viernes, 1 de febrero de 2013

Azules rosas y oros al atardecer*


Me gusta el reflejo del cielo en los cristales de las ventanas delante de mi terraza. El paisaje entero es un reflejo también sobre el mar, extendiendo sus azules rosas y dorados hasta donde la vista puede llegar.


Si tuviera un espacio donde poner el caballete pintaría al óleo estos preciosos colores de los atardeceres. A falta de este espacio fotografío las pinceladas que el cielo nos regala y cada día veré menos, ya el Sol sigue alzando su ruta poniéndose cada vez más tarde y más lejos. Por eso aprovecho siempre que vale la pena y puedo para absorver los colores con la cámara, imaginando mi mano resiguiendo esas pinceladas.


Me dice un amigo del pueblo que el amanecer ha tenido los mismos tonos, aunque entre esas estelas de Chemtrails, que hoy ha sido espectacular, (clic aquí para ver) pero he despertado cuando el Sol ya se alzaba perdiendo los colores que se han repetido al atardecer. Así me siento afortunada, no me he perdido casi nada. Hemos estado todo el día con el cielo casi cubierto por las ya conocidas estelas químicas, y aún al atardecer, el Sol ha iluminado algunas con sus preciosos colores, como esta de la foto en forma de H. (Si clicas sobre la foto la verás ampliada)


Y las montañas de Barcelona al fondo con esa forma de ballena que siempre parece querer devorar el mar.
Las luces artificiales se van encendiendo a medida que oscurecen los colores para dar paso a la noche. Y me refugio entre mis libros pensando que tengo suerte de tener una cámara y este blog, que me permite fotografiar y compartir casi al instante. Ah, y ninguna fotografía está manipulada con photoshop.

Ayer comentaba con una amiga hasta cuándo puede durar todo esto de las redes, especialmente los blogs, ya que cada día parece acelerarse más el ritmo en las redes sociales, cada día todo parece más telegráfico y más gráfico. Y comentamos que quizá sobrevivirán los más profesionales, los que puedan aguantar un ritmo diario y tengan tablas. Y aguantarán también "los que vayan a su bola, sin sentirse condicionados por sus seguidores ni temas concretos". Acertó, eso hago, ir a mi bola, mientras sigo observando y analizando el fenómeno de las nuevas redes sociales, cada día más politizadas, pareciendo cada día más mensajeros del sistema...

Pero de este tema seguiré hablando mañana. Hoy es viernes, día de Venus, y tengo la vena romántica.

(Texto y fotos: Eva Huarte)


No hay comentarios:

Publicar un comentario