viernes, 22 de febrero de 2013

23-F en España: Golpe militar, golpe económico y golpe social: El poder del dinero y el mundo al revés


Es la época de los almendros en flor, las gordas abejas revolotean alrededor con una fuerza y rapidez que el sonido de su aleteo parece avisarte de que no te acerques, es su zona de trabajo y momento de libación. Recuerdo hace mucho tiempo que cuando los almendros florecían los payeses les llamaban los ministros, porque prometen mucho pero dan poco. Sus flores blancas y rosadas son preciosas, pero extremadamente delicadas, a los primeros vientos lluvias o nieve caen y desaparecen. Aunque algunos tengan una segunda floración. Otros conservan hojas y almedras del año anterior. Y así podríamos hacer una larga metáfora de lo que son los ministros banqueros y políticos administrativos en España. La economía no es lo suyo. No hay país europeo con mayor despilfarro y pésima administración de dinero y consumo. Y no hay país con políticos más feos incultos y maleducados, convencidos de que el título y el dinero son sinónimo de inteligencia y cultura. Ese es el gran pecado.


Mañana es sábado 23 de febrero de 2013, y España parece aún traumatizada por los golpes coincidentes en ese día 23-f de 1981, con un grupo de militares asaltando el Congreso de los Diputados, pistola en mano, y el 23-f de 1983 con el golpe económico a RUMASA, metralleta en mano también, con guardias civiles asaltando la casa de su presidente José María Ruiz-Mateos. Durante muchos años Ruiz-Mateos fue portada de todas las revistas y diarios como el bufón de la Corte, que nunca ha tenido el actual rey de España, un rey educado por el Franco-tirador-dictador español, manteniendo al pueblo sometido. Y recuerdo en esa época golpista y de falsa transición cómo se hablaba en círculos cerrados de los almendros, refiriéndose a un grupo estratégico político económico y/o militar (no diré nombres). Mientras colocaban al grupo político socialista PSOE en el gobierno para aparentar que la dictadura franquista de tantos años había terminado y empezaba una democracia donde decidiría el pueblo.

Ruiz-Mateos y Eva Huarte, Elecciones al Parlamento Europeo 1987

De un día para otro España aparentaba ser grande libre y rica, mirando hacia dentro pero sobretodo hacia fuera, al mundo entero. Los socialistas desde el gobierno estimulaban a la sociedad entera para pedir créditos a los Bancos, y a hipotecar lo que tuvieran, sus sueldos. Mientras banqueros, políticos empresarios oportunistas y los mismos monarcas y monárquicos se repartían el botín de RUMASA, como si de un naufragio titánico se tratara. España siempre ha sido un país de grandes piratas, y la gran mayoría social cayó en todos sus trucos engaños y estrategias de banqueros y del gobierno socialista, que pusieron al poder para que la sociedad confiara en ellos, dando la imagen de que todo cambiaba. Así hipotecaron sus vidas y parte de las vidas de sus hijos, sus pocas o muchas pertenencias, sus sueldos, imitando el sistema capitalista de adquirir a bajo precio y vender a precio triplicado e irreal, abstracto.  (La burbuja inmobiliaria) Esa gran mayoría social parecía cada día más feliz y contenta con su presumible riqueza y monarquía como si de los Reyes Magos se tratara, nada se cuestionaba. Atrás quedaba el hambre y la miseria, la opresión dictatorial. Todos se sentían muy listos, ricos y famosos... Sin entender que se estaban sometiendo al mismo sistema capitalista que habían tenido como enemigo durante décadas, hinchando un globo superficial de aparente riqueza y libertad. (Clic aquí para leer artículos anteriores: http://ehuarte.blogspot.com.es/2012/03/rumasa-olimpiadas-sociedad-humanidad-se.html)


Y con el cambio de siglo cayeron las flores de los almendros, sin más recursos para exprimir a la sociedad, y al inocente pueblo, se impuso en casi todos los países europeos la ridícula moneda llamada euro, con una fiesta al estilo Moulin Rouge en Bruselas. Recuerdo las imágenes televisivas patéticas de Aznar rodeado de azafatas con mini falda y él riendo amplliamente sus errores de protocolo. Y recuerdo las patéticas imágenes de gente agolpada en la puerta del Banco de España exigiendo los nuevos billetes de 500 euros, como si acabara el mundo en lugar de empezar, y el empleado del Banco diciendo en la puerta: Tranquilos, no se preocupen, hay billetes para todos, mañana volveremos a abrir. De nuevo, de un día para otro, la mayoría social empezó a descubrir que ya no eran millonarios, que la nueva moneda de euro triplicaba el precio de consumo y sus millones quedaban reducidos a miles... Y para otra mayoría, en nada.

Así empezó a deshincharse el globo de la falsa riqueza y falsa democracia en España, así cayeron las flores de los almendros, descubriendo no sólo que no eran dueños de nada, sino que tenían una deuda con los Bancos de 40 años o más, sus vidas como prenda. Las tecnologías ya se habían impuesto como arma necesaria cargada de futuro, supliendo así la mano de obra y provocando más consumo. La mayoría de empresas que se abrieron con dinero prestado empezaron a cerrar sin poder pagar créditos ni hipotecas, y los Bancos empezaron a exigir y recoger por triplicado lo que la gente vivía como un regalo. El globo se deshinchó, la sociedad empezó a reaccionar. Y desde hace un par de años vuelve a salir a la calle manifestándose contra el sistema empezando a descubrir que ha sido el mismo de siempre, que nada ha cambiado, que los han engañado. A través de las redes sociales en Internet empiezan a prepararse manifestaciones sin que nadie sepa bien quién las inicia. Sigue la provocación política para incitar al consumo de tecnologías...


Y a todo esto, hay algo que me preocupa: hace días, alguien a través de las redes, inicia una campaña para volver a salir a la calle a manifestarse, pero justamente el 23 de febrero, y me preocupa también que esta vez los bomberos harán de barrera entre la gente y la policía. Ya lo comenté en las redes cuando me enteré: ¿Quién ha propuesto el 23-f para salir a la calle? ¿Acaso hay que hacer coincidir  la fecha de los almendros? ¿Recordar los viejos golpes? ¿Por qué no elige el pueblo libremente su fecha olvidando la trama conspiratoria política y dictatorial? ¿No hemos quedado en que no estamos gobernados sino que seguimos sometidos a la dictadura capitalista del dinero disfrazado de democracia? Esto es el mundo al revés. Seguimos cayendo en las redes...

 (Obra de El Hortelano: Secretos de las tormentas 2010-2013)

Anuncian para mañana lluvias y nevadas en casi toda España, y, personalmente, espero y deseo que caiga una buena nevada o tormenta y la gente no pueda salir a la calle, olvidando la fecha golpista 23-f. ¡Ese sería el éxito! Quedarse en casa sin consumir. Que la sociedad demostrara que tiene su propio mundo, sus propias decisiones, su propio criterio, que ya no tiene miedo, que no piensa obedecer leyes... En lugar de salir a la calle como si celebrara los golpes que llevaron al gran engaño...

Aunque toda moneda tiene su doble cara, y si mañana, nieve o llueva, la gente sale a la calle con los bomberos como barrera, puede ser un éxito también, puede ocurrir como en Lisboa con la Revolución de los claveles, que los bomberos sean la cara bondadosa y solidaria, los que realmente defienden al pueblo. Y así el mal sea menor, los policías se vean reflejados en sus compañeros y todo fluya en paz y solidaridad. Cuando el sistema necesita las armas contra el pueblo, es que el sistema está acabado, el monstruo de mil cabezas. Cae la Iglesia, la monarquía, el sistema capitalista, como caen cosas del cielo en un universo que se expande como el corazón humano, camino, quizá, a una nueva Era.

Quizá mañana sea el milagro, el golpe del pueblo contra el gobierno y sistema en España. La revolución de la humanidad hace tiempo que empezó y nada la parará, como dice J.L. Sampedro, es el bien que no hace ruido contra el ruido que hace el mal, la política será cosa de personas sabias, las mujeres estarán presentes en todos los ámbitos, el miedo no existe más que para quienes lo inventaron e imbuyeron al pueblo como arma de dominio y sometimiento. Es el mundo al revés, la otra cara de la moneda, el tiro por la culata. Detrás de las armas, no hay nada.

(Texto y fotos: Eva Huarte)

10 comentarios:

  1. Me gusta cuando hablas porque estás muy presente.No has hecho más que empezar. Sigue. A por ellos, que son pocos y cobardes.

    Consuelo García del Cid.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja! A eso vamos, Consuelo, pero al mínimo esfuerzo, nada de perder energías que necesitan para seguir con su sistema. Ya han chupado bastante.
      Gracias por tu lectura y ánimos :))

      Eliminar
  2. A por la nueva ERA!
    Muy buen texto, Eva. Como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Ya estamos en la nueva ERA, Susana!! Somos embriones.
      Gracias a ti como siempre por tu lectura y comentario :))

      Eliminar
  3. Hola Eva

    Gran mirada la tuya para observar el gran engaño. A lo largo de estos tiempos el mayor desgaste lo he tenido en intentar que otros abrieran los ojos, para darse cuenta de que el cambio era solo un trampantojo para continuar en la misma situación. Pienso que no aceptamos esa continuidad del Sistema porqué ello significaría admitir que hemos vivido engañados por becerros de oro, y de ese modo queremos verlo como algo distinto y necesario.

    De ese modo, mi crítica a las falsas políticas socialistas les hace pensar a muchos sobre mi posicionamiento a la derecha, y nada más falso. Todavía recuerdo aquella mañana en la que al poco de llegar al gobierno, y antes de la expropiación de mi puesto de trabajo, desayuné con unas declaraciones de González que afirmaba que el sistema capitalista era el menos malo de los sistemas económicos conocidos. ¿Cómo podíamos fiarnos de alguien con semejante afirmación y pensar que era cierto cuando hablaba de socialismo? Ese día comprendí que nada había cambiado y que a pesar de las enemistades que me podía reportar, estábamos asistiendo al mayor fraude político de la llamada democracia.

    Felicidades por tu análisis, que buen ojo tienes.

    Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen ojo el tuyo también, Pedro, y cierto todo lo que dices, coincidimos. Me ha ocurrido lo mismo, algunas personas hemos perdido energías intentando hacer abrir los ojos a esa mayoría social guiada y cegada por el vellocino de oro, sin escuchar las palabras típicas de la derecha por parte de los socialistas que se llamaban de izquierdas, sin cuestionarlas ni cuestionarse nada. Y claro, basta que vayas en contra para que te digan que eres tú el de derechas. No entienden que hay una cosa que se llama realismo, sensatez, que nada tiene que ver con ser de izquierdas o derechas políticamente.

      Y sí, ahora gran parte de esa mayoría social empieza a decir que les engañaron, pero estoy convencida de que gran parte también de los que ahora se quejan si mañana saliera Rajoy diciendo que vuelvan a pedir créditos a los bancos, olvidarían todo lo malo o tonto que es Rajoy y cia, olvidarían todo, cayendo de nuevo en las trampas...

      Pero creo realmente que estamos en un momento histórico sin precedentes, de nada nos sirve ya ni llorar ni viejas referencias. Estamos ahora en el auténtico naufragio que estaba España hace treinta y pico de años, en el sálvese quien pueda. Y sólo nos queda organizarnos entre nosotros. Quien siga creyendo en el sistema y cayendo en sus trampas lo tendrá más difícil...

      Por eso es mejor tomarlo con humor, y no nos amarguen la vida. Es lo que quieren.

      Feliz día Pedro! Y gracias por tu lectura y comentario.

      Eliminar
  4. No he conocido mente más despierta que la tuya, hace años que vienes diciendo, lo que ahora algunos podemos ver. Es extraordinaria la forma de explicar los acontecimientos que nos han llevado a esta situación y nadie como tu ha podido ver de cerca los tejemanejes que políticos y banqueros han ido hilvanando hasta llevarnos al desastre económico en el que estamos sumergidos.
    Es un placer siempre el poder compartir tus conocimientos y te doy las gracias por ello.
    Ese libro está pendiente y espero que un día todos podamos leerlo.
    Sigo tus consejos, intento ser feliz, con los míos y todos los problemas derivados del trabajo, de todo lo perdido, cuando ya no queda nada y solo cabe esperar ver por donde te pillan, lo dejo atrás. Ya vendrán, como lobos a la carroña y espero no tener nada que ofrecerles.
    Espero de verdad ese cambio de era, EL DE LA HUMANIDAD.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen!! Sigue feliz con todo lo bueno que tienes y te rodea, que es mucho, y eso nadie te lo quitará. Es así como se va hilando una nueva humanidad. No esperes ese cambio, créalo, que ya lo haces :))

      Un abrazo muy fuerte*

      Eliminar
  5. Tenía pendiente esta lectura. ¡Bien!

    ResponderEliminar