sábado, 5 de enero de 2013

Estrellas y planetas* Júpiter Tauro Pléyades y Orión*


La noche es muy oscura, la Luna mengua y no aparece hasta la madrugada, y en estas horas sin Luna las estrellas brillan más y se pueden distinguir sus colores, amarillos, naranjas, azules y blancas como diamantes. Aquí vemos la "V" de Tauro con el enorme y brillante Júpiter al lado de su ojo izquierdo y bajo el bello racimo de Pléyades.


Mientras intentaba fotografiar al enorme y brillante Júpiter junto a Tauro y bajo las Pléyades, oigo voces lejanas gritando: "¡Ya viene la cabalgata!" Y sonreía contemplando el racimo de Pléyades como una cabalgata de estrellas que me hacen soñar, como me hacían soñar siendo niña imaginando que unos reyes humanos, buenos ricos brillantes y simpáticos, descendían por una brillante escalera de estrellas. Eran éstas estrellas del cinturón de Orión y su espada, con su brazo levantado hacia Tauro protegiendo a sus estrellas.


 Y este es Orión, al que llaman "protector de la humanidad". Sus tres estrellas en el cinturón son inconfundibles, se les ha llamado también "las tres hermanas"; Alnitak, Alnilam y Mintaka, nombres árabes que empiezan por "Al", que en realidad significa "el". Betelgeuse es su estrella gigante en su hombro derecho (a nuestra izquierda) la novena más grande del cielo. Bellatrix en su hombro izquierdo. Rigel en su pie izquierdo es la super gigante, y en el centro de su espada que cuelga del cinturón como una escalera, vemos la conocida "nebulosa de Orión", que es un precioso vivero estelar.


Júpiter brilla tanto que parece un anillo de platino y diamante junto al ojo de Tauro... Y cuando contemplo así el cielo, me siento tan diminuta, que parece que los años no hayan pasado y siga siendo casi invisible para el Universo, aunque no para las estrellas, que siempre me sonríen y me guían.

Son fotografías de simple aficionada, pero voy probando la cámara, a ver si logramos entendernos y algún día conseguimos mostrar la belleza del cielo y sus estrellas tal como las veo. He pedido también este deseo a tantas estrellas fugaces que han paseado entre Orión, aunque no hemos atrapado a ninguna con la cámara.
Mañana no sé si tendré algún regalo de reyes o sorpresa, pero voy a soñar con la cabeza llena de estrellas.
Con Júpiter inspirador y Orión, para que proteja y guíe más a la humanidad.
Creo que es un buen regalo*

 ¡Feliz noche mágica!

(Texto y fotos: Eva Huarte)




6 comentarios:

  1. Ojalá se cumplan tus deseos, Eva.

    ResponderEliminar
  2. El regalo de Reyes nos lo has dado tú con estas fotos de estrellas con las que nos hemos encontrado al levantarnos.
    ¡Feliz día de Reyes, Eva!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paco, celebro que te hayan gustado*
      Feliz Día de Reyes!

      Eliminar
  3. Diminuto y sobrecogido, tienes razón, ante la grandeza del universo. A veces casi olvido lo pequeños y efímeros que somos. Te agradezco que hayas conseguido que gire por unos momentos la cabeza y contemple estas maravillas que casi tengo olvidadas y arrinconadas en el fondo de la mente. Tauro y Orión, Júpiter ... ¡Estremecedor!.
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo agradezco tu comentario, Enric, me hace feliz de verdad pensar que por un momento contemplas la belleza del cielo nocturno de invierno, con sus fieles y preciosas constelaciones de estrellas. Espero y deseo que no las tengas más "olvidadas y arrinconadas en el fondo de la mente"
      Saludos* Y feliz día*

      Eliminar