miércoles, 17 de julio de 2013

Dudas y deudas olímpicas

                          

Los fines de semana ahora son más tristes, solíamos pasarlos juntos, y lo tengo todo mucho más presente, revivo cada momento de nuestros encuentros y despedidas, y especialmente, nuestros últimos días, nuestras últimas horas, y nuestra última despedida, sin saber que sería la última, pocas horas antes de su desaparición. Dicen que se tarda un año en pasar la primera fase del duelo, reviviendo cada fecha importante, cada día, cada semana, cada mes, cada estación... No lo sé, no tengo experiencia, ni sé si tengo ni tendré ese año de vida para saberlo, ya que la vida, una vez más, me ha demostrado que no sabemos nada de nuestro destino individual, ni del destino de la humanidad.

Este fin de semana recordé que el pasado año en estas fechas Paco me llamó diciendo: Mañana es el cumpleaños de Andrea, y me ha dicho; papa ¿puedes ir a casa de Eva? quiero hacer una fiesta. Y quieren estar solos con su novio Javi y los amigos. Los dos nos reímos, y le dije que además de felicitar a Andrea le diera las gracias, ya que pasamos un fin de semana extra, más largo bonito y divertido. Me explicó desde el principio cómo fue su matrimonio, su tardía paternidad, coincidiendo casi con la inauguración de los Juegos Olímpicos en Barcelona, el 25 de julio de 1992, y le explicaba que dos años antes, en 1990, huí de la ciudad porque no podía vivir ni trabajar entre una mayoría social adorando al vellocino de oro, traído por Juan Antonio Samaranch, y contra el que habían luchado años antes, con pintadas por las calles con frases como Samaranch fot el camp, (lárgate, sería la traducción). Si queréis saber más podéis leer la entrevista que me hicieron para el diario virtual tenemos la palabra: http://tenemoslapalabra.com/component/content/article/902?comment_id=2738


(Dedicatoria de Paco Elvira en su libro LA TRANSICIÓN ESPAÑOLA)

Y pensaba en la tristeza que me provoca el hecho de que la hija de Paco no me haya dejado ir a su casa para recuperar mis cosas, que para ella no tienen ningún valor y para mí mucho. Qué poco podía imaginar él, y qué poco imaginaba yo también, que su hija me cerrara las puertas de su casa que él me abrió, como yo le abrí las de mi casa donde prácticamente convivíamos desde el principio, ya que Andrea hacía su vida con su novio, y Paco se sentía cada vez más extraño en su propia casa. Luego estaban las dudas, deudas, los problemas económicos que él intentaba esconder, en parte por vergüenza, y en parte porque intentaba solucionarlos comprometiéndose cada vez más a trabajos inútiles o mal pagados, que no le solucionaban nada. Lo malo es que veo que cada vez será peor. Decía y decíamos. Y por eso también ya habíamos decidido buscar casa juntos, ya que mi piso es demasiado pequeño para tantos cuadros libros papeles y fotos que tenemos los dos.


(Vestido y pendientes Christian Dior. Capelina en terciopelo rojo del magnífico modisto español Pedro Rodriguez. Entonces no era una riqueza de artificio.)

Y he recordado nuestras largas e interesantes conversaciones, (decía siempre él), de cómo cuándo y porqué empezó la terrible crisis que nos afecta a todos y no parece tener salida, entre otros temas.Y siempre me insistía en que escribiera un libro de todo lo vivido, has tenido experiencias que pocas personas han tenido, no sólo por pertenecer al mundo periodístico de la vieja escuela, sino por pertenecer  a una de las familias más importantes del país, y conocer personas importantes...  Recuerdo entonces que me pidió una fotografía en papel que salió entre libros aquí en mi casa, una foto de hace muchos años, con Bibis de Samaranch, tía por parte de mi exmarido, y hacer una copia escaneada diciendo que le gustaría tenerla. Semanas después me comentó que quería hacer un post en su blog con mi foto. Y le dije que no, que no había ningún motivo para sacar esa foto. Pero era insistente en todo, y días después me dice por correo en Facebook que ya tiene el texto preparado para su blog poniendo mi foto, si me das permiso, volvía a decirme. Copio y pego el texto que me envió el 1 de noviembre de 2012:

  • 1 de noviembre de 2012
  • Paco Elvira

    Bon dia Evita,
    Te gusta este título para mi post: 'Bibis de Samaranch. Recuerdos de sesiones fotográficas con famosos'.
    Beso y abrazo fuertes****
  • Eva Huarte

    Bon dia Paquito,
    no tengo idea de lo que pondrás, así que no lo sé si el título está bien
    No pondrás mi foto eh?
  • Paco Elvira

    Claro. Es una excusa para poner tu foto, si me das permiso
  • Eva Huarte

    Llámame y lo hablamos, no lo tengo claro
    Paco ElviraHola cariño,
    Este es el texto:
    El otro día revolviendo papeles viejos me encontré con este tarjetón escrito a mano.
    Era un tarjetón escrito a mano que me envió Bibis Samaranch tras una sesión fotográfica en su casa para la revista Panorama. Todo un detalle.
    Recuerdo que para la sesión utilicé una Nikon F3 con varias ópticas, en este caso un 85 mm f:1,8, película Fujichrome de 100 ASA, cámara en trípode y con un toque de flash Nikon SB 24 tal como explico en 'Como utilizar el flash de forma correcta'.
    Aquó podéis ver otra foto, aunque esta no es mía, de la señora Samaranch acompañada de Eva Huarte, que les tomó un fotógrafo de la revista Up&amp&Down.
    Luego hablamos
    Muacccccccc!

Le dije de nuevo que no venía al caso, que era una fantasmada. Es para que sepan que cuando hablas lo haces con conocimiento de causa, que conoces secretos y movimientos de las altas esferas... Insistí en que no, además, el texto está lleno de faltas, y el fotógrafo era Josep Mª Bayona, de la revista Hola. Aunque la fiesta fue en Up&Down.
-Pues va, escribe tú el texto que quieras y me lo mandas. Una cosa cortita.
-Ya sabes que si empiezo no paro. Me sale un libro.
-¡Pues escribe un libro!
-Ya lo hice, y no me lo quisieron publicar durante años, por criticar al presidente olímpico y presidente de La Caixa... Ya lo sabes...
-Pues empieza otro libro.
-Ya lo tengo empezado. Pero creo que no vale la pena, a nadie le interesa la verdad, y menos de hace tantos años.
-Claro que interesa, puedes ayudar a que la gente entienda muchas cosas de las que están pasando ahora, y a mí también me interesa... Aunque ya tengo información privilegiada... 
Nos reímos. -Eres un manipulador, haces ver que lo haces por mí y lo haces por ti.
-Claro, pero así verán también que mi chica es un pozo de sabiduría y no habla por hablar.
-Pelota llegas a ser...
-Contigo ya sabes que no. Va, lo hablamos este fin de semana. ¿Qué me harás para comer?
-Lo de siempre, un poco de pescado con arsénico.
-Vaya por dios, qué se la va a hacer...

Y volvimos a reírnos. Aquél fin de semana volvimos a comentar el tema, y quedamos en que de momento no, que el apellido Samaranch era un lastre para mí, que sacara su tarjetón firmado por Bibis y sus retratos de famosos, pero no mi foto sin venir a cuento. Insistió en que la gracia era sacar mi foto.

Y esta es una de mis fotografías que me gustaría recuperar del ordenador de Paco Elvira, en su casa. Y ahora pienso que tendría que haberle dicho que sí, al fin y al cabo, era una tontería, y él habría cubierto otro post de su blog diario, que tanto tiempo le absorbía y del que decía ya estar muy cansado. Le dije que empezara a sacar posts antiguos de su blog, que no era necesario que siguiera haciendo uno nuevo cada día. Y así empezó a hacerlo. Insistiendo siempre en publicar el post con mi fotografía. Por eso ahora la publico, y recordando su desesperación por esa terrible estafa que fueron las Olimpiadas en Barcelona, se hicieron grandes mejoras en la ciudad, sí, pero invirtiendo un dinero fantasma, del que hemos arrastrado la deuda hasta hace poco, con consecuencias de proyectos salomónicos intentando hacer lo mismo por lo que acusaron y expropiaron las empresas de Rumasa; tapar un agujero con otro. Típico sistema económico español... Fue un tiempo de artificio, una democracia de artificio, y una riqueza de artificio. Incluso la flecha lanzada para encender la llama en el pebetero olímpico fue falsa. Como podéis comprobar en el vídeo que encabeza este post. El encendido fue automático, no por la flecha lanzada. Pero todo el mundo ante las pantallas del televisor exclamó: Ooooooh... Se impusieron las tecnologías como futuro inmediato y muestra de inteligencia superior, los bancos prestaban dinero fantasma también... Deudas...

Y el tema es largo. Así que en honor a Paco, voy a seguir escribiendo el libro, siempre con la duda de si puede interesar a alguien lo vivido y ocurrido... Pero ya es una deuda conmigo misma, y con él.

Eva Huarte


10 comentarios:

  1. Si sóc capaç d'escriure'l. Gràcies Anna.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias a ti por tu lectura y comentario, Francisca.
      Un beso

      Eliminar
  3. ¿Que si interesa?¿Estás de guasa? Aun hoy sobrevive el mito Samaranch tanto como para pasar de puntillas sobre sus relaciones con el regimen franquista, por poner solo un pequeño ejemplo.

    La memoria es un ejercicio de higiene mental, individual y colectiva. Demasiadas ganas de olvidar (de no pensar) han dado lugar a tanta podredumbre como la que nos inunda.

    Un abrazo Eva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo en lo que dices, Oddiseis, aún hoy pasan de puntillas sobre sus relaciones franquistas, pero piensa que en aquella época, todos los que querían enriquecerse, lo eran, lo mismo que ocurrió después en la época de transición o falsa democracia, poniendo alfombras rojas al mismo que pocos años antes habían echado a patadas. Por dinero. Lo que te demuestra que es cierto lo que dicen los grandes historiadores, que las sociedades acaban haciendo lo mismo que critican.

      Y es verdad también lo de la memoria, aunque a veces hago lo posible por perderla. Creo que estaría bien que todos hiciéramos limpieza.

      Un beso.

      Eliminar
  4. Desconeixent el passat no podem comprendre el present. Segur que hi ha records dolorosos i per aquesta mateixa raó cal desenfundar-los i airejar-los per no tornar-los a guardar.
    Som-hi Eva!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ho deia Descartes, "S'ha de recordar el passat per a entendre el present i imaginar el futur".
      Gràcies Maria!

      Eliminar
  5. Ay Eva ...qué poco o nada sabe nadie de tí. Recuerdo cómo hará unos cuatro años te buscaban los de tele5 para un programa...y estuviste en mi casa de la calle Bailén –pegadita a la que fue de los Samaranch- probándote vestidos.Y al final mandaste a paseo a la periodista y al programa, y ofrecían una pasta...doy fe, estuve en las negociaciones-.Menuda foto...estás espectacular.Qué poquito te saben, qué menos te han respetado esa serie de kumbayás, Marinubes y corros subvencionados de la vieja cultureta.Pero si no dan ni para un gazpacho cuando tú te comías el caviar a cucharadas, para darles la patada a todos en las narices y largarte a vivir a una isla...no te conocen.Yno tienen ni idea de lo que se pierden.
    Consuelo Gdel Cid

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya fui a una isla, y voy y vuelvo las veces que haga falta. Esa foto le gustaba mucho a Paco, estaba casi obsesionado por publicarla, decía lo mismo que tú, "no et coneixen, no tenen idea de com éts". Y siempre le contestaba lo mismo, "tant li fa, aquesta és la meva llibertat". Y conmigo se sentía libre, y feliz. Y eso me hace feliz a mí también.

      Un beso

      Eliminar