pie, atentiendo a dos de sus alumnas a media tarde.

Suerte que había quedado con mi amiga artista pintora Montserrat Ramoneda, que comparte su actividad como pintora organizando cursillos o workshops de dibujo y pintura en su antiguo taller, en la calle que sigue siendo la más bohemia del barrio que sigue siendo el más bohemio en Barcelona, la calle Petritxol en Barri Gòtic. Al entrar en su taller respiré de nuevo aquellos aires artísticos y bohemios de los años 70 y parte de los 80 en Barcelona, cuando la mayoría social aún no había acelerado su ritmo por la Candidatura Olímpica que se celebró en 1986, quedando Barcelona nominada para las Olimpiadas que se celebrarían en 1992, provocando, a partir del año de la candidatura, un aceleramiento histérico del ritmo de la ciudad. Fue por ese motivo que huí de mi ciudad a finales de los ochenta, huyendo de la locura por las medallas de oro olímpicas, intentando seguir mi ritmo y creatividad junto al mar, lejos de mi ciudad obsesionada con el Vellocino de oro.


Cursos TallerArt Petritxol: http://www.tallerartpetritxol.com/calendari/fullCalendari.html

Montserrat, mi amiga bohemia, siempre artista y sonriente, me recibe y me explica cuánto le cuesta conservar su taller en la calle Petritxol donde está desde hace más de treinta años, las facturas de la luz siguen aumentando a pesar de tener una magnífica luz natural mediterránea, esos cielos azules y ese sol que se filtra por todos los rincones de su estudio. Aunque llegada la tarde, por ser la calle Petritxol una típica calle estrecha del Barri Gòtic de Barcelona, ha de encender las luces eléctricas para que sus alumnos puedan pintar y hacer sus clases en perfectas condiciones.


Su taller estudio es todo detalle, como ella, todo sonríe, como ella, todo son reflejos que se miran, y todo está distribuido de manera que los alumnos puedan crear su propio mundo en su entorno inmediato, sin mezclarse unos con otros, un espacio libre y mágico entre cada caballete, cada lienzo, cada artista. Y el arte se respira por todos los rincones como si entrara directamente de las musas del cielo azul que enmarcan las ventanas de su estudio, y los alumnos devolvieran ese aire con su obras, sencillas o magníficas, cada artista tiene sus musas, y Montserrat las guía con sensibilidad respeto y cariño, creándose entre todos un ambiente libre y bohemio, un ambiente amistoso y familiar.

Luces y espejo en un escaparate del carrer Petritxol

El arte siempre une. Son esas Luces de Bohemia que escribió Valle-Inclán, reflejando su propia vida y final, la del artista y poeta que muere en la pobreza. Es un clásico que el bohemio, el artista, muere como ha vivido, buscando la luz, buscando la belleza, buscando la verdad. Y el Arte, como la belleza, es Verdad. Una máxima repetida por sabios y poetas desde la luz de la Luna, de una vela, de aceite o de gas, o desde esta carísima luz artificial de los tiempos de lujo que nos ha tocado vivir, o sobrevivir, que nos hacen pagar aunque no puedas. Esas son las excesivas luces de ciudad. Las luces de bohemia, siempre seguirán al mismo precio, siempre seguirán uniendo a la humanidad.

Texto y fotos

© EVA HUARTE

2 comentarios:

  1. Si a partir d'ara a "Luz de gas" i, les musses ben felices!
    Gràcies Eva!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Això és important, tenir a les muses felices..
      Gràcies a tu, Montse.

      Eliminar