sábado, 9 de marzo de 2013

Milagro en sábado: Caja azul cielo azul y Sol irisado


Ha sido como un milagro. Ya estaba tomando el primer café de la mañana en mi mesa escritorio. Eran las 9 en punto de la mañana. Pensaba en la celebración de Caja Azul, quería escuchar a los mejores fotógrafos y galeristas como Fernando Peracho y Vicenç Boned hablando de la fotografía como Arte y como objeto físico y su mercado. La distancia y la pereza me han frenado. Pero la decisión o situación  ha tenido su compensación.


Desde la mesa escritorio contemplo el cielo limpio brillante y azul, con el Sol como un diamante mirándose sobre el mar. Pero descubro también junto al Sol una nube perdida o pintada expresamente por algún artista que debe tener desde el cielo un sábado inspirado. Una nube daliniana, blanca, alargada como un pincel, o como un cometa nocturno perdido al amanecer, actuando también como espejo absorbiendo los rayos del Sol formando corolas con todos los tonos irisados, como un ópalo.


Me ha faltado tiempo para coger la cámara y empezar a disparar, intentando evitar los reflejos del Sol mirándose directamente a la cámara. ¿Cuántas imágenes evocadoras me regalaba esa nube irisada pintada como un espejo junto al Sol brillante como un diamante? Un ángel, un pincel, un mapa solar, una ninfa tejiendo un vestido de colores y diamantes anunciando una primavera brillante que ya se acerca...


La nube se iba ampliando y dispersando arrastrando los colores irisados, formando lo que entonces me ha parecido un precioso mapa europeo con la península ibérica como un diamante enfocada desde África... Eso sería también como un milagro, como el ópalo de Welo en el desierto de Gondar, en Etiopía, que no pierde su juego de colores irisados ni en seco ni sumergido en agua. Como un milagro...


Y poco a poco la nube se iba disipando, pero el Sol seguía con su corola de tonos irisados...


Mirándose sobre el mar como en un espejo plano, y una bandera inquieta en el vértice de un mástil parecía indicar el milagro de este sábado.

Hoy no he tenido la Caja Azul, puedo disfrutarlo en directo (clic aquí: http://caja-azul.org/en-directo/ )

Y nada me pierdo, al contrario, hoy lo tengo casi todo, casi como un milagro. Hoy podría decir que es mi sábado de gloria... El papa de Roma se atrasa, la gloria se levanta y adelanta... Hoy el cielo y el mundo parecen más azules y mucho más limpios, con un Sol como un diamante con sus tonos irisados.

(Fotos y texto: Eva Huarte)

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¿Has visto Susana? Son esos milagros que a veces nos regala el cielo :)) ¡Feliz sábado!

      Eliminar
  2. Preciosas tomás. Un cielo precioso con esos tonos que sólo tú sabes captar. Me ha gustado lo de estar sin papá y el cielo limpio.
    Como siempre fantástica.....:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen, aunque esos tonos quizá los habría captado mejor un buen fotógrafo... a saber. A veces el cielo lo pone tan fácil... :)

      Eliminar
  3. El gran milagro es que lo has visto. Un abrazo, Eva. Precioso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso también es verdad, Talleres Islados, y un privilegio. ¡Gracias! Un abrazo :))

      Eliminar