jueves, 14 de noviembre de 2013

Extraño atardecer, jueves 14 de noviembre 2013

 

Como casi no tengo ganas de hablar de casi nada y casi todo me hierve por dentro intento relajarme paseando por la playa desierta, y empiezo de nuevo a acariciar las cámaras de fotos con antigua y amada familiaridad, poco a poco. El precioso otoño lo facilita también, con sus colores de amaneceres y atardeceres, aunque pocos amaneceres he visto este año desde que cambiaron el horario, y quizá porque los amaneceres de oro me recuerdan demasiados amaneceres que prefiero no revivir en soledad, para no despertar la insoportable añoranza de felicidad. Nos hemos quedado muy solas mi gatita Mini y yo, y las dos hemos perdido la alegría. La casa ya no es la misma, ni Mini es la misma gatita alegre y divertida, ni yo...


Voy fotografiando casi cada atardecer intentando no perder este aliciente, y luchando con la bandera del vecino que me tapa una parte del paisaje, pero sé que cada puesta de Sol es distinta, aunque el paisaje sea casi siempre el mismo. Y el de hoy ha sido un atardecer extraño, no pensaba que fuera especial por el día nublado con el sol asomándose a ratos. He subido a la terraza para recoger la ropa tendida y he visto unas preciosas luces naranjas y oro entre sombras. Justo como el día, el Sol luchando por salir de la franja de nubes parecía la Luna,  o parecía él mismo saliendo de un eclipse...


Y las gaviotas, que me han acompañado en mi paseo por la playa a mediodía mirando al mar (siempre de cara al viento) volaban revoltosas casi en círculo, (que suele indicar cambio de tiempo), dando al paisaje y a las fotografías un poco más de misterio. He recodado el cuadro de Van Gogh Trigal con cuervos, que aunque le dieron la fama de ser el último cuadro del artista en la película El loco del pelo rojo, interpretada magníficamente por Kirk Douglas, y basada en la novela del mismo título original  Lust for life de Irving Stone, no fue realmente el último cuadro de Van Gogh... (clic aquí para ver).

Pero algo le pasa a mi cámara o a mí o al blogspot, aunque pase las fotografías directamente de la cámara, nítidas y correctas, al pasarlas al blog salen relieves extraños que rompen la nitidez. Soy un desastre con las tecnologías, así que si alguien puede explicarme qué puede ser lo agradeceré. Clicando sobre las fotografías se ven ampliadas y con más detalle esos relieves y ondas.

Así que hoy no he podido poner las fotografías que quería, disculpas, solo he podido colgar éstas donde se ven menos relieves, y al menos da una idea del extraño atardecer de hoy... Hay tantas cosas extrañas...
Como dice Scarlett O'Hara al final de la película Lo que viento se llevó; mañana será otro día.

(Texto y fotos Eva Huarte)


No hay comentarios:

Publicar un comentario