domingo, 27 de julio de 2014

Carta de una periodista catalana a Jordi Pujol

Jordi Pujol y Eva Huarte, 1986. Foto; Albert Olivé

Permítame, señor Jordi Pujol i Soley, dirigirme a usted sin compromisos ni respetos políticos por el cargo que usted ostentó durante 23 años como President de la Generalitat de Catalunya, aunque haya dejado heredero al señor Artur Mas como actual President de la Generalitat, a quien, -como ya le hice saber a usted hace un par de años conversando por última vez- no respeto, por su actitud indigna, desde que recortó los presupuestos de Sanitat i Educació en cuanto llegó al poder bien arropado por usted. Permítame de paso decirle que, el acto de honestidad que ha intentado mostrar usted ahora, públicamente, no hace más que alimentar mi desconfianza (y la de tantas personas) en la clase política, y, por supuesto, en el actual president de la Generalitat. Y permítame, senyor Jordi Pujol, por esta vez, dirigirme a usted en castellano, para que puedan leer libremente esta carta muchas personas, y porque, siento decirlo, se ha burlado usted de la sociedad catalana, de la lengua, la cultura, la historia, y especialmente de muchas personas. A otras muchas no, siento decirlo también, nunca han confiado en usted ni en su grupo político.

Dicho esto, sin ánimo de ofender a nadie en ningún momento, ni posicionarme políticamente en ningún punto cardinal, permítame, Molt Honorable senyor Jordi Pujol i Soley, que escriba ya su nombre sin el título de Molt Honorable... a quien denfendí y respeté durante muchos años como persona y ciudadana catalana, y como periodista, que se sentía honrada trabajando con usted durante años en distintas ocasiones y en su gabinete de prensa en campañas políticas. Me cuesta ahora dirigirme a usted pensando que aquella persona, aquel presidente que consideraba honesto, trabajador, inteligente, culto... y algo cuentista también, -como le dije una vez y usted respondió no hago comedia- es la misma persona que el día 25 de julio de 2014, después de tantos años, ha declarado públicamente que desde 1980 (o antes) ha escondido usted en un banco de Suiza millones de las antiguas pesetas, herencia de su padre, quien fue presidente de Banca Catalana, título y cargo que también heredó usted. Es como si una mujer y madre después de treinta y cinco años de matrimonio descubre que su marido y padre de sus hijos le ha sido siempre infiel...¿Qué dirá de todo esto su señora esposa y madre de sus siete hijos Marta Ferrussola? ¿Qué dirá su padre confesor, su religión católica y cristiana que siempre ha demostrado practicar? Qué extraño me parece todo, señor Pujol...

Marta Ferrusola y Florenci Pujol, padre de Jordi Pujol y presidente de Banca Catalana. Foto, Kike Pérez de Rozas. El Mundo

A veces, a la sociedad en general, -usted lo sabe- nos va bien que salga un escándalo de esta magnitud para descargar de una vez tantos pequeños escándalos que nos hace sentir indignados sometidos e impotentes, pero esta vez, usted ya no estaba en el escenario, y ha vuelto a ser usted de nuevo el punto central de toda la sociedad, como un gran president, esta vez del engaño, la mentira, el estraperlo... Ha faltado usted al respeto a millones de personas durante todos estos largos años de mandato y seguimiento político, metiendo además a su hijo legítimo y natural Oriol Pujol Ferrusola, que nadie necesitaba para nada ni ha hecho nada más que enriquecer sus bolsillos familiares y personales, metiendo usted, además, a su hijo más o menos político Artur Mas, el chico Martini, le he llamado desde el día que usted lo presentó como futuro presidente, y él, a su lado, se acariciaba el tupé con la mano estirando la barbilla. Y en ese chico Martini, -que lo primero que hizo fue recortar Sanitat i Educació y enviar a los Mossos d'Esquadra a la Pça. Catalunya para limpiarla de jóvenes que protestaban pacíficamente el 15-M,- muchas personas depositaron su confianza, por la confianza que le tenían a usted, señor Pujol, creyendo en su honestidad e inteligencia, creyendo en la continuidad de sus ya demostradas falsas virtudes... ¿Seguirán esas mismas personas confiando en su heredero político y actual presidente de la Generalitat? ¿Saldrá Mas dentro de unos años declarando tener dinero guardado en países libres de impuestos? ¿Seguirá su política el actual president de la Generalitat, o ya no le importa? Cuántas preguntas, señor Pujol, en menudo lío nos ha metido usted ahora... a su edad... Me recuerda el declive del hasta hace poco Rey Juan Carlos tras la caza del elefante y sus infidelidades a la reina: Lo siento, me he equivocado, no volverá a suceder.

Jordi Pujol y Eva Huarte, 2012. Foto, Paco Elvira

Esta declaración pública que usted intenta mostrar ahora como un acto de honestidad no es más que otro juego político, con el esfuerzo que representa para un padre reconocer la gran estafa, mentiras, engaños, delitos, que ha callado durante tantos años, intentando tapar también la falta de honestidad y sensatez política y personal heredadas (todo se hereda) de su hijo Oriol Pujol... y más... ¡Cómo lamento tener que escribir esta carta! Señor Pujol... qué gran decepción para mí y para tantas personas que durante tantos años hemos defendido su honestidad y honorabilidad...  Qué vergüenza... Y, si usted declara este fraude, ese dinero escondido en Suiza tantos años, no quiero pensar todo lo que tendría que declarar. No solo usted, claro está, la mayoría de la familia política, catalana y española.

Recuerdo en 1986, en conversación con el expropiado señor José María Ruiz-Mateos, presidente de RUMASA, (el mayor holding habido en España antes de la hipotética transición, entregado al pueblo como cabeza de turco) defenderle a usted cuando hablamos sobre la actitud del entonces presidente del gobierno Felipe González, PSOE, quien le acusó a usted de deshonesto por el Caso Banca Catalana, y decía Ruiz-Mateos: Pujol es el único político español honesto, no se ha llevado ni una peseta a su casa... pudiendo hacerlo. Felipe González ha hecho esta campaña de desprestigio sacando los trapos sucios de Banca Catalana, del que era presidente el padre de Pujol, lo ha hecho porque González sabe que mientras esté Pujol en Catalunya, el PSOE nunca tendrá la mayoría absoluta.

José Mª Ruiz-Mateos y Eva Huarte. Elecciones Europeas 1987. Foto: Jordi del Rio

¿A quién debemos considerar ahora honesto, señor Pujol? ¿A Ruiz-Mateos? ¿A Felipe González PSOE? A usted? Quizá a nadie... La diferencia es que Ruiz-Mateos no era político, era empresario y banquero, y nadie lo quiso como político, para no despretigiar a la clase política de entonces... Y está claro que hoy, usted, señor Pujol, ha situado a la política y a la mayoría de políticos al más bajo nivel. Pero sobre todo, lo más indignante y preocupante, es que ha insultado usted a la sociedad catalana, a la clase obrera, a la clase media, a la verdadera honestidad de las personas, catalanas y no catalanas, a una gran mayoría social... Y me pregunto de nuevo qué le ha llevado a hacer esta declaración pública...

Sólo puedo contestarme con las mismas frases que pronunció usted en los años ochenta cuando el PSOE desde Madrid le acusó por el caso Banca Catalana, y que tantas veces me ha dicho usted en alguna de nuestras conversaciones: La sociedad necesita siempre una cabeza de turco. Sí, se ha puesto usted de cabeza de turco, no hay duda, para proteger a sus hijos, pero creo, (conociendo la política y su política) lo ha hecho para tapar mucho más que hay detrás desde hace muchos años... A su edad, con 84 años, se librará de ser encarcelado, investigarán lo que usted ahora declara como herencia de su padre...  quien no dejó claras sus negociaciones o cuentas con el dinero considerado entonces catalán... ¿Tiene que ver este acto de honestidad, esta confesión del dinero guardado en Suiza con la Independència de Catalunya?

Jordi Pujol y Eva Huarte, 2012. Foto; Paco Elvira

Ahora, quizá, simpatizantes de su partido político o no, de Mas o Pujol o no, intentarán ver su actitud honesta, otros dirán que siempre se ha sabido que tenía usted una fortuna escondida en Suiza y otros países., quizá otros dirán que viene del gobierno de Madrid, para que olvidemos el tema Independència, otros dirán que no olvidemos la lucha independentista. Lucha que, en realidad, el actual president Mas ha vampirizado al pueblo, como si fuera su lucha, intentando distraer o conseguir votos... No, señor Pujol,  ni a usted ni a su heredero político Artur Mas les importa lo más mínimo la Independència en la que tantas personas confían, solo les interesa su independencia económica personal. No, señor Pujol, para mí, su declaración pública no es una actitud honesta. Honesta habría sido hacerla muchos años antes, honesta habría sido dejar libre de impuestos las herencias familiares, ese tema personal, que dice Artur Mas. Honesto habría sido no mentir públicamente durante tantos años diciendo que no tenía dinero en ningún país extranjero... Y honesto sería que, su heredero político Artur Mas, como presidente actual de la Generalitat de Catalunya, impusiera a usted un castigo, por deshonor a su condición de expresidente de un gobierno, obligando a que pague usted lo que no ha pagado durante tantos años, aún conociendo bien su condición y obligación. Y honesto sería, por su parte y del actual presidente, devolver a miles de personas el dinero de tan elevadísimos impuestos sucesorios que han arruinado y dividido a miles de familias catalanas. ¿Cómo se atreve el actual president de la Generalitat a defenderlo a usted o lavarse las manos diciendo que es; Un tema personal? Personales, entonces, son todas las herencias familiares, señores presidentes y expresidentes... señores políticos... Devuelvan a todas las familias catalanas el dinero que se han quedado ustedes y no les pertenece. Eso sería honesto. Entonces tendrá derecho a pedir perdón.

Usted sabía que al momento de hacer esta confesión pública, la sociedad entera, no solo catalana, se le echaría encima, indignada, que la mayoría social española tendrá un fuerte motivo para criticar a toda la sociedad catalana, tanto a los que luchan por la Independència como a los que no. ¿Por qué ahora esta confesión? Dice usted que no ha encontrado un momento en todos estos años para declarar esos millones guardados en Suiza... ¿Será porque han liberado de impuestos el dinero evadido para que lo traigan a España, no solo a Catalunya? ¿Devolverá usted ese dinero al pueblo catalán para conseguir así la Independència? ¿Qué estrategia habrá detrás? Cuántas preguntas sin respuesta, señor Pujol... Y quizá, sólo quizá, su actitud responde a la condición de un hombre mayor que lleva ese peso deshonesto en su conciencia y necesita blanquearse antes de que sea demasiado tarde para él. Ojalá solo fuera eso, ojalá ahora usted duerma mejor aunque duerman peor muchas personas estafadas e indignadas.

Es tanta la decepción que me ha causado usted, señor Pujol, tanta la indignación y vergüenza, que aunque haya descargado un poco escribiendo lo que siento y pienso de su sorprendente confesión, siento que no he descargado nada, ni como persona, ni como mujer y madre ni como periodista que ha colaborado para usted y con usted creyendo colaborar en bien... Me debe usted muchos impuestos, señor Pujol, mucho tiempo, muchas horas de trabajo y lucha, como a tantas personas de toda clase y condición. Nos debe usted DIGNIDAD, aunque quizá piense usted que su declaración, aunque tarde, es un acto de dignidad...
Ya solo me queda repetirle y recordarle la frase que pronunció usted en el balcón de la Generalitat de Catalunya, dirigiéndose a millones de catalanes, tras la lucha con el gobierno de Madrid por el Caso Banca Catalana:
Lo que ha hecho el gobierno de Madrid contra Catalunya es una actitud ¡¡INDIGNA!! 

Y lo que ha hecho usted señor Pujol... Ahora no tengo palabras, como no las tienen muchas personas, hay que digerirlo, porque seguro que hay más detrás. Pero es una vergüenza para la sociedad catalana y para la historia de Catalunya que tanto ha defendido, como la he defendido yo, y ahora tendría que volver a escribirla y escribirle a usted, porque ya NO nos representa, señor Pujol, no nos representa, y peor, no nos representó, y no nos representará más... ni Mas...

Gracias por la vergüenza ajena que hoy sentimos la mayoría de catalanes. Y gracias por darme la razón, por demostrarme, como le dije en su casa de Queralbs, (perdón, en casa de su esposa, como usted me señaló) que es usted un cuentista, hace comedia... No, no hago comedia yo...
Es usted un artista, señor Pujol, de la comedia más burda.

Disculpe que no vuelva a estrechar su mano.
Agradecida



© EVA HUARTE

(La última vez que hablé con Jordi Pujol)
http://ehuarte.blogspot.com.es/2012/10/presentacion-del-libro-de-xavier.html


12 comentarios:

  1. Me parece genial el retrato que sin artificios nos muestras de la sociedad catalana del momento de la transición y de tantas mentiras y engaños a la que nos tienen acostumbrados los políticos y que después, como los niños que han hecho una travesura, pidiendo perdón ya lo tengan saldado. Pues no. No podemos perdonar años de engaño, la decepción es demasiado dolorosa. El pueblo catalán ha quedado demasiado dañado, como para que un simple..*perdón me he equivocado* tape toda la podredumbre que ha escondido durante tantos años. Eva como siempre genial, no dejes que te callen nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dices bien en pocas palabras, Carmen, "la decepción es demasiado dolorosa", tanta lucha y sufrimiento, tantas familias divididas y arruinadas perdiendo lo poco que tenían por no poder pagar esos elevados impuestos sucesorios, para que ahora salga el expresi de la Generalitat diciendo que él ha tenido su herencia guardadita en Suiza.. Vaya bofetada... Nos utilizan como si fuéramos contenedores de reciclar... Espero que a partir de ahora bajen los impuestos y suban las pensiones. Solo así se les podría consentir... o perdonar...

      Gracias Carmen. Un beso

      Eliminar
  2. No habrá columna o texto que supere lo que has escrito. Digna, regia, en tu línea consecuente que muchos -por ignorancia- no saben entender ni leer. Orgullosa de saberte, de tenerte como amiga y ser humano excepcional.
    Consuelo G del Cid Guerra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces es un peligro tener tan buenas amigas, Consuelo, no me vale como crítica literaria... Pero siempre me pones contenta con tu digna y regia amistad. Gracias!!

      Eliminar
    2. te aseguro que soy neutral, lo que has escrito es magnífico y no se te ocurra llevarme la contraria. He dicho.

      Eliminar
  3. Me encantan tus palabras, como siempre, todas en la justa medida.

    No sé como describirlo, Eva. Ya en su momento, a mí me parecía todo un cambio de cromos entre González y Pujol, Filesa frente a Banca Catalana, algo así como no pisarse la manguera entre bomberos. Ninguno de los dos casos prosperó ante los tribunales y posiblemente debieran haberlo hecho.

    El ataque en aquel momento de Pujol a González diciendo que era un acoso a los catalanes, representó para mí el inicio de la guerra sucia de las personas más harapientas éticamente de este país, los políticos. Como persona nacida en Madrid nunca había tenido ni tengo, animadversión hacia Cataluña y los catalanes, si hacia los generadores de rencillas y odios. Estaba claro que se trataba de maniobras defensivas siguiendo la maniobra de que la mejor defensa es un ataque.

    No creo que exista arrepentimiento, pues este solo se produce después de un tiempo de duelo, y a juzgar por la vida pública que mostraba la familia, no parece que sea la causa.

    Flaco favor ha hecho al colectivo de políticos, demostrando la baja catadura moral, cuyas consignas son seguidas por el Sr. Mas. Su significación le posiciona perfectamente como persona, y más al establecer diferentes estatus según el personaje.

    A mí la rabia me la da ese pueblo ciego que sigue votando a estos sinvergüenzas en lugar de hacer una revolución. Saber que no pasará nada y todo continuará igual, me deja sin palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ocurre lo mismo, Pedro, me indigna la actitud política, y a estas alturas me aburre soberanamente, pero me indigna igual la actitud social, descargamos tinteros al momento, y luego todos a votar a pagar impuestos y a seguir igual.. Cierto que cuando el pueblo ha salido a la calle a manifestarse han enviado a las "fuerzas del orden" más preocupados por los contenedores de basuras quemados que de la vida y salud de las personas. Y esas fuerzas represivas siempre ganan, no vale la pena arriesgar la vida. La revelión sería con el único idioma que entienden, el dinero, no pagar impuestos, desobedecer sus psicópatas leyes... Pero ya es un discurso que tengo gastado, son demasiados años, y creo que no hay nada hacer, parece que el sistema funciona solo... O veremos...

      Dices bien que si se hubiera investigado en aquél momento el caso Banca Catalana, habría salido todo, aunque habría estado bien entonces también investigarlo todo... y es tanta porquería lo que hay detrás, que es como la pisada del hombre en la Luna, unos la creerían y otros no, y la sociedad acabaría aún más dividida. Pero me indigna, sobre todo, la confianza y fuerza que depositó la mayoría social catalana defendiendo a Jordi Pujol en aquél momento... Y contra eso, no hay quien pueda, por eso lo dejaron correr.. Por eso ahora es una doble burla, y te convences de que no vale la pena idealizar a nadie. No hay ideología, solo economía.
      Verdad que te quedas sin palabras, todas son pocas...

      Gracias por tu lectura y siempre acertados comentarios.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. No dicen por ahi que quien duerme con niños amanece meado algo me dice que con los politicos lo mismo
    pero es algo bueno españa corrupta desde la corona
    hacen falta los politicos?
    eso si despedirse de la independencia
    ha sido el mejor torpedo en medio de la linea de flotacion
    algo impensable en la cultura ya diremos española contemplar la posibilidad del suicidio
    ni pedro sanchez
    ni nadie
    es preferible un gran iphone que aparezca por la ventana de la generalitat de vez en cuando y anuncie nuevas apps.

    ResponderEliminar
  5. Gràcies per les teves paraules Eva! Un gran record del Paco Elvira m'ha vingut al cap al veure les seves fotos...

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos por vuestra lectura y comentarios.

    ResponderEliminar
  7. No soy ni periodista ni escritor, pero agradezco que personas como Usted publiquen este tipo de cartas, he defendido muchísimas veces a este Sr desde hace muchos años,para mi y para muchos fue un referente, si mi abuelo resucitara seguro que no volvería a prestarle sus amistades para que le sacaran de la cárcel.
    No renuncies nunca de escribir ya que esto seguro que no se lo llevaran a paraísos fiscales.

    ResponderEliminar