domingo, 15 de diciembre de 2013

12 amaneceres el 12 del 2013... Volando van...

 

Ayer comenté en Facebook que ya sé que puedo repetirme, en titulares textos y fotos, pero cada amanecer es distinto aunque algunos se asimilen. Y un buen amigo virtual que tiene un cielo parecido por vivir en el pueblo vecino, me dijo que ahora no puede disfrutar esos amaneceres desde la ventana de su casa, y para él es un aliciente contemplar mis fotografías del amanecer de cada día. Sólo pensar que hay una sola persona que tiene este aliciente, me anima a seguir fotografiando los amaneceres sin miedo a repetirme. Es un honor para mí y el mismo aliciente. El Sol de cada amanecer nos comunica y nos da vida. Así lo siento y así lo entrego. Y hoy, más que nunca, ha sido difícil la selección, así que las pongo por orden de principio a final, tal como han aparecido, lo he vivido y lo he fotografiado.


Que me voy a veces por las ramas para empezar un texto lo sé también, la misma emoción me hace retener las palabras como si no quisiera darlas intentando hacer un redoble de tambores para fascinar con las imágenes que vienen...


Y estas son las de hoy, domingo 15 de diciembre de 2013, un año que ya se va volando hacia la izquierda, que dicen que representa el pasado...
¿No os parecen una auténtica preciosidad? ¿Una obra de Arte que sólo el cielo nos da? ¿No vale la pena levantarse temprano para contemplar el amanecer?


Y como un clavo, de nuevo a las 7'30h, despierto como si alguien me avisara de que ya es la hora, y despierto con la única compañía que me ha quedado, mi pequeña gatita Mini, que decidió no crecer y con su carita de expresión ingenua femenina y divertida, (como decía Paco) me mira interrogante preguntándome si me levanto.


Se despereza, nos desperezamos al mismo tiempo y nos levantamos corriendo hacia la ventana como quien espera un regalo sorpresa... Ahi estaban las dos fieles guardianas farolas encendidas todavía señalando las luces del horizonte que ya se abrían.


El café la cámara y corriendo hacia la terraza...


Qué maravilla..., siempre la misma expresión, pensando que Paco se lo está perdiendo. Pero entonces veo cómo me mira y me sonríe y me dice que no, que lo estamos viviendo y contemplando juntos.


Y sonriente y enamorada sigo disparando la cámara a todo lo que el cielo el Sol y la mar me ofrecen.

La fiel barquita que parece no querer alejarse de las primeras luces y rayos solares...

Las gaviotas, cormoranes, garzas, palomas, estorninos o vencejos...

Todas las aves con sus cantos elevan el vuelo formando siluetas distintas...


Me falta cámara, me falta objetivo, me falta rapidez...


Y me sobra tiempo, el que quisiera haber retenido este año para que él siguiera vivo, para seguir despertando juntos contemplando y fotografiando amaneceres, atardeceres... para seguir sonriendo y agradeciendo...


Y pienso en este año 2013 que ya se va volando... quedando atrás muchos sentimientos, muchos llantos, muchos sufrimientos y un gran vacío, que solo a veces llena el amanecer en estos momentos tan íntimos,
sintiendo, siempre, que el cielo está conmigo, que nos mantiene unidos y nunca más nos separará. Cada día que pasa es un día más que queda atrás, y cada día que pasa es un día más que estoy más cerca para llegar.


Es así como vivo cada despertar, es así como recibo y doy vida, es esta ahora mi simple, sencilla, y única forma de poder seguir amando y seguir viva, de seguir alimentando y trascendiendo la belleza y la armonía de la vida. Aunque sea repetitiva, cada día es distinta, cada día es una nueva vida, una vieja vida.
Doce imágenes distintas en un solo amanecer.

Fotos y texto

© EVA HUARTE

(Ninguna fotografía está manipulada con Photoshop, sólo en dos he aumentado un poco la intensidad)

2 comentarios:

  1. ¿Has leído el libro de Joan Didion, El año del pensamiento mágico? En tus palabras me resuenan las del autora, en ese recuerdo profundo y potente de esa persona que intuyes cerca de ti contemplando esos amaneceres y atardeceres, en ese desafío al tiempo para hacerlo denso y creativo en la soledad. Muy hermosas fotos que dejan constancia inmaterial de la belleza contemplada por tus ojos que procuran impregnarse de plenitud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no lo he leído, Joselu, ahora he mirado por internet y sin duda voy a leerlo, como dice la crítica; "Quien haya vivido un duelo se identificará en cada una de las palabras". Y es verdad, como dices, que procuro impregnarme de plenitud, todo es insuficiente para llenar el terrible vacío... Por eso la necesidad de unión, de respeto y comprensión... Por eso la necesidad de belleza imágenes y palabras... aunque todo es nada.

      Gracias por tu consejo literario y acertado comentario

      Eliminar