jueves, 20 de marzo de 2014

El baño del cormorán


Aunque hoy 20 de marzo ha empezado la primavera el Sol no se ha lucido mucho, la neblina ha difuminado su luz hasta nublarse del todo y quedar un día gris, que, en un intento de optimismo, suelo llamar a los días grises días de plata. Los colores de las flores que ya alegran el paisaje tampoco lucen todo su esplendor con la luz de hoy. Y he decidido poner unas fotografías que hice por casualidad a finales de febrero a un cormorán, en las aguas más cercanas del puerto.


Venía de hacer fotos en la playa con la Nikon D3100, y tuve suerte. Muchas veces los observo como a las gaviotas y otras aves y lamento no llevar más que la pequeña Canon IXUS 50, sin poder captar su belleza y movimientos más cerca. Pero esta vez sí, bien equipada con la Nikon de vuelta hacia casa, vi a dos cormoranes grandes (Phalacrocorax carbo) pasear por la superficie del agua y zambullirse.


Con la esperanza de que volvieran a salir rápido -ya que pueden estar horas sumergidos-, puse el ojo en la cámara preparada para el disparo y apareció a pocos metros este precioso ejemplar, justo donde el Sol brillaba formando arabescos en el agua, pudiendo apreciar todo detalle entre los reflejos de los barcos y el brillo en su plumaje como un espejo de diamantes. Incluso ese hilillo plateado colgando de su pico.
(Si clicáis sobre la foto la veréis ampliada con más detalle)


Me regaló un momento de su tranquilo paseo mientras engullía rápidamente una pequeña pieza. Lástima que tenía el objetivo de la cámara un punto más alejado y no pude captarlo con la pieza entera.


Pero aún me regaló este precioso gesto viendo seguramente a otra presa bajo las aguas del puerto...


Y... ¡zas! A por ella. Dejando su bonita huella como un círculo de diamantes, volviendo a aparecer un par de minutos después muy alejado del lugar. O quizá ya era otro cormorán. Pero me regaló esta bonita escena para poder fotografiarlo y lucirlo hoy, para celebrar la nueva primavera. Creo que es una bonita manera.

Texto y fotos

© EVA HUARTE

2 comentarios:

  1. És bunic tot el que escrius Eva, envejo la facilitat que tens al plasmar en la paraula escrita el que hi ha en els teus pensaments.
    Avui comença la primavera i està acabant un primer any desafortunat... et regalo aquest preciós poema de Martí i Pol.
    Ptons, et desitjo el millor :-)

    L'ESPAI DE MI

    Vetlla l'espai de mi que et configura
    i així sabràs que mai no s'interposa
    entre tu i jo cap llei de melangia.
    No et recordo enyorós: t'estimo en una
    dimensió de mi que no sabia
    potser perquè el teu cos me l'ocultava.
    Ara m'atardo amb tu sense tenir-te
    pels blaus i verds lentíssims de la tarda
    i pels ocres tendríssims del poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. És preciós, Maria, és el principi i finalitat de tot bon poeta, arribar directament al cor, com els antics trobadors. Així m'han arribat el poema d'en Martí i Pol i les teves paraules.
      Moltes gràcies. Jo també et desitjo el millor.
      Un petó*

      Eliminar