lunes, 25 de noviembre de 2013

Despertar estornudando, sin ISON


Sí, así he despertado hoy lunes 25 de noviembre, lo intuía. La madrugada del pasado viernes 22, intentando ver y fotografiar al famoso cometa ISON -que sólo algunos privilegiados han logrado fotografiar y hacer su seguimiento-, sentí frío, eran las 6 de la madrugada, justo esa hora inhóspita en que cae la noche y el cielo empieza a clarear antes de las primera luces y rayos del Sol. En el horizonte mar había una gruesa capa de nubes que atrasó la salida del Sol  impidiendo también ver al cometa, y estuve en la terraza más tiempo del previsto sintiendo el frío de madrugada. A partir de ese momento intenté recuperar el calor, con buenos calditos y abrigo, pero hoy, definitivamente, los estornudos matinales me confirman que he pescado un buen resfriado otoñal, y sin pescar el ISON. Al menos, eso sí fue fácil, fotografié la Luna menguante de madrugada sobre la preciosa constelación de Orión, que nos acompañará como siempre en el cielo de las largas noches de invierno.


A pesar de los estornudos no he podido evitar subir de nuevo a la terraza para fotografiar, al fin, una limpia salida del Sol que ha empezado con manchas de fuego entre pequeñas nubes blancas a su alrededor. Y ahí aparecía la típica barquita de pescadores que cada día, a la misma hora, sale enamorada hacia el mar atraída por los primeros reflejos dorados, como si hubiera hecho una promesa íntima y sagrada de atravesar la estela Solar, sin saber que de lejos sigo su ceremonia y saludo matinal.


Las fotografías están hechas con segundos de diferencia, como se puede ver por el Sol un poco más alto y redondo, la barca acercándose a la estela Solar y la estela del avión hacia la izquierda acércandose a las ramas de los árboles. Lo curioso de hoy era ese halo que tenía el Sol alrededor, podría pensar que es un reflejo de sí mismo entre las nubes, pero he empezado a estornudar de nuevo y me he puesto a reír, pensando que quizá el Sol está resfriado también y ha estornudado conmigo. Las fotos no son nada del otro mundo, un poco estilo Walt Disney, pero las cuelgo en el blog porque así voy comprobando si va mejorando el problema de distorsión de imágenes que tengo hace días, o quizá ha sido un simple resfriado del blog. Parece que hoy va mejor, aunque cosas raras van pasando por el cielo y la Tierra, según Ramon Naves y rigurosos astrónomos -aunque se llamen a sí mismos aficionados-, se están descubriendo y observando varios cometas y objetos Distantes acercándose a la órbita de la Tierra como hasta ahora no recuerdan...  Parece que por el cielo hay mucho tránsito de fenómenos naturales y artificiales... De momento no puedo decir más. Sigo los pasos de los que realmente saben de estos movimientos y nos van informando.

La verdad es que me he levantado de mal humor por el resfriado, pero como siempre, la salida del Sol me ha llenado de belleza y optimismo, anunciando un día brillante azul y limpio. Sin ISON.

Texto y fotos

© EVA HUARTE

2 comentarios:

  1. Eva, no digas que las fotografías no son bellas porque no es cierto: son maravillosas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buena amiga eres, Francisca ¡Gracias! Y feliz día
      Con abrazo calentito para el resfriado :)

      Eliminar