lunes, 11 de noviembre de 2013

Atardeceres de otoño mediterráneo, noviembre 2013


Este otoño es especial, sin vientos ni lluvias, apenas un día de ligera niebla y temperaturas casi estivales. Los cuatro gatos afortunados que coincidimos en la playa seguimos bañándonos en el mar con el agua a la misma temperatura del aire. Si por mí fuera firmaría para todo el año este agradable otoño mediterráneo.


Y cada día se repiten los espectaculares atardeceres, las magníficas puestas de Sol de otoño, las más bonitas del año; rojos azules, verdes, violetas, rosas, naranjas, oros... Casi cada día puedo disfrutar del momento mágico del atardecer y fotografiarlos. Ayer domingo, 10 de noviembre, se inundaron las redes sociales de fotografías de la puesta de Sol, quizá porque era domingo muchas personas pudieron contemplarlo y fotografiarlo. Aunque aquí, ayer, no fue de los mejores atardeceres que he visto.


Hace unos días ya puse un par de fotografías del atardecer del día 5 de noviembre, (clic aquí para ver) pero de todos los atardeceres que he visto contemplado disfrutado y fotografiado en este mes de noviembre, de momento, me quedo con el precioso atardecer anochecer del pasado día 8, y esta es mi fotografía preferida, aunque dominen los azules, lo tiene todo, con esas nubes y contrastes como pinceladas perfectas.


Este atardecer ha sido de momento el más espectacular, abarcaba casi todo el cielo, de Poniente a Este, tuve que subir a la colina para poder captarlo entero, y ni así. Los colores cambiaban a cada trozo del cielo, como una línea de separación en medio del mar, como un abanico abierto o la más refinada paleta del mejor pintor. Inevitablemente pensaba en Dalí y sus nubes y cielos del Empordà.


Estas cinco fotografías son del mismo día, del mismo atardecer en distintos momentos, y ¡¡sin pasar por Photoshop!! Apenas subir un poco el contraste o intensidad. Y esta última fotografía está un poco movida, ya estaba oscuro y no llevaba el trípode, pero igualmente me parece una preciosidad, una inspiración para plantar el caballete y volver a pintar, o quizá inspire a alguien más. Me enamora siempre la figura de la montaña de Montjuïc al fondo con su faro verde intermitente como una ballena a punto de devorar el mar.

Hoy he recordado algunos amaneceres de otoño de 2011, (clic aquí para ver) y el vídeo que hizo mi amigo Antonio, dándome libertad para elegir la música. Y elegí sin pensarlo Zadok The Priest de Händel. Y hoy se lo dedico, por ser un día especial para él. ¡Felicidades Antonio! Y siempre gracias.



Seguiré poniendo fotos de estos preciosos atardeceres de otoño mientras el cielo siga así de generoso.

Texto y fotos

© EVA HUARTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario