martes, 9 de septiembre de 2014

Instantes rosados al amanecer


Hoy sí he vivido unos instantes rosados al amanecer, el cielo estaba cubierto de una capa gris pero el horizonte limpio se bañaba entre luces y colores anunciando la salida del Sol sobre el mar. Un gran barco en la línea horizontal, y dos pequeñas barcas de pescadores que se cruzaban, una hacia Levante, otra hacia Poniente, una de vuelta cargada con su pesca, otra saliendo a pescar.


Una gaviota me regala su vuelo y otras dos se animan como si imitaran a las barcas... Eran tres instantes, tres barcos, tres gaviotas...


Y coincidencia, entro en Google y veo que hoy es el 186º aniversario del nacimiento de Lev Tolstoi, justo cuando tengo desde hace unos días sobre mi escritorio su libro INFÀNCIA ADOLESCÈNCIA JOVENTUT, (en catalán) que leí hace muchos años y ahora voy repasando sin orden ni concierto. Como las tres edades de la vida, los tres momentos del amanecer. Y en recuerdo transcribo algunos de sus pensamientos:

LA INFANCIA

¡Felices, felices, tiempos de la infancia que nunca más volverán!

ADOLESCENCIA

El sol se acaba de levantar sobre una nube blanca que tapaba Levante, y todo ha quedado iluminado por una claridad tranquila y feliz.

JUVENTUD

He dicho que mi amistad con Dmitri me hizo descubrir un nuevo concepto de la vida, de sus fines y de sus relaciones. La esencia de este concepto consistía en el convencimiento de que la misión del hombre es la aspiración al perfeccionamiento moral, que es fácil, posible y eterno.

Lev Tolstoi

Las tres edades de la vida... los tres instantes mágicos... Ahí no hay engaño. Quizá por esto en éstas tres edades y momentos nos refugiamos.
 

Fotos y texto


© EVA HUARTE




6 comentarios:

  1. Gracias, Eva, tus fotos y el texto de Tolstoi, que desconocía... preciosos. Gracias... :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Elena, es un placer compartir la belleza. Y la bonita coincidencia de hoy con Tolstoi, empecé a leerlo de muy niña, cogía los libros de él que mi madre leía y no quería que leyera porque era pequeña... A veces es bueno desobedecer :)

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. I aquesta sensibilitat s'agraeix encara més en un home com Tolstoi capaç de descriura.la...
      Gràcies a tu, Remei*
      Abraçada

      Eliminar
  3. Una delicia ..... Eva .

    pqco

    ResponderEliminar