miércoles, 17 de julio de 2013

Dudas y deudas olímpicas

                          

Los fines de semana ahora son más tristes, solíamos pasarlos juntos, y lo tengo todo mucho más presente, revivo cada momento de nuestros encuentros y despedidas, y especialmente, nuestros últimos días, nuestras últimas horas, y nuestra última despedida, sin saber que sería la última, pocas horas antes de su desaparición. Dicen que se tarda un año en pasar la primera fase del duelo, reviviendo cada fecha importante, cada día, cada semana, cada mes, cada estación... No lo sé, no tengo experiencia, ni sé si tengo ni tendré ese año de vida para saberlo, ya que la vida, una vez más, me ha demostrado que no sabemos nada de nuestro destino individual, ni del destino de la humanidad.

Este fin de semana recordé que el pasado año en estas fechas Paco me llamó diciendo: Mañana es el cumpleaños de Andrea, y me ha dicho; papa ¿puedes ir a casa de Eva? quiero hacer una fiesta. Y quieren estar solos con su novio Javi y los amigos. Los dos nos reímos, y le dije que además de felicitar a Andrea le diera las gracias, ya que pasamos un fin de semana extra, más largo bonito y divertido. Me explicó desde el principio cómo fue su matrimonio, su tardía paternidad, coincidiendo casi con la inauguración de los Juegos Olímpicos en Barcelona, el 25 de julio de 1992, y le explicaba que dos años antes, en 1990, huí de la ciudad porque no podía vivir ni trabajar entre una mayoría social adorando al vellocino de oro, traído por Juan Antonio Samaranch, y contra el que habían luchado años antes, con pintadas por las calles con frases como Samaranch fot el camp, (lárgate, sería la traducción). Si queréis saber más podéis leer la entrevista que me hicieron para el diario virtual tenemos la palabra: http://tenemoslapalabra.com/component/content/article/902?comment_id=2738


(Dedicatoria de Paco Elvira en su libro LA TRANSICIÓN ESPAÑOLA)

Y pensaba en la tristeza que me provoca el hecho de que la hija de Paco no me haya dejado ir a su casa para recuperar mis cosas, que para ella no tienen ningún valor y para mí mucho. Qué poco podía imaginar él, y qué poco imaginaba yo también, que su hija me cerrara las puertas de su casa que él me abrió, como yo le abrí las de mi casa donde prácticamente convivíamos desde el principio, ya que Andrea hacía su vida con su novio, y Paco se sentía cada vez más extraño en su propia casa. Luego estaban las dudas, deudas, los problemas económicos que él intentaba esconder, en parte por vergüenza, y en parte porque intentaba solucionarlos comprometiéndose cada vez más a trabajos inútiles o mal pagados, que no le solucionaban nada. Lo malo es que veo que cada vez será peor. Decía y decíamos. Y por eso también ya habíamos decidido buscar casa juntos, ya que mi piso es demasiado pequeño para tantos cuadros libros papeles y fotos que tenemos los dos.


(Vestido y pendientes Christian Dior. Capelina en terciopelo rojo del magnífico modisto español Pedro Rodriguez. Entonces no era una riqueza de artificio.)

Y he recordado nuestras largas e interesantes conversaciones, (decía siempre él), de cómo cuándo y porqué empezó la terrible crisis que nos afecta a todos y no parece tener salida, entre otros temas.Y siempre me insistía en que escribiera un libro de todo lo vivido, has tenido experiencias que pocas personas han tenido, no sólo por pertenecer al mundo periodístico de la vieja escuela, sino por pertenecer  a una de las familias más importantes del país, y conocer personas importantes...  Recuerdo entonces que me pidió una fotografía en papel que salió entre libros aquí en mi casa, una foto de hace muchos años, con Bibis de Samaranch, tía por parte de mi exmarido, y hacer una copia escaneada diciendo que le gustaría tenerla. Semanas después me comentó que quería hacer un post en su blog con mi foto. Y le dije que no, que no había ningún motivo para sacar esa foto. Pero era insistente en todo, y días después me dice por correo en Facebook que ya tiene el texto preparado para su blog poniendo mi foto, si me das permiso, volvía a decirme. Copio y pego el texto que me envió el 1 de noviembre de 2012:

  • 1 de noviembre de 2012
  • Paco Elvira

    Bon dia Evita,
    Te gusta este título para mi post: 'Bibis de Samaranch. Recuerdos de sesiones fotográficas con famosos'.
    Beso y abrazo fuertes****
  • Eva Huarte

    Bon dia Paquito,
    no tengo idea de lo que pondrás, así que no lo sé si el título está bien
    No pondrás mi foto eh?
  • Paco Elvira

    Claro. Es una excusa para poner tu foto, si me das permiso
  • Eva Huarte

    Llámame y lo hablamos, no lo tengo claro
    Paco ElviraHola cariño,
    Este es el texto:
    El otro día revolviendo papeles viejos me encontré con este tarjetón escrito a mano.
    Era un tarjetón escrito a mano que me envió Bibis Samaranch tras una sesión fotográfica en su casa para la revista Panorama. Todo un detalle.
    Recuerdo que para la sesión utilicé una Nikon F3 con varias ópticas, en este caso un 85 mm f:1,8, película Fujichrome de 100 ASA, cámara en trípode y con un toque de flash Nikon SB 24 tal como explico en 'Como utilizar el flash de forma correcta'.
    Aquó podéis ver otra foto, aunque esta no es mía, de la señora Samaranch acompañada de Eva Huarte, que les tomó un fotógrafo de la revista Up&amp&Down.
    Luego hablamos
    Muacccccccc!

Le dije de nuevo que no venía al caso, que era una fantasmada. Es para que sepan que cuando hablas lo haces con conocimiento de causa, que conoces secretos y movimientos de las altas esferas... Insistí en que no, además, el texto está lleno de faltas, y el fotógrafo era Josep Mª Bayona, de la revista Hola. Aunque la fiesta fue en Up&Down.
-Pues va, escribe tú el texto que quieras y me lo mandas. Una cosa cortita.
-Ya sabes que si empiezo no paro. Me sale un libro.
-¡Pues escribe un libro!
-Ya lo hice, y no me lo quisieron publicar durante años, por criticar al presidente olímpico y presidente de La Caixa... Ya lo sabes...
-Pues empieza otro libro.
-Ya lo tengo empezado. Pero creo que no vale la pena, a nadie le interesa la verdad, y menos de hace tantos años.
-Claro que interesa, puedes ayudar a que la gente entienda muchas cosas de las que están pasando ahora, y a mí también me interesa... Aunque ya tengo información privilegiada... 
Nos reímos. -Eres un manipulador, haces ver que lo haces por mí y lo haces por ti.
-Claro, pero así verán también que mi chica es un pozo de sabiduría y no habla por hablar.
-Pelota llegas a ser...
-Contigo ya sabes que no. Va, lo hablamos este fin de semana. ¿Qué me harás para comer?
-Lo de siempre, un poco de pescado con arsénico.
-Vaya por dios, qué se la va a hacer...

Y volvimos a reírnos. Aquél fin de semana volvimos a comentar el tema, y quedamos en que de momento no, que el apellido Samaranch era un lastre para mí, que sacara su tarjetón firmado por Bibis y sus retratos de famosos, pero no mi foto sin venir a cuento. Insistió en que la gracia era sacar mi foto.

Y esta es una de mis fotografías que me gustaría recuperar del ordenador de Paco Elvira, en su casa. Y ahora pienso que tendría que haberle dicho que sí, al fin y al cabo, era una tontería, y él habría cubierto otro post de su blog diario, que tanto tiempo le absorbía y del que decía ya estar muy cansado. Le dije que empezara a sacar posts antiguos de su blog, que no era necesario que siguiera haciendo uno nuevo cada día. Y así empezó a hacerlo. Insistiendo siempre en publicar el post con mi fotografía. Por eso ahora la publico, y recordando su desesperación por esa terrible estafa que fueron las Olimpiadas en Barcelona, se hicieron grandes mejoras en la ciudad, sí, pero invirtiendo un dinero fantasma, del que hemos arrastrado la deuda hasta hace poco, con consecuencias de proyectos salomónicos intentando hacer lo mismo por lo que acusaron y expropiaron las empresas de Rumasa; tapar un agujero con otro. Típico sistema económico español... Fue un tiempo de artificio, una democracia de artificio, y una riqueza de artificio. Incluso la flecha lanzada para encender la llama en el pebetero olímpico fue falsa. Como podéis comprobar en el vídeo que encabeza este post. El encendido fue automático, no por la flecha lanzada. Pero todo el mundo ante las pantallas del televisor exclamó: Ooooooh... Se impusieron las tecnologías como futuro inmediato y muestra de inteligencia superior, los bancos prestaban dinero fantasma también... Deudas...

Y el tema es largo. Así que en honor a Paco, voy a seguir escribiendo el libro, siempre con la duda de si puede interesar a alguien lo vivido y ocurrido... Pero ya es una deuda conmigo misma, y con él.

Eva Huarte


jueves, 4 de julio de 2013

Homenaje a Paco Elvira en Galería Valid: 15 euros... A quien quiera saber


(Marisol San Juan, José Manuel Moral, Fernando Peracho, Ventura Verdú, Eva Huarte y Brauli Teixidó; fiesta privada de fin de año en Galería Valid Foto; 2012-2013)

Ya sé que hace sólo cinco días escribí el último post en este blog diciendo que lo dejaba un tiempo, cansada de todo lo que está sucediendo y de algunas malas críticas y locuras de personas que creía de buena voluntad. Pero no puedo dejar de escribir; por un lado están las buenas personas, amistades conocidas y casi desconocidas, real y virtualmente, a quienes agradezco que no paren de darme ánimos, pidiéndome que no abandone, que no deje de escribir cuanto me apetezca y necesite, que disfrutan leyéndome, que quieren saber cómo estoy y la verdad de lo que sucede, siendo además una terapia necesaria para cualquier persona que está sufriendo la pérdida de su pareja, de la persona amada, de golpe y de forma terriblemente trágica, con quien compartía su vida haciendo planes de futuro inmediato llenos de amor ilusión y alegría. Dos personas mayores y maduras que se amaban como adolescentes y habían decidido voluntariamente seguir unidas el resto de sus vidas. A Paco siempre le decía que sería centenario. Y la vida ha demostrado una vez más, que no tenemos ni idea de por dónde va, y que la vida, como la muerte, es una contínua lección de humildad.

Y por otro lado están los palos, de personas que actúan fría insensible y egoistamente. Desde los primeros días del trágico accidente y desde el católico funeral, no he dejado de recibir mensajes de amistades y conocidos dándome el pésame, y explicándome algunos la intención de hacer homenajes a Paco Elvira como fotógrafo, y también por lo mucho que lo querían, invitándome a hacer los montajes, ya que tú lo conoces mejor que nadie y debes tener acceso a su archivo fotográfico. Pero a todos los he remitido a Andrea, la única persona que tiene acceso al archivo, y a la que no he vuelto a ver desde el día del triste escueto y católico funeral, sin darme la posibilidad de volver al piso de Paco para recuperar mis cosas, nuestras cosas, sin contestar mis llamadas telefónicas ni mis mensajes, como si no existiera, sabiendo bien que era la pareja de su padre, como me dio a conocer a la familia del Paco el día de su desaparición y búsqueda.Tampoco he recibido contestación de la exmujer de Paco, que sigue teniendo las cenizas en su casa, y a quien me dirigí por escrito con todo respeto y humildad, reconociendo que ella era la mujer más importante en la vida de Paco, por estar casada con él muchos años y tener una hija. Pero que era a mí a quien amaba y yo amaba, que en este momento era yo la persona más importante de su vida, lo sé, él no paraba de decírmelo, y se fue lleno de amor, de mí. Por eso rogaba poder tener un tiempo sus cenizas, donde parte de mi están ahí también. Pero nadie me ha dicho nada. Silencio, no existo


 (Esta es la tortilla de patatas que llevé en este bonito plato a la fiesta privada en Galería Valid el fin de año. Paco llevó una ensalada de lentejas, en un bol verde (al lado del mío en la foto), y comentamos varias veces de llamar a Fernando Peracho para recuperar su bol y mi bonito plato, que espero que no utilicen en el catering homenaje: me gustaría recuperarlos intactos)

Y desde hace unos días recibo correos de amigos conocidos y desconocidos, preguntándome qué sé de lo que dicen de crear una Associació d'Amics d'en Paco Elvira. Y a todos les digo lo mismo, no sé nada, no tengo nada que ver. Y agradeciendo la confianza los remito de nuevo a su hija. Pero ayer recibí en Facebook una invitación colectiva entre 1.500 personas, de parte de Fernando Peracho, de la Galería Valid Foto, para asistir al Homenaje a Paco Elvira. Fui a la página donde anuncian el evento y leí este texto que copio y pego:

Estimados amigos/as

Como todos sabéis el pasado 30 de marzo nos dejó nuestro amigo el fotógrafo Paco Elvira.
Desde Valid Foto, queremos rendirle un pequeño homenaje y por tal motivo el próximo lunes 8 de Julio de 2013 a partir de las 20h os invitamos a participar en una noche muy especial.

Durante la velada os informaremos de las acciones que se están organizando para que la memoria de Paco siga viva.

Se ofrecerá un catering realizado por Marisol San Juan.
Andrea Elvira, hija de Paco Elvira y otros amigos nos dirigirán una palabras.

Proyectaremos videos en torno a la figura de Paco.

Si os interesa asistir al evento rogamos confirmar asistencia al correo
info@validfoto.com

Precio: 15 euros por persona, a pagar en la entrada, toda la recaudación irá destinada a la Asociación Amigos de Paco Elvira.

Os esperamos!!


Es gracioso, durante estos tres meses desde la terrible pérdida y tragedia, nadie ha contestado a mis mensajes ni llamadas telefónicas, no quieren saber nada de mí, actuando como si no existiera, ninguneándome, y aceptando ya por mi parte que nunca podré volver a casa de Paco para recuperar mis cosas, nuestras cosas, ni mucho menos me permitirán tener sus cenizas. Pero me invitan colectivamente a participar en un homenaje y hacerme socia y amiga de Paco Elvira pagando 15 euros de entrada... 

Creo que sobran las palabras, y ya que Fernando Peracho me ha invitado colectiva y públicamente a asistir a tal homenaje, pagando 15 euros de entrada, le contesto también públicamente que NO ASISTIRÉ, primero porque aún no he digerido que Paco se haya ido, segunda por todo lo que acabo de explicar, y sobretodo, porque si en verdad estimaban y conocían bien a Paco, sabrían el daño que le haría saber la forma en que me están tratando, y jamás admitiría que se le hiciera un homenaje haciendo pagar entrada a su propia pareja, a la persona y mujer que amaba, con la que compartía su vida, amarguras y alegrías hasta sus últimos días y sus últimas horas de vida, la persona y mujer que dijo a su hija Andrea, desde el primer momento de su ausencia que; algo grave le ha pasado para no dormir en casa sin decir nada a ninguna de las dos, tu padre no es así, puede estar inconsciente en algún sitio en peligro, intuyo que en El Garraf, en el lugar llamado La Falconera, (guardo los mensajes por si es necesario demostrarlo), la persona y mujer que envió correos privados a varias amistades, entre ellas a Fernando Peracho de Galería Valid, la que dio la alarma a las 14'15h. en las redes sociales de Facebook y twitter, (eso consta también) la que llamó a todos los hospitales preguntando si habían ingresado por urgencias a un hombre de 64 años sin identificar. La que llamó a los Mossos d'Esquadra para pedir que rastrearan el móvil de Paco (sin éxito), la que llamó al fotoperiodista Pepe Baeza por la noche y me dijo que movilizara a Andrea y a parte de su familia para ir de madrugada a la Ciutat de la Justicia, y solicitar la firma del juez de guardia para rastrear el móvil. La que durmió unas horas esa larga noche en su piso de Gran Via, intuyendo que nunca más dormiría allí con él. La que fue a las 8 de la mañana con Andrea y su novio Javi, Albert Cañagueral y Pepe Encinas a El Garraf, sabiendo que Paco estaba ahí. Porque fue lo primero que me dijo el corazón, porque latía con él, estaba unida a él, y él a mí.

 (Ventura Verdú, Brauli Teixidó, Eva Huarte, Paco Elvira, José Manuel Moral y Fernando Peracho. Foto; Marisol San Juan, publicada por la autora en Facebook el 12-2012)

Todo esto es lo contrario, o muy distinto, de lo que publicó Pérez de Rozas en El Periódico, el domingo día 5 del pasado mes de mayo, sin tener idea del daño que hizo publicar tanta mentira, a sólo un mes de la terrible tragedia, sin avisarme, sin tiempo a respirar ni asimilar, como una puñalada trapera, atribuyendo a Andrea, a su hija, casi todo lo que luché hice y dije. Y sé que es por esto que me han ninguneado Andrea y su familia, porque saben que sé y siempre diré la verdad de lo que sucedió, aunque muchas personas han formado parte, y hay pruebas de la realidad de los hechos que no se pueden negar. Y esta gran parte del sufrimiento gratuito que me han provocado con su  ingratitud y desprecio, y que repercute a tantas personas sensatas humanas y sensibles, era obligación de todos evitarlo, por humanidad, por respeto a Paco y al final de su vida, por respeto a mí, a todo y todos, sin necesidad de mentir. Eso le habría gustado a Paco, como ser humano que era por encima de fotógrafo, esa es la gran diferencia de valores entre unos y otros. 

Pero queda políticamente correcto enviarme una invitación colectiva para hacer un homenaje a Paco Elvira por 15 euros, con toda frialdad, como si fuera una firma comercial, cuando aún no se han enterrado sus cenizas, ni se le ha hecho una ceremonia más humana, como él era y le habría gustado que le hiciéramos, y merece. Y con todo esto sólo están demostrando valorar y respetar muy poco a Paco Elvira como persona, actuando como si él hubiera elegido compartir sus últimos años de vida con una mujer superficial tonta y mala, incluso aprovechada y con afán de protagonismo, como me dijo su propia familia. Esta falta de respeto, a Paco no le está gustando nada, y le habría hecho mucho daño saberlo en vida.

Y ya, para terminar de aclarar, (como no puedo hacerlo en persona ni en privado a la familia y otras personas, y aunque pierda todas las amistades reales o virtuales), hay una persona en la que creía que podía confiar, que siempre me llamaba amiga, conocida como editora gráfica, conocida también por querer destacar y saber más que nadie, que siempre va estresada, que cuando veía a Paco se le echaba en brazos como queriendo devorarlo, (como tantas) incluso delante mío, que el mismo día de la tragedia me confesó abiertamente y sin pudor (habitual en ella) que estaba enamorada de Paco, y que fue pasando la noticia de la terrible tragedia, diciendo que había sido voluntario, (por no decir esa palabra tan fea que ni me atrevo a escribir). Eso lo llevo clavado, y eso me lo dijeron ayer otra vez, preguntándome si era verdad o mentira lo que ha ido diciendo esa chica, y eso me ha indignado más. Por eso me he visto obligada a escribir en este blog otra vez, haciendo honor al título. Diciendo la verdad que tanto duele a los que mienten.

Qué pena, qué poco imaginaba Paco tanto sufrimiento evitable al dejarnos, tanta porquería e hipocresía por parte de algun@s que se llaman amig@s, incluso por parte de su familia.Y qué pena, Fernando, que le dijeras a Paco que el tipo de fotografía que haces no va con la línea de la galería, cuando hace unos meses te pidió que le dejaras hacer una exposición. Qué pena, que ahora que no está, ahora sí le hagas una exposición, en la que afortunadamente, os libraréis de mí, de la mala de la película, de la que Paco estaba enamorado. Y sé que desde el cielo me sonríe mientras escribo. Tanto sufrimiento no puede ser en vano.

Estaría muy bien que todos intentáramos imitar a Paco Elvira, no sólo como fotógrafo, sino como persona. Ese es, para mí, el mejor legado que nos ha dejado, y ese sería nuestro mejor homenaje.
Y por mi parte lo seguiré intentando, como hago a cada momento con el pensamiento, con el corazón y con la palabra, intentando siempre decir la verdad, intentando aprender continuamente la lección de humildad que la vida y la muerte nos da, y que la pérdida de Paco Elvira, sirva de algo más que una fotografía.

Eva Huarte