viernes, 20 de septiembre de 2013

Memorias de otoño... hojas secas


Sé que a la mayoría de personas no les gusta leer cosas tristes, memorias tristes, y me pongo la primera, aunque a veces, como la vida misma, sea inevitable. Como hoy, 20 de septiembre, a esta hora, casi a la una de mediodía mientras escribo estas palabras, se cumple el primer aniversario de la desaparición de mi preciosa, fiel, cariñosa y bondadosa gata Mina, y a quien le dediqué dos escritos aquí en este blog:

 http://ehuarte.blogspot.com.es/2012/09/a-ti-la-gata-mas-buena-y-mas-bella-del.html

Ya expliqué cómo sucedió, por suerte o por desgracia no lo vi, fue poco después de haber salido hacia la estación para subir al tren hacia Barcelona, donde me esperaba Paco para comer y asistir más tarde a la inauguración de una exposición de fotografías. Al día siguiente, al volver a casa a mediodía, encontré su ausencia, y la terrible noticia... Enseguida llamé a Paco para decírselo ahogándome en llanto, él lloraba también al oírme, porque también la adoraba, y también decía que era una gata fiel, inteligente, guapísima y buenísima... Durante todo el día Paco no dejó de llamarme a cada momento para saber cómo estaba, diciendo que podía combinar el trabajo para venir al día siguiente y estar conmigo unos días, sabiendo cuánto adoraba a mi fiel y adorable Mina, mi fiel y dulce secretaria, como la llamábamos y así la conocían mis amistades en Facebook, por tantas bonitas y divertidas fotografías de ella que siempre ponía.


Al día siguiente vino enseguida dispuesto a cuidarme unos días, haciendo la comida, preparando unas flores para poner a Mina en el lugar donde perdió la vida, y haciendo fotografías desde la ventana mientras colocaba las flores en el punto fatídico, y de nuevo por la noche cuando brillaban... Enseguida hice otro post aquí en mi blog con su ayuda y sus fotografías:

http://ehuarte.blogspot.com.es/2012/09/hasta-siempre-querida-mina-entre-flores.html


Paco fue mi gran consuelo, mi paño de lágrimas en aquellos momentos, justo cuando empezaba el equinocio de Otoño... Y por nada podía imaginar que al cabo de unos meses, apenas estrenada la Primavera, Paco desaparecería  también  para siempre, y nada ni nadie me ha podido ni me puede consolar de su pérdida y ausencia; ni el tiempo ni las mejores amistades, ni el mar ni el Sol ni la Luna ni las estrellas, que siempre me ayudaron a levantarme de todas las caídas y a sobrellevar todas las tistezas de esta extraña vida...


Este año, en estos mismos días de final de verano inicio de otoño, hemos perdido a varios poetas, historiadores, escritores... Joaquim Horta, Martí de Riquer, Juan Luis Panero... El otoño es nostálgico por naturaleza, es la añoranza de los días alegres de verano, es la caída de la hoja seca... Justo la noche anterior de la desaparición de Panero, hablaba por Skype con una amiga diciéndole cuánto necesitaba y cuánto me habría gustado ir los primeros días al lugar donde desapareció Paco, en La Falconera, y enterrar allí mismo sus cenizas, en el lugar que él eligió, ponerle unas flores, una poesía, incluso una de sus músicas preferidas, llorarle ahí cuanto quisiera...Y volver a casa reconciliada con su ausencia habiéndole hecho una mínima ceremonia humana, como a él le habría gustado... Y no la fría y escueta despedida católica que hicieron. Nada de lo que le habría gustado a Paco se ha hecho, manda la familia, y aún están por enterrar sus cenizas...


Hoy es un día precioso, con el mar como un zafiro y el Sol brillante como un diamante, noches de Luna llena también. Y revivo esos extraños días y noches de duelo por Mina, por Paco, por mis dos grandes amigos y amores en estos últimos años de mi otoñal vida, que con su ausencia no han hecho más que eternizar el amor que nos profesábamos y compartíamos, pensando también, que mi gata Mina, tuvo una ceremonia más sensible humana y bonita que Paco, aunque en casa, en la playa y en las colinas donde íbamos, le hago siempre sencillas y bonitas ceremonias, y hace unos meses le planté también unas flores en La Falconera http://ehuarte.blogspot.com.es/2013/06/flores-en-la-falconera.html
Hoy pondré unas flores secas que duran todo el año...

Y en memoria a los poetas y seres amados dedico este post, y transcribo un precioso poema de Juan Luis Panero que ayer puso un buen amigo en Facebook, recordando al poeta fallecido hace unos días:

 Lo que queda después de los violines (Juan Luis Panero, 1942-2013)

Cuando te olvides de mi nombre,
cuando mi cuerpo sea sólo una sombra
borrándose entre las húmedas paredes de aquel cuarto.
Cuando ya no te llegue el eco de mi voz
ni el resonar cordial de mis palabras,
entonces, te pido que recuerdes que una tarde,
unas horas, fuimos juntos felices y fue hermoso vivir.
Era un domingo en Hampstead,
con la frágil primavera
de abril posada sobre los brotes de los castaños.
Pasaban hacia la iglesia apresuradas monjas
irlandesas, niños, endomingados y torpes, de la mano.
Arriba, tras los setos, en la verde penumbra
del parque dos hombres lentamente se besaban.
Tú llegaste, sin que me diera cuenta apareciste y empezamos a hablar
tropezando de risa en las palabras, titubeantes
en el extraño idioma que ni a ti ni a mi pertenecía.
Después te hiciste pequeña entre mis brazos
y la hierba acogió tu oscura cabellera.
A veces las cosas son simples y sencillas
como mirar el mar una tarde en la infancia.
Luego la escalera gris, larga y estrecha,
la alfombra con ceniza y con grasa,
tus pequeños pechos desolados en mi boca.
Sí, a veces es sencillo y es hermoso vivir,
quiero que lo recuerdes, que no olvides
el pasar de aquellas horas, su esperanzado resplandor.
Yo también, lejos de ti, cuando perdida en la memoria
esté la sed de tu sonrisa me acordaré, igual que ahora,
mientras escribo estas palabras para todos aquellos
que un momento, sin promesas ni dádivas, limpiamente se entregan.
Desconociendo razas o razones se funden
en un único cuerpo más dichoso
y luego, calmado ya el instinto
y rezumante de estrenada ternura el corazón,
se separan y cumplen su destino,
sabiendo que quizá sólo por eso
su existir no fue en vano.


(J.L. Panero)
 ........................................

Gracias por haber existido.

(Texto y fotos Eva Huarte)

6 comentarios:

  1. Un abrazo, Eva. Mina fue feliz... :) Paco mira por ti desde arriba. La vida sigue ataviada de recuerdos, nostalgias y momentos a veces incluso dulces. A veces.
    Más abrazos. Yo también tengo gatas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Elena, sé que Mina fue muy feliz y fue directa a las estrellas. A Paco lo siento aún aquí aunque me mire también desde las estrellas, y procuro también que esté feliz, aunque todo no esté en mis manos. Hay momentos dulces y momentos amargos, de eso se compone la vida, después, no sabemos nada.
      Un fuerte abrazo. Y gracias.

      Eliminar
  2. Hola Eva el dolor es personal, por que cada dolor tiene su propio dueño, Es duro pensar que los seres que han dado sentido a nuestra vida ya no están,pero dentro de mi locura algo me dice que aunque no estén en materia durante un tiempo están con los que amaban,repito lo he pensado y gracias a ello durante un tiempo he podido decirles "nos vemos en el cielo ".Y poder seguir aunque mi corazón está herido.Besos a los tres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si cada dolor tiene su dueño, Ricard, creo que es el dolor que se adueña de nosotros, y esta sí es la lucha interna personal, intentar superarlo, pero cada experiencia que te trae la vida, por dura que sea, hay que vivirla sin intentar enmascararla, y creo que solo así puedes continuar en paz contigo misma.
      Gracias por tu comentario. Besos.

      Eliminar
  3. NO OLVIDAR, MANTENER UN LUGAR EN LA MEMORIA, PARA RECORDAR, AHORA Y SIEMPRE, A LA BUENA GENTE. Y a los seres vivientes, amig@s del reino animal, que nos han acompañado en momentos de nuestra vida cotidiana.
    Tener muy presente a la buena gente, cercana, lejana o ausente, aquí en nuestro mundo terrenal, cómo en el universo, finito o infinito, lugar de nuestro origen y destino, lugar de estrellas, de luz, energía, vida.

    En mis paseos por los diferentes barrios de facebook, muy al principio de llegar, Paco Elvira fué de las primeras personas con quién establecí vecindad y amistad propia de la red social. Me gustó su profesión , me gustó él cómo persona, tanto por lo que se puede ver en facebook, cómo en su Blog y en su forma de relacionarse con sus amistades de siempre, más cercanas e íntimas.


    Pero dos características han quedado gravadas en mi memoría, creo que para siempre (o sea el resto de mi vida, pues después confio en encontrarme con él allá en el lugar más bello del universo, fotografiando, a su manera). Una es el parecido, sobre todo en la mirada y rasgos de su cara, con mi padre, fallecido hace muchos años. Es una cara, una mirada llena de luz, de buena persona, de generosidad y fidelidad, de trabajador esforzado, de luchador en su cotidianidad.


    La segunda característica es muy sencilla, es una de "sus marcas de la casa", sus "Fotos desde mi ventana". Ahora, cuando veo una foto hecha desde una ventana, o yo me encuentro en una posición de hacer la foto yo mismo (dificil, pues no soy practicante de la fotografía, ni llevo cámara encima), aparece su cara, su mirada, o una de sus fotos hechas desde la ventana (Un banco vacio, una luz, personas,...).


    Así de sencillo sucede,. que las personas que nos han provocado una emoción positiva, importante, quedan habitando en nuestro universo interior. Una circustancía, una caraterística, una experiencía común, le abren de par en par la entrada a nuestras memorías, en vida presente o en ausencía presente.


    A Paco Elvira le doy las gracias por su amabilidad durante el tiempo que compartimos la red social y por su generosidad de siempre, por su aportación a mi bienestar (La buena gente lo hace), por ayudarme a sostener la confianza en las personas.

    Un abrazo para tí, Eva, que has disfrutado del privilegio de conocerle y compartir su vida cotidiana con la tuya. Para mí, Paco, tú, personas que se esfuerzan en afrontar sus dificultades, sóis el ejemplo de buena gente, de personas que, cómo escribió el poeta Brecht, "viven y transforman el mundo".

    "A la buena gente se la conoce
    en que resulta mejor
    cuando se la conoce.


    La buena gente
    invita a mejorarla,
    porque ¿qué es lo que a uno
    le hace sensato?
    Escuchar y que le digan algo.


    Pero, al mismo tiempo,
    mejoran al que los mira y a quien miran."


    Conocer, aún con los límites de internet (red sin límites, parece), a Paco Elvira me ha mejorado y lo seguirá haciendo, estoy convencido.


    Tienes un lugar en mi memoria, Eva, como, ya sabes, lo tiene Paco. Me gusta mucho tu capacidad de transmitir, con tus escritos y tu fotografía, tus experiencías, vivencias, emociones, manera de ver a las personas y al mundo. Con respeto, mucho afecto y cordiales abrazos, , te deseo lo mejor, que la felicidad anide en tu alma, acompañando el dolor natural de la perdida, pero también cual homenaje a tu capacidad de amar y al hecho de haberla compartido con Paco, otra persona amante de amar.

    Una sonrisa, un pensamiento, en recuerdo de tu preciosa, fiel, cariñosa y bondadosa gata Mina. Una linda compañera de momentos felices en tu vida.

    Un petó, guapa!!


    Sebastià

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu agradecido y generoso comentario, sebastia, agradezco tus bonitas palabras y las del precioso poema de Brecht, "mejoran al que los mira y a quien miran". Borges tiene un precioso poema que viene a decir lo mismo... será que es verdad.

      Espero, eso sí, no estar solo en tu memoria y seguir presente con mis fotografías y mis largos escritos. Como decía Lucio Séneca; "Algunos escriben demasiado porque no quieren decirlo todo". También me parece precioso.

      Una abraçada, Sebastià.

      Eliminar