miércoles, 1 de enero de 2014

Primer amanecer del 2014 con serpientes en el cielo


Estos días y noches han sido difíciles, no quería que se fuera el año 2013, para no dejar atrás a la persona amada que se fue el 30 de marzo para no volver. Sólo vivió tres meses del fatídico 2013 que le horrorizaba no sin razón. Empezó con mal pie, arrastrando los problemas de años atrás, sin ver salida ni solución. Y estos días no podía celebrar nada pensando en él, que no puede celebrar nada, y no quería que pasara el tiempo, que saltara el año, para no dejarlo atrás. Hasta que anoche sentí que no importa el tiempo ni el día ni el año, todo es el fluir de la vida por sí misma, voy con ella, ella me lleva y viene conmigo, con todo lo vivido, sin abandonar ni por un instante el sentimiento que nos unió y ni la muerte ha podido romper. La vida tiene dos vías, una material y otra espiritual. La material muere, pero la espiritual sigue su camino.


He dormido bien, con sueños reparadores, mensajes espirituales, pacíficos, y al despertar he pensado qué hora sería y si ya habría amanecido, no quería perderme la primera salida de Sol de este año 2014 que acaba de empezar. Mi gata entusiasmada ha corrido hacia la ventana con sus maullidos divertidos, y al levantar la persiana he visto que ya clareaba... Sorpresa, veo entre las nubes una enorme estela que parecía un avión cayendo en picado. Casi sin tiempo a programar la cámara ni enfocar disparo rápido pensando que es un momento. Voy disparando y programando la cámara viendo que la estela quedaba quieta.


Subo rápida a la terraza mirando las primeras nubes rosadas, y la estela que había aparecido como por arte de magia seguía ahí quieta, como una larga serpiente con la cabeza iluminada de las primeras luces doradas del Sol.


Acerco el objetivo de la cámara para ver con más detalle la larga y luminosa serpiente que no parece tener un avión en su cabeza, y sigue prácticamente estática, quieta, o con un movimiento lento casi imperceptible. Su estela no desaparece, al contrario, se va ensanchando, al tiempo que veo pasar aviones de un lado a otro sin dejar estelas, cruzando el cielo. La serpiente sigue ahí, y aparece detrás otra serpiente...


Cambio el objetivo de la cámara para hacer un plano general, a la derecha de la primera estela vemos cómo aparece esa nueva estela que se mueve muy lentamente también. Y arriba de la fotografía, en el centro, vemos un punto negro que es uno de los aviones que han pasado durante esta media hora que ha durado el amanecer. Y las serpientes que la luz del Sol convertía en lenguas de fuego seguían ahí.


Ya se adivinaba la salida del Sol sobre las nubes del horizonte a la derecha, y las estelas seguían alargándose muy lentamente... Y no podía dejar de preguntarme ¿qué era eso, qué o quién lo guía, cómo aparecen? ¿Quizá trabajan de noche y esas nubes que vemos siempre en el horizonte al amanecer son ficticias?


He vuelto a cambiar el objetivo de la cámara al tiempo que una finísima pincelada rubí anunciaba la aparición del Sol. Si clicáis sobre la fotografía la veréis ampliada y comprobaréis con más detalle esas extrañas cabezas de las serpientes que parecen no tener cabeza material, la de la derecha parece tener una lengua larga y fina, y la de la izquierda una lengua bífida... Me hace pensar en algunas personas extrañas y en esa nueva moda que habla de una raza de reptilianios entre los humanos, que son quienes provocan los problemas desequilibrios y dolor en la humanidad y unidad planetaria... Cosas raras...


Aquí se ve con más detalle como esas serpientes o estelas nacen de la nada o entre nubes...


Había pasado más de media hora, y las estelas empezaban a dispersarse cubriendo más cielo, casi camuflándose entre nubes que ya no sabemos si son naturales o artificiales... Ampliad la foto y veréis mejor sus lenguas...


Y al fin aparece la primera curva del Sol luchando sobre ese maldita franja de nubes oscuras...


Y las serpientes o estelas siguen cambiando su aspecto como una nube en forma de euro al revés. Mi teclado no tiene el logo con la E de euro tradicional, pero lo podéis apreciar en la foto, con el Sol a la derecha intentando aparecer como una moneda de oro... Y esas malditas nubes no le dejan lucirse con todo su esplendor, quedando escondido de nuevo en la siguiente capa de nubes a medida que iba subiendo.


Las cabezas invisibles de las serpientes iban cambiando, ampliándose, desfigurándose...


Y así ha seguido el juego de serpientes en el cielo en este primer amanecer de enero de 2014.
La estela blanca arriba y a la derecha de la fotografía, sí es de un avión comercial.


El Sol ha vuelto a aparecer sobre las segunda capa de nubes minutos más tarde, cuando el cielo ya mostraba su azul claro con nubes grises y blancas difuminadas. Aunque así ha quedado, lleno de nubes estelas y serpientes extrañas... No en vano el año 2013, y hasta febrero, ha sido y seguiremos en el año chino de la Serpiente de agua, que siempre indica cambios traumáticos, por regeneración vital... Y este 2014 será el año del Caballo, la nobleza emocional e intelectual, dicen personas expertas...

Aunque ya no creo nada y me da igual casi todo. La vida sigue con su forma de hacer. Y esta mañana sí, he pensado que el nuevo año me hacía un buen regalo, mucho trabajo para empezar, con tantas imágenes que habría sido mejor grabar en vídeo, pero el espectáculo ha durado desde la primera fotografía a las 8'03h, hasta las 8'36h de la última fotografía en este post. Media hora para hacer un recorrido tan cortito en un punto concreto del cielo... Al menos me he distraído un rato, sigue siendo mi aliciente día a día, por no sentir el peso de este extraño mundo que pretende embrutecer hasta el cielo que miramos y soñamos...

Al menos podemos decirlo, sí, hemos creado un "co-chino" mundo, sea quien sea el animal de turno.
Pero el cielo sigue siendo nuestro si intentamos no embrutecerlo. Y si tengo algún deseo es que el mundo entero, la humanidad entera, no se embrutezca más, diga siempre la verdad, solo así conseguiremos paz. No embrutecer ni embrutecernos con calumnias y mentiras, no embrutecer el cielo con malos pensamientos. Respetar a los demás respetándonos así a nosotros mismos. Y aunque parezca moralina me da igual. Es lo que siento, es la bondad lo único que nos salvará, es la bondad la base de la inteligencia emocional.
Y es el corazón el que nos guiará.

Que sea este 2014 un buen año para tod@s l@s buen@s... y muchos años más.

Fotos y texto

© EVA HUARTE


2 comentarios:

  1. Aunque con casi dos años de retraso comento: encerrado tanto tiempo en mi torre de marfil o mirándome el ombligo, no sé; ni me había enterado de este fenómeno. Ahora que lo conozco, me hace recordar algunos comentarios de Águeda acerca de que ella estaba convencida de algunos aviones tenían la misión de soltar productos químicos para dispersar nubes con lluvia, para proteger determinadas plantaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos años no es nada, y en este tema acabamos de empezar aunque venga de lejos. Hoy ha vuelto a aparecer esa estela con idéntico recorrido y forma, a la misma hora y lugar, como habrás visto en las fotografías que he puesto en Facebook. Así que el tema sigue abierto mientras no sepamos qué es, qué están haciendo.
      Gracias por tu comentario, Eugenio.

      Eliminar