sábado, 27 de septiembre de 2014

Y escribiré en el cielo tu nombre...

Sábado 27 de septiembre 2014- Arenys de Mar
Ya no me acordaba, es Luna nueva, la primera Luna nueva de otoño entrando puntual con el equinocio, que empezó el día 23 y la nueva Luna entró el 24, fiesta de La Mercè en Barcelona. Anteayer a mediodía fui a pasear por la playa sin la intención de bañarme, el día se había puesto espléndido, al menos por unas horas, ya que llevamos todos estos meses viviendo días y noches nublados, lluvias continuas y rayos y truenos. Solo a ratos aparece el Sol para que no lo olvidemos.
Después de tantas lluvias ha bajado un poco la temperatura del agua del mar, y solo quería caminar por la arena contemplando la playa que empieza a estar desierta, han desmontado casi todos los chiringuitos, y han empezado los colegios quedando la playa sin las voces de los niños ni las sombrillas clavadas en la arena como banderillas.

Jueves 25 de Septiembre 2014- Caldes d'Estrach
Cuando llegué a la playa vi, que las pocas personas que había, hacían una visera poniendo su mano abierta sobre la frente para tapar el resplandor del Sol, y contemplar los aviones que aparecían en grupo sobre los mástiles de los barcos en el horizonte, mirando hacia Barcelona. Llegaban veloces cruzando el cielo sobre el mar, formando dibujos con sus estelas de humo color rosado. Hice un par de fotos con la cámara pequeña que llevaba pero con tanto resplandor no se aprecia casi nada.

Sábado 27 de septiembre 2014- Arenys de Mar
Y esta tarde, recordando que es Luna nueva y viendo que las nubes no eran muy abundantes he decidido subir a la colina, para ver si podía fotografiar la Luna al momento de la puesta de Sol. Lo primero que he visto es que se acercaban nubes densas, y en el cielo aún claro se iba formando un dibujo, parecía un nombre... sin entender bien qué decía...
He recordado que mañana 28 de septiembre se celebra la Festa al Cel 2014 Barcelona-Mataró, y quizá los aviones, o avionetas, están estos días practicando sus piruetas.


Cuando empezaba a formarse el dibujo en el cielo, me parecía leer Indy, después Navia, Nuria, Nadia...Y finalmente no sé si decía María, o nada... El dibujo parecía cada vez más complicado...

¿Alguien sabrá si está escrito su nombre en el cielo?

He sonreído imaginando una escena de amor, un piloto en tierra equipado con su traje a punto de subir a su avioneta dando un beso a su amada sonriendo y diciendo: Fíjate bien, haré cinco o seis piruetas... Y escribiré en el cielo tu nombre...


He imaginado y he recordado otros sábados, otras escenas, otras sonrisas, otras voces...

Y la Luna nueva de otoño se ha asomado entre nubes un momento, apenas perceptible de tan fina que se acercaba lentamente hacia el Sol, que ya caía rendido de tanta fiesta estival y celestial dejándose acunar por la montaña que lo acogía, y dejándonos tantos contrastes, tantas luces y colores, tantas voces, tantas sonrisas, tantos nombres escritos en el cielo...tanto Amor... Ese era tu nombre.

Texto y fotos

© EVA HUARTE





martes, 23 de septiembre de 2014

LIBRADA


Me enamoré de Librada Pérez Sánchez en cuanto empecé a leerla, tan suya, tan auténtica, librando -como su nombre indica-  mil batallas internas y externas consigo misma y su soledad, y con los miembros de esa familia catalana a quienes servía en la decadente época franquista. Al comenzar a leer esta magnífica, cruda y divertida novela de la escritora Consuelo García del Cid, pensé que no me gustaría por tanto que se ha escrito y he leído sobre el tema de señores y servicio, por tanto que  lo conozco, y por tanto que necesitamos, muchas mujeres de aquella época, olvidar aquella rigidez mental, aquel autoritarismo paternal,  y aquella soberbia y peores vicios de muchas familias ricas, con o sin cultura, con o sin historia.

He tenido el privilegio de escribir el prólogo de esta nueva novela de mi amiga y escritora Consuelo García del Cid, a pesar de mis dudas por el respeto que me infunde prologar una obra literaria, por lo difícil que es acertar un prólogo y la gran responsabilidad. Pero al terminar de leer Librada (Editorial Algón) el prólogo casi salió solo, de tantas ganas que tenía de comentar y recomendar esta novela que a veces incomoda por su realismo y crueldad, a veces sorprende su autenticidad, a veces te sensibiliza y a veces, finalmente, te hace reír y sonreír.

Para ser fiel a mí misma creo que lo mejor que puedo hacer es transcribir una parte de mi prólogo en LIBRADA, siendo fiel así también a la autora y a su obra, nada difícil, ya que en 160 páginas nos regala un claro retrato con cuatro pinceladas precisas de tantas familias franquistas en decadencia, en la época de los años setenta en España:

"Su protagonista indiscutible, Librada, va redactando con un pensamiento rápido y su gran facilidad verbal de frases cortas, directas y contundentes, el ambiente irrespirable de doble moral en una casa sin amor, una gran casa medio vacía y fría con un padre recién enviudado, sus dos hijos y una hija, y nos da un retrato rápido de aquél ambiente donde su única salvación será su radio transistor y una novela de Corín Tellado que leía su madre, lo único que de ella heredó. Su historia podría recordarnos también a una novela de Corín Tellado, escrita con ordenador, sacando a flote ese mundo nauseabundo que lleva a la decadencia por la necesidad de aparentar, de esconder la ropa sucia con olor a naftalina. Y la sirvienta que lava los pecados de la casa con cuatro seres humanos aislados que todo lo esconden y todo lo engañan, hasta los huevos, engañar al huevo parece el lema de la casa desde el principio, en forma metafórica y divertida."


Mañana, día 24 de septiembre de 2014, a las 19'30h., en la Librería de Madrid, Mujeres & Compañía. (calle de la Unión, 4, Madrid) se celebrará la presentación de LIBRADA, esta magnífica novela de 160 páginas que con tanto entusiasmo esperaba que se publicara para poder recomendarla.
 http://algoneditores.es/autores/consuelo-garcia-del-cid-guerra
 http://mujeresycialibreria.blogspot.com.es/ 

Y mañana, día 24, en Barcelona, se celebra la fiesta de la Mercè, una de las patronas de la ciudad, patrona también de los presos, y, antiguamente, para conmemorar a esta patrona, se libraba a un preso de su encarcelamiento. Y a mí me hace pensar metafóricamente en la liberación de LIBRADA, en la liberación de tantas mujeres sometidas al servicio del patriarcado, con o sin uniforme, mujeres enjoyadas o mujeres de servicio. Por esto me gustaría que mañana resonaran las campanas en Madrid para presentar a LIBRADA, resonando también en Barcelona para anunciar la liberación de tantas mujeres presas de sí mismas, presas de la época que les tocó vivir, presas de la superficialidad y presas del machismo más hiriente y absurdo.

Esta es la sensación que me inspiró el magnífico final de esta novela tan sencilla como su nombre y título. LIBRADA. Una sonrisa de complicidad y libertad.



© EVA HUARTE texto y foto

domingo, 21 de septiembre de 2014

"Día Internacional de la Paz"...


Y me pregunto: ¿Hacia dónde vamos? ¿Hacia dónde va la humanidad?

Justamente hoy, 21 de septiembre, la Asamblea General de las Naciones Unidas, decidió que se celebrara, o simplemente se bautizara, como Día Internacional de la Paz, para fortalecer los derechos humanos... Ya sabemos que siempre se dedica un día al año a los más débiles, a las víctimas, a lo más errado, a los errores humanos, recordándonos nuestro desequilibrio de valores, nuestra bestialidad, nuestras confusiones...

Somos humanos, y errare humanum est, sed perseverare diabolicum: Errar es humano, pero perseverar es diabólico. Y descargamos nuestras iras contra los gobiernos, criticando a veces en ellos los mismos errores que nosotros cometemos con vecinos y amigos...  Y hoy, al ver el día que se celebra, pensaba escribir aquí una página de nuestros errores humanos, en lo personal y social, y en lo político también. Pero me he quedado parada al entrar en Facebook y ver que han compartido de nuevo esta fotografía de hace años; un camión lleno de colchones y objetos personales con personas, inmigrantes subsaharianos amontonados sobre sus objetos, cruzando el desierto sin saber hacia dónde van... Una de tantas diásporas humanas, una fotografía premiada hace muchos años, y que su autora, (no encuentro ni recuerdo el nombre) denunciaba la situación, reclamando derechos humanos...


Pero han ido saliendo tantas fotografías similares que ahora parece que ya no nos afecta, y se permiten el lujo y libertad, como han hecho algunas personas en Facebook, de hacer bromas de mal gusto, riendo, ironizando... que si van al fútbol, que si van de turismo... ¿Hacia dónde vamos? En un comentario he leído, todos vamos en ese camión. Y así es, o como se ha dicho siempre, todos vamos en el mismo barco. A nadie le gustaría estar en esos barcos a la deriva o camiones por el desierto y ver a personas que pertenecen a las llamadas sociedades civilizadas haciendo broma de su situación límite y desesperada, en esos camiones o barcos van mujeres, niños, ancianos, hombres fuertes que se sienten débiles, impotentes... Y todos, quizá, nos sentimos impotentes, pero no vale intentar superar esa impotencia con comentarios de mal gusto o aires de grandeza.
Aquí pongo un ejemplo actual de uno de los dramas más terribles que se repiten, viendo cientos de imágenes desde hace años, en trenes, camiones o barcos. Esta es de octubre de 2013, entrad y leed:  http://periodistas-es.com/aparecen-restos-de-87-inmigrantes-en-el-desierto-de-niger-21316



Y esta fotografía en la Estació de França de Barcelona es del año 1972, entre nosotros, no tan lejos, y la hizo el querido y tristemente desaparecido fotoperiodista Paco Elvira, que utilizaba la fotografía como denuncia, estando siempre del lado humano, denunciando el sufrimiento y las injusticias... Por esto lo añoro tanto también, teníamos esta complicidad, denunciando siempre las injusticias. Y añoro esa bondad que se ha ido con él, el mundo desde entonces lo veo aún menos bondadoso, menos inteligente, ya que la inteligencia, para mí, nace de la bondad, no de la soberbia y vanidad...

Pero sobre estos errores humanos, más personales, que quería escribir hoy, escribiré otro día... porque todos, todos, vamos en el mismo barco, vamos por el desierto en ese mismo camión.

Texto de Eva Huarte
(Desconozco la autoría de las dos primeras fotografías, si lo averiguo lo diré)

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Flashes celestiales en otra noche de tormenta sobre Barcelona mar


Decíamos que el verano estaba siendo raro, y decíamos que septiembre y octubre serían fantásticos. Y sí, fantástico está siendo este septiembre, por la mañana y a mediodía puedo ir a la playa casi sin gente y bañarme de Sol y mar, disfrutando como una niña haciendo campana del cole... Por la tarde empiezan a venir nubes, se va cubriendo el cielo... Y, al llegar la noche, empieza la fiesta, ayer desde el Noreste, con nubes de Este a Norte que parecían querer devorar las estrellas.


Y entre nubes, claros y estrellas hice las primeras fotografías desde la terraza, cuando aún no llovía. Enloquecía sin saber hacia dónde disparar de tantas luces que había. Primero enfoqué a mar, donde empezan las luces, y de pronto me sentí iluminada por docenas de flashes sobre mi cabeza. Giré el trípode enfocando al cielo Noreste, donde gigantescas nubes de todos los colores corrían hacia el Norte cubriendo las estrellas. Disparé como pude, con el contraluz y destello de la luz eléctrica en la casa vecina... El espectáculo era fascinante, pensé que en el cielo celebraban una fiesta los mejores fotógrafos que dejaron la Tierra, para hacernos saber que nos ven, que ellos también nos fotografían... Y parecía que jugaran conmigo, disparando sus flashes por todas partes, ahora a la izquierda, ahora a la derecha, ahora arriba, ahora abajo... Y de nuevo las barcas de pesca volvían a puerto a toda máquina, antes de lo que se intuía que descargaría...


Creí que ya tenía la fotografía y volví a entrar en casa antes de mojarme. Entonces empezó otra fiesta, o era la misma que iba aumentando de alegría. Y de nuevo con el trípode, mi cómplice, y que tanto amo porque me regaló Paco Elvira días antes de dejarnos, subí a la terraza... Y sí, era fácil captar algunos rayos y relámpagos, de tantos que caían, deslumbrando la noche como una fiesta artística...


Solo quiero poner algunas fotografías que considero más bonitas... de tantas que hice...


A veces los rayos caían al tiempo que los relámpagos inundándolo todo de luz, casi quemando la fotografía, iba disparando probando entre 200 o 400 ISO, 2.5 y f6.5... datos técnicos relativos, pues creo que cada fotógrafo tiene su librillo... Y los rayos también iban jugando con mil formas y dibujos, a veces en vertical, a veces en horizontal... por aquí y por allá... Esta me recuerda la montaña de Montserrat...


A veces salían más negras y a veces más azules, no sé bien porqué, quizá dependía de cuando los rayos caían solos o iban acompañados de relámpagos que deslumbraban cielo tierra y mar.


Alguna fotografía está un poco desenfocada, sin tiempo a prepararme, sin saber por dónde aparecería el rayo más importante... Casi todos fueron importantes, salvajes, estéticos, fascinantes...

Fui a dormir casi a las cinco de la madrugada habiendo agotado la batería de la cámara, y agotada y sonriente como una niña tras una fiesta clandestina de artistas... Al cerrar los ojos se repetían las imágenes deslumbrantes como flashes... Pensando que el cielo nos ilumina, nos dice que también nos fotografía, nos mira, y a veces, veía su mirada y oía hasta sus risas...

Hoy sigue nublado, se siguen oyendo truenos a lo lejos... Creo que la fiesta continua... creo que continuarán las lluvias, que todo lo arrastran y limpian.

Al poner las fotografías me preguntaba si era mejor poner la marca de agua, por si alguien las utiliza... Pero prefiero confiar y pensar que si alguien las utiliza será con honestidad, aunque las fotos no sean nada del otro mundo... ¿O quizá sí..?

Creo que continuarán las fiestas...

Texto y fotos

© EVA HUARTE

lunes, 15 de septiembre de 2014

Noche de rayos y truenos sobre Barcelona mar


Si os digo la verdad, no me gustan mucho las tormentas, aunque a veces son buenas, parece que descargando el cielo descargan también nuestras tensiones internas y de nuestro entorno inmediato.
Anoche estaba inquieta, sintiendo el ambiente tenso y apático con la resaca de la Diada del 11-S, los disparates que se dicen por todas partes, el poco respeto... Fui pronto a la cama para leer una novela bonita y tranquila como casi todas las novelas de la autora Rosamunde Pilcher, El regreso... y apenas me concentraba con una lectura tan sencilla... Oía rugir el viento, y finalmente me levanté viendo a través de los cristales un enorme rayo de Este a Oeste cruzando la ventana de parte a parte rompiendo el cielo, como un árbol caído con mil ramas creciendo...


Ya tengo el trípode fijo junto a la ventana, monté la cámara y enseguida me puse manos a la obra viendo la fiesta que empezaba. Rayos truenos y relámpagos eran continuos. Difícil saber cómo programar la cámara, la noche era negra y los rayos y relámpagos deslumbraban. Empecé a hacer disparos seguidos, viendo primero como el viento arrastraba las nubes de Oeste a Este... Luego cambió, y las nubes empezaron a venir de Este a Oeste, juntándose dos tormentas sobre el mar, creando un gran espectáculo...


Llovía a cántaros y empezaron a aparecer las luces verdes y rojas de las barcas de pesca que volvían a puerto a toda máquina... Imaginaba a los pescadores luchando y con ganas de llegar a casa. Y me sentía impotente sin saber captar todas las luces y movimientos, los rayos, relámpagos, las luces de las barcas... Era para hacer película, es mi nuevo propósito... Los relámpagos deslumbraban, los rayos van a su bola sin saber cuándo caerán ni dónde... Era cuestión de ir enfocando y disparando.


Y algunos rayos y relámpagos logré pescar, con tantos que caían era difícil no acertar alguno, y creo que las fotografías dan una idea de la fuerte tormenta que cayó anoche sobre el mar en Barcelona, que duró una hora, de las 00h, a la una de la madrugada, cuando dejó de caer agua, pero seguían los rayos y relámpagos sobre el horizonte mar, y el ruido de los truenos alejándose y perdiéndose a lo lejos.


Mi amigo ya conocido fotógrafo y meteorólogo profesional, Joaquín Gómez Ábalos, nos dijo que anoche estaba de guardia, y pudo captar con su maestría el principio de esas enormes nubes desde Valencia, justo cuando se dirgían hacia aquí a toda velocidad para descargar a medianoche, explicándonos, con esta preciosa fotografía, un detalle que no conocía, lo que se llama popularmente capuchones, y dice: Esta fotografía es un recorte al 100% para que se aprecie el detalle de los "capuchones" que se formaban sobre las cúpulas y que no son sino ondas de presión causadas por la enorme velocidad ascensional del aire saturado de humedad en el interior del cumulonimbo. El nombre técnico de estos "capuchones" es "nube Pileus" y siempre indican tormentas severas.
 http://oddiseis.blogspot.com.es/

Siempre aprendiendo de Joaquín, me maravilla este bello descubrimiento, con esta nube Pileus que parece un velo de seda de novia corriendo hacia el altar, hacia el mar, descargando en tormenta con esos rayos que algunas amistades en Facebook han dicho que parece una bruja con su escoba, o un dragón sacando fuego por la boca, o una lagartija huyendo... Anoche la naturaleza y el cielo, una vez más, rompió la apatía, nos lleno de energía, nos hizo sonreír, y nos abrió la imaginación.
Ya decía Einstein que: Es más importante la imaginación que el conocimiento.
Vamos a imaginar un mundo mejor y vamos a hacerlo realidad.
Y con o sin tormentas, vamos a imaginar solo cosas buenas.

Texto y fotos:

© EVA HUARTE

(Foto de la Nube Pileus, Joaquín Gómez Ábalos. *Gracias Joaquín*)