jueves, 14 de marzo de 2013

¡El cometa PANSTARRS a la vista!

 (El cometa a la izquierda de la foto)

Cinco días seguidos subiendo a la cima de la colina donde se divisa el cielo abierto de Sur a Norte, y perfila el horizonte mi montaña mágica con figura femenina, en Poniente Suroeste, donde el Sol se encapricha cada día para estirarse a dormir sobre la piel femenina. A cambio le regala un cofre de colores de acuerdo con el cielo; rubís. topacios, turquesas, zafiros, ópalos... dejando que un diamante envuelva todo sobre su cuerpo. Disfruto contemplándolo, a veces fotografiándolo. Estos días intentaba fotografiar el pequeño y brillante cometa llamado PANSTARRS  C/2011 L4. Era inútil.. El primer día coincidía demasiado con el Sol para poder lucirse, y los tres días siguientes las nubes quisieron todo protagonismo, sabiendo que se acercaba el cometa que acapararía la atención de las miradas humanas.


Y ahí volvía a estar hoy de nuevo con mi mirada perdida, repasando la figura femenina de la montaña, revisando con el objetivo todo el cielo pincelado de las últimas luces del Sol ya dormido. El cielo estaba azul y limpio. Aparece el brillante Júpiter, empezaban a chispear las primeras estrellas de Tauro, Orión, y la Luna femenina entre las estrellas y el horizonte, luciendo radiante su nuevo anillo medio diamante y platino.

 (El cometa sobre el árbol)

Pero el cometa no aparecía, hacía frío, una pata de mi viejo trípode también se cansaba de estar sujeta por una cinta aislante,y cedía. Mi paciencia empezaba a ceder también, reprochándome a mí misma mi torpeza al no saber distinguir el pequeño y brillante cometa PANSTARRS sobre el horizonte. Los azules se iban tornando en un solo zafiro envolviendo cada vez más el cielo. Desisto.Voy disparando casi todo el horizonte, allí donde me parece ver una luz brillante con estela. Me parece ver estelas por todas partes, me divierte hacer un encuandre con la copa de un árbol delante... Y vuelvo a casa malhumorada con una última mirada a  la Luna, Júpiter, Tauro y Orión diciéndoles: ¿Cómo os divertís conmigo, eh? Y los imagino a todos riéndose a carcajadas contemplando mi lucha con el trípode, mis malos humores y torpezas...


Ya en casa, al ampliar la fotos en el ordenador se me pasa el mal humor y sonrío. ¡Síii! ¡Ha salido el cometa! ¡He fotografiado el PANSTARRS! Contrasto las fotos para que destaque un poco más y aquí está... ¡Conseguido!
Y mañana más. Y más... Ahora ya sé dónde está, se ha hecho de rogar...
Pero el cielo siempre es agradecido.

(Fotos y texto: Eva Huarte)

7 comentarios:

  1. ¡Quien la sigue, la consigue!
    ¡Que paciencia la tuya! y entre tanta peripecia consigues fotografiar el esquivo cometa. Constancia y entusiasmo aderezado de pinceladas humorísticas. Por lo menos eso me transmites. Me vienen a la cabeza aquellas palabras de Einstein "El que no posee el don de maravillarse ni entusiasmarse más le valdría estar muerto, porque sus ojos están cerrados" (era así o algo parecido). Y, evidentemente Eva, tú no lo estás. Casi, casi, me atrae mirar el cielo nuevamente.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien, Enric! De eso se trata, de entusiasmarse y entusiasmar. El cielo nos lo da todo, pero creo que a cambio nos pide paciencia, y a cambio también, creo, te da un poco de sabiduría. (Einstein debía tener mucha) Hoy ya sabemos un poco más del cielo, o del cometa, gracias a la paciencia llena de malos humores también. Y al final la experiencia o aventura siempre es divertida. Casi podríamos decir que he fotografiado el cometa ¡por serendipia! ¡Eureka! Bonitas palabras, ¿verdad?
      Venga, vuelve a contemplar el cielo, vale la pena.

      Saludos, Enric! Y gracias por tu animado comentario

      Eliminar
  2. Yo también lo conseguí el jueves 14, pasando mucho frío, aunque hubiera preferido el día anterior para sacar el cometa con la Luna. Partía con la ventaja de saber el sitio donde estaba el cometa, así que tras ponerse el sol planté cámara y trípode encuadrando el lugar justo mientras escrutaba el área con los prismáticos cada pocos minutos. Y de repente apareció ante mis ojos y lo estuve fotografiando hasta que el frío y el viento me aconsejaron volver a casa.

    http://www.santimb.com/2013/03/el-c2011-l4-aka-starrs.html

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja! Santiago, me he reído leyéndote, te imaginaba casi como yo. Ya es mala pata que el día de Luna nueva estuviera nublado, y tantos días de nubes y viento frío... Pero ¡¡lo has conseguido!! Y eso lo compensa todo. A ver si tenemos suerte y continuamos.

      Gracias por tu enlace y comentario
      ¡Saludos!

      Eliminar
    2. No lo he contado todo. El día 12 (el de luna nueva) se me olvidó que era "el día del Pan-Starrs", por lo que no llevaba la cámara encima. Me acordé por la tarde en el trabajo, así que aproveché para buscar una localización cercana a la oficina para poder ir a fotografiarlo al día siguiente. Una vez encontrado un lugar "decente" y con la posición aproximada del cometa y la Luna gracias al programa Stellarium estuve rato oteando el horizonte con los prismáticos que siempre llevo en el coche. Para colmo era el día de la "remontada" del Barça, y se acercaba la hora del partido, por lo que harto de mirar, me volví al coche para ir a casa. Justo al sentarme al volante, como el coche estaba aparcado orientado al Oeste, vi la Luna revelarse ante mis ojos, o más bien el borde inferior de la misma. Lástima no llevar la cámara para fotografiar esa preciosa Luna.

      El día 13 no era malo fotográficamente hablando ya que la incipiente luna creciente estaría poco más arriba que el cometa. Lo malo es que había previsión de lluvias abundantes hasta la tarde, en que despejaría. Por la mañana cargué el equipo en el coche y me fui a trabajar. Durante la mañana estuvo lloviendo sin parar, y ante la sospecha que el lugar encontrado el día anterior sería un barrizal (eran unos campos de cereal) pensé en cambiar de sitio y probar en el mirador de la Torre de Collserola, sin saber si era buen sitio. Afortunada o desgraciadamente no tuve que comprobarlo, ya que aunque paró de llover a media tarde estuvo bastante nublado hasta la puesta de sol.

      Y al día siguiente, el 14, conseguí ir al sitio que quería, no había tanto barro como para impedirme llegar y pude ver y fotografiar el cometa.

      Ahora a esperar a final de año a ver si el cometa ISON sobrevive su paso cerca del Sol y es tan brillante como predicen los astrónomos, 15 veces más que la Luna.

      Eliminar
    3. Parece que sí, Santiago, que tendremos que esperar a final de año para contemplar al que dicen espectacular cometa ISON. Aunque no tendrá tanta gracia, todos podrán fotografiar fácilmente al ISON, incluso de día. En cambio, lo bien que lo pasamos con la aventura de cazar al escurridizo PANSTARRS, ¿qué? Eso no nos lo quita nadie. ¡Y todo eso que aprendemos!

      Salud, Santiago! :))

      Eliminar
    4. Seguro que encontraremos la manera de hacerlo difícil. ;)

      Eliminar