lunes, 13 de octubre de 2014

Despertar con estrellas

Cielo Norte, arriba a la izquierda el racimo de Pléyades deslumbradas por la Luna

A veces no sabes porqué te despiertas de pronto con la sensación de haber dormido y descansado muy bien, y haber soñado algo bueno aunque no lo recuerdes. Así he despertado hoy, de nuevo, a las 5'47 de la madrugada. La primera pregunta, antes de mirar el reloj, siempre es la misma: ¿Qué cielo habrá hoy? A ver con qué me sorprende...

Luna llena menguando sobre Orión, y a sus pies, la estrella Sirius

Y la sorpresa ha sido ver la noche con alguna nube blanquecina iluminada por la Luna llena que va menguando, sobre la constelación de Orión, que sabemos que nos acompañará todas las noches de otoño e invierno. Y a sus pies, la brillante estrella Sirius. (Lástima las tonalidades rojas que quedan en las fotos, por la contaminación lumínica artificial).

De izquierda a derecha, Júpiter, Procyon y Sirio

Lo distinto, hoy, ha sido ver este triángulo, tres grandes estrellas y/o planetas: A los pies de Orión creo reconocer a Sirius, (a la derecha de la foto) y más a nuestra izquierda, hacia el Este, ya no lo sé, ¿quizá el planeta Júpiter..? ¿Quién más? ¿Alguien nos lo dirá?

Arriba Géminis, Betelgeuse (de Orión) y abajo de nuevo Júpiter, Procyon.

Espero respuesta de una persona entendida en estrellas, esas personas a las que admiro por saber leer el cielo, algo que a pesar de mis años aún no he aprendido... ¿Aprenderé a leer el cielo algún día? A veces pienso que me gustaría vivir mil años para saber leer cada estrella y planeta, cada movimiento del cielo nocturno... Y a veces pienso que mi lectura es igual de válida, abierta, primaria, sintiendo, presintiendo, intuyendo, imaginando... Así supongo que empezaron los seres humanos, hombres y mujeres, a poner nombres en el cielo. Y es cuando siento la vida como una aventura magnífica.

Las barcas salen de puerto hacia la mar

Cuando he subido a la terraza con el trípode dispuesta a fotografiar la maravilla ya estaba nublado, y las nubes iban aumentando. Las barcas de pesca anunciaban con sus motores la salida hacia alta mar, seguidas una de otra con sus luces, como un ejército de estrellas que imitaran o relevaran las que brillaban en el firmamento...

Se sitúan en el horizonte como un relevo de las estrellas

Adoptando cada una su posición en el horizonte, donde se han reflejado algunas luces de relámpagos a lo lejos. Imaginando otra tormenta en alta mar, un poco más allá.

En alguna fotografía he paseado delante de la cámara, solo por sentir que soy humana, que formo parte de este universo tan familiar y desconocido, tan generoso, tan bello... Y como siempre, he sonreído dando las gracias al cielo, a las estrellas, al mar, al horizonte, y a esos hombres que lo iluminan con sus barcas, moviendo máquinas, buscando alimento para todos al fondo del mar...
Imaginando que en algún momento levantan la mirada al cielo, dando también las gracias.

Texto y fotos

© EVA HUARTE

 Nota de última hora: De nuevo ha sido nuestro buen amigo y meteorólogo Joaquín Gómez Ávalos (y gran fotógrafo) quien me ha indicado que se trata de Júpiter, el brillante planeta a la izquierda, Procyon en el centro, y Sirio a la derecha. Algo he acertado. Y he aprendido también que sobre ellos está la constelación de Géminis. ¡Muchísimas gracias, Joaquín!
 http://oddiseis.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario