jueves, 13 de febrero de 2014

Lágrima de Luna


Ha sido un día movido, parecía que el viento de Poniente se había calmado un poco, pero hacia mediodía ha empezado a rugir tan fuerte que parecía que el mundo cantara provocando silbidos entre los barcos y todos los rincones que encontraba. He ido corriendo a la playa para fotografiar de nuevo a las olas con su preciosos colores y formas, rizos y crines blancas. Y volviendo a casa, pensando que tenía buenas fotos, he visto que empezaban a entrar las barcas de pesca seguidas por las gaviotas. Era tan bonito el espectáculo y son tan bonitas las imágenes que he tomado, que quiero disfrutarlas con calma y las reservo para mañana.


Al atardecer he vuelto para fotografiar las nubes rosas y naranjas con las olas, pero en el Este ya estaba la Luna casi llena contemplando el precioso espectáculo relevando al Sol. He esperado un rato para entrar en la hora azul y que la Luna brillara más. Pero tenía dos problemas, el fortísimo viento que me empujaba y la falta de trípode. Resultado, casi todas las fotografías movidas. Al final he hecho el viejo truco casero de poner la cámara en el suelo, casi tocando el agua, resguardada, de lo contrario era imposible. Pero el suelo del puerto estaba un poco desnivelado, y al hacer el clic, le ha salido esta lágrima a la Luna cayendo al mar.


Me ha parecido divertida para ponerla en Facebook, pero siempre recuerdo a Paco que me decía; Aunque sea una sola foto, ponla en el blog, las regalas igual, pero al menos das vida a tu blog. Y así lo hago, con tres fotos. La Luna, con la lágrima reflejada en el mar, y esta, con disparo retardado para que no saliera movida. He hecho más fotos a la Luna con distintas caras, pero, tanto que me gustaba desde niña, ahora, desde hace meses, le sigo teniendo cierto miedo o respeto... Fue la cara de la Luna la última foto que hizo Paco con mi cámara desde mi ventana frente al mar, pocas horas antes de irse para siempre. Y lo sigo llevando clavado en el corazón y la mente, donde está él, y en la cara de la Luna está también. Pero al menos hoy me he atrevido a fotografiarla de nuevo, mirándola a la cara... Aunque sea con una lágrima.

Texto y fotos

© EVA HUARTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario