jueves, 30 de octubre de 2014

Dos gaviotas en tu amanecer rosa

Octubre 2011, Eva Huarte Paco Elvira, en una de nuestras colinas preferidas

Amaneciste en este mundo el 30 de octubre de 1948, y si no te hubieras ido a volar con tus aves para ver la Tierra desde arriba, hoy cumplirías 66 años. Sí, lo sé, no te gustaba cumplir años, y recuerdo cuando cumpliste 64 cómo te pasaste la mano por la cara diciendo: Qué horror, demasiado viejo... Me reí diciéndote, ¿Demasiado viejo? ¡Estás en la segunda juventud! Como decía Dalí, ahora empieza el mejor momento, el mirar la vida desde lejos, desde tus experiencias, sabiendo un poco más de qué va el mundo. Es divertido.

Amanecer de hoy 30 de octubre 2014, como una bola de fuego convirtiéndose en brillante

Pero dejó de ser divertido, al cabo de cinco meses, el 30 de marzo, te fuiste volando como las gaviotas, como las aves que tanto te gustaban y tanto fotografiábamos. Necesitabas alas, como las aves, como los ángeles...


Sigues siendo mi primer pensamiento al despertar, y sigo dándote un beso como si siguieras a mi lado, como si nunca te hubieras ido, y nos sonreímos, y nos damos los buenos días. Y hoy he ido hacia nuestra ventana para ver qué me ofrecía el cielo, qué nos ofrecía, qué imagen podía regalarte de este amanecer en el día que amaneciste en este mundo, que dejaste sintiendo que no había nada que hacer, que era inútil intentar mejorarlo... El mundo no sé si ha cambiado, y poco me importa, pero sí sé que los amaneceres no han cambiado, siguen ahí con sus mil formas luces y colores. Y en este cielo te sigo viendo sonriente... Hoy  ha sido un amanecer especialmente limpio, rosado, como tantos amaneceres vividos y soñados. Lo curioso de hoy ha sido esta bonita gaviota que parecía dispuesta a adornar las fotos posando con distintas formas. Otra ha pasado volando, y la que estaba en tierra parecía llamarla y querer volar con ella, como si supiera que no podían hacer el mismo vuelo.


O como si supiera que no podía aterrizar, y volvía a quedarse sola esperando el momento de volar.


He subido a la terraza como hacíamos casi siempre para tener una mirada más abierta del cielo y el mar, de este precioso sol de hoy que se levantaba como una bola de fuego y a medida que subía veía su movimiento interno como un mar conviritiéndose en brillante. Pocas veces he visto un amanecer tan limpio creando un inmenso y precioso cuarzo rosa. Hasta el mundo me ha parecido limpio.

Y me invento mil metáforas, entre el sol, el mar y las gaviotas. Y en estos silencios de amaneceres seguimos viviendo juntos. Ahí estás, ahí te imagino, ahí estarás siempre sonriente, cambie o no cambie el mundo.

I t'estimo



© EVA HUARTE



7 comentarios:

  1. Precioso recuerdo.
    Tú mantienes vivo a Paco.
    Un beso a los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y bonito tu comentario.
      Gracias, Aiko-san. Beso*

      Eliminar
  2. Hola Eva bon dia, fins avui no he pogut llegir el teu post i com sempre saps encadenar les paraules més boniques per descriure els moments, ja siguin per recordar al teu estimat Paco o per fer-nos una petita enveja aquests fantàstics matins que veus des de la teva particular finestra.

    Gràcies a tu el Paco sempre serà present on tu vulguis que hi sigui perquè el veus arreu i comparteixes amb ell cada moment de la teva existència i aixó es fantàstic.

    No ens hem d'oblidar de les persones que estimem - parlo en present - encara que no hi siguin. Segur que aixó et dona la força necessària per seguir mirant el cel, les gavines i l'horitzó infinit, allà on la persona que enyores deu tenir una finestra particular on seguir captant a cada moment tots els estels que juguen i de ben segur que t'envia missatges cada mati que su saps interpretar....
    Una abraçada !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Què bonic, Maria Rosa, les teves "encertades paraules", que també et deia el Paco, ¿recordes? I no cal dir-te gaire més, sembla que endevines el meu dia a dia, nit i dia. El cel és ara una infinita finestra on sempre està mirant, somrient, sempre el veig, sempre em mira, i m'envia missatges.. I el món és ara una mica menys bondadós, menys bonic que abans.. Per això val la pena agafar-se només a la bellesa, i a la sensibilitat de persones com tu. Moltes gràcies, Maria Rosa.
      Un forta abraçada*

      Eliminar
  3. No m'has d'agraïr res Eva. La teva sensibilitat i les descripcions que ens fas del teu món, ens omplen d'energía positiva tots els que et seguim i crec ademés que tot plegat ens fa ser millors persones. Per tant, gràcies a tu !!

    ResponderEliminar