domingo, 6 de julio de 2014

El collar de la paloma

Coches aparcados o dirigiéndose al festival de música en Canet de Mar 2014

Ayer sábado 5 de julio, a mediodía, volví a mi colina favorita, huyendo del mundanal ruido y pensando  fotografiar el espectáculo de caravanas de coches que desde primera hora de la mañana se dirigían al festival de música en Canet de Mar, el mismo lugar donde se celebró en 1975 el mítico festival Canet Rock, organizado entonces por el familiar Zeleste, músicos y amantes de la música, con miles de jóvenes que llegaban en tren o autostop, o siete amigos metidos en un Seat 600, 2CV o pequeños utilitarios de la época... Algunos llegábamos desde Formentera en el mismo barco, con el poeta y cantante Pau Riba, la isla quedaba casi vacía de hippies, todos íbamos felices al Canet Rock para volver a Formentera al día siguiente... Era todo espontáneo, era todo autenticidad, sin medios económicos, solo la necesidad de encontrarnos siempre siguiendo la poesía la música y la belleza de la naturaleza. Amor y paz. Y lo que ahora, al cabo de casi cuarenta años, han organizado bajo el mismo nombre de Canet Rock... no hace falta decir que nada tiene que ver con lo que fue. Y como hoy aquí no me apetece escribir sobre el tema enlazo este magnífico escrito (en catalán) de una persona nacida en el año 1981, con una buena visión y crítica:
 http://www.gentnormal.com/2014/07/el-canet-rock-i-la-traicio-tot-allo.html


Dando la espalda a la horrible visión de la marabunta de coches y ruidos seguí paseando por la colina, en silencio, solo el sonido de las aves y el revoloteo de sus alas entrando y saliendo entre las ramas de los árboles. Ya casi conozco cada árbol de memoria, cada uno tiene un significado, un sentido o simbología íntima... Saliendo ya del bosque oí un canto y aleteo muy próximo, alcé la mirada y vi este precioso ejemplar de Tórtola Turca, (Streptopelia turtur) o Tórtola del collar, en un gesto que parecía una elegante reverencia...


Enseguida pensé en El collar de la paloma, el precioso libro del poeta filósofo e historiador Ali Ibn Hazm, uno de los más bellos tratados sobre amor y los amantes, que tuve la fortuna de leer hace muchos años recomendado por un amigo profesor de filosofía historia y arte de Tetouan. Desde entonces, miro siempre a las tórtolas del collar como un animal humilde y sagrado, representante del más puro amor... recordando siempre las primeras frases de este bello poema:

Te consagro un amor puro y sin mácula:
en mis entrañas está visiblemente grabado y escrito tu cariño.
Si en mi espíritu hubiese otra cosa que tú,
la arrancaría y desgarraría con mis propias manos.
No quiero de ti otra cosa que amor;
fuera de él, no pido nada.
Si lo consigo, la Tierra entera y la  Humanidad
serán para mí como motas de polvo y los habitantes del país, insectos.

Ali Ibn Hazm (El collar de la paloma)
 http://www.fuenterrebollo.com/Heraldica-Piedra/hazm.html



Levantó la cabeza, la contemplé un largo rato mientras parecía mirarme... y alzó el vuelo.



© EVA HUARTE


No hay comentarios:

Publicar un comentario