jueves, 17 de enero de 2013

Dos Soles y dos farolas


 Hasta hace poco solía poner la fotografía del amanecer en Facebook para dar los buenos días. Muchas amistades me dicen que cada día la esperan, ya que no tienen el privilegio de ver el amanecer desde el lugar donde están. Pero desde que estoy resfriada y cerrada en casa, con los horarios nocturnos y diurnos alterados, y coincidiendo con esta preciosa época de espectaculares amaneceres y atardeceres, en lugar de poner una fotografía en Facebook la pongo directamente aquí en el blog. Cada día me resulta difícil elegir sólo una foto, y así disfrutan de más imagenes l@s seguidores y amantes de amaneceres y atardeceres.


Hoy he vuelto a levantarme cuando aún era de noche, pero sin las estrellas que podía contemplar días atrás. Éstos días el cielo está amenazador, como si quisiera nevar. Hace frío y las nubes son bajas, compactas, oscuras o blancas. El mar está quieto y callado como si durmiera. La naturaleza duerme y así se regenera.


Cuando han aparecido las primeras luces ya he visto que sería un amanecer corto, el Sol sólo tenía un pequeño espacio entre las nubes del horizonte y la capa gris oscura que cubre todo el cielo a simple vista. Ha salido justo para hacerse ver un momento, y desde mi escritorio he disparado la cámara a través de la ventana abierta, sin querer subir a la terraza. Y desde aquí veo sobresalir dos farolas justo por donde ahora nace el Sol. Pero intento captar el encanto, consiguiendo casi una fotografía minimalista, y ese bonito reflejo rojizo y dorado del Sol en el cristal de la farola.


Hasta aquí el cortito amanecer de hoy, pero paso a paso, como me gusta captarlo. Hoy me ha enamorado ver aparecer el Sol como una media Luna, y esconderse de nuevo como otra media Luna meciéndose en las nubes. A veces pienso que Sol y Luna, amaneceres y atardeceres, tienen un pacto secreto, logrando las mismas formas y colores, la misma serena belleza, y darnos el privilegio de la contemplación del movimiento del Universo alrededor de nuestro pequeño planeta Tierra, donde suceden tantas cosas feas, inconscientes de la belleza que nos ha creado y nos rodea. A veces me siento sola preguntándome si seré la única persona que lo contempla. Por eso lo comparto también, así sabemos que todos vivimos bajo el mismo amanecer.

¡Feliz día!

(Texto y fotos: Eva Huarte)


2 comentarios:

  1. Gracias por tus amaneceres. Yo también esperaré tus imágenes todos los días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Detrásdelaestantería, aunque igual ahora estamos una semana sin ver aparecer el Sol, no depende sólo de mí :))

      Eliminar