domingo, 20 de julio de 2014

Juego de luces de verano

 

Y al final nunca digo lo que quiero. En los últimos meses comenté varias veces en este blog que lo cerraba un tiempo indefinido, por causas que la mayoría de mis amistades reales y virtuales conocen, especialmente en Facebook, y siempre volvía enseguida o no lo dejaba por la insistencia de muchas amistades pidiéndome que siguiera. Al final, en Facebook, dije que desconectaba de las redes, sin más, y así lo hice. Y aquí en el blog ya no dije nada para no repetirme, tan cansada  que estaba por el difícil momento que estaba viviendo. Fue a mediados de abril que ya no hice nada más para este blog. Volví a principios de julio, dispuesta a explicar mi ausencia, con calma, pero el paisaje que me rodea siempre me tienta para hacer fotos y me limito a disparar y publicarlas acompañándolas de cuatro palabras.


Hoy ha ocurrido lo mismo, estaba escribiendo el post que hace tiempo tengo ganas de publicar, pero giraba la cabeza hacia la ventana y las nubes y el mar me regalaban unas formas y luces que me han forzado a levantarme coger la cámara y disparar. El viento del Este ha empezado a soplar con fuerza trayendo las nubes que iban descargando por el camino. Las gaviotas volaban en grupo confundiéndose con las crestas blancas de las olas revoltosas...


Aquí han caído cuatro gotas, al tiempo que en Poniente el Sol intentaba asomarse entre nubes dando sus últimos rayos dorados y rosados...


formando un gran contraste entre el cielo de Este a Oeste mirándose en el mar como dos mares, dos paisajes, dos cielos... luces, colores...


cambiando a cada instante por el fuerte viento...


y acercándose la oscuridad de la noche, jugando a ser un amanecer...


mediodía y atardecer, un juego con todos los elementos, dejando caer sobre el horizonte algunos rayos


al tiempo que aparecían pequeños y débiles arcoíris entre nubes que la cámara apenas podía captar.

Ha sido un bonito juego de formas luces y colores de verano. Un precioso regalo del cielo que me ha levantado el ánimo y me ha hecho sonreír maravillada siempre como quien contempla el nacimiento de un milagro... Y al final nunca digo lo que quiero, de nuevo las fotos han ganado...

Son juegos de verano, pero vale la pena compartir esta belleza... solo por placer.


Texto y fotos

© EVA HUARTE

2 comentarios:

  1. Hoy el cielo ha querido demostrar la belleza de lo que es capaz, no dejaba de maravillarme al contemplarlo y lo has plasmado genial, como siempre.Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen!! Era una luz y un cielo espectacular, de Este a Oeste, pocas veces se ve tan inmenso con tantos cambios en cada dirección, no podía captarlo todo con la cámara, lástima, la realidad supera tanto las imágenes... Un beso*

      Eliminar