martes, 15 de enero de 2013

Atardecer y amanecer con banderas afónicas...


Suena raro lo de "banderas afónicas", pero eso pensé anteayer domingo al ver la bandera catalana o "estelada", con la estrella, en el terrado del edificio de al lado, haciendo juego con los colores del atardecer.


Y lo mismo he pensado hoy, martes 15 de enero de 2013, viendo como destacaba y ondeaba una bandera del Reino Unido en el mástil de un yate amarrado, haciendo juego también con los tonos fríos y azules del amanecer.


Quizá intento hacer terapia pensando que esas banderas, la inglesa en el amanecer y la catalana o "estelada" al atardecer, son casi mudas, no representan prácticamente nada en éste paisaje frío y callado de amaneceres y atardeceres de invierno junto al mar, o quizá da un tono divertido a las fotografías.


Ayer desperté afónica, el otorrino me dijo que no hable, que el resfriado que arrastro me ha irritado las cuerdas vocales y hay que dejarlas descansar. Y tengo la sensación de que al no poder hablar apenas tengo voz para escribir. Escribir, para mí, es como hablar. Pero como dice mi admirado Xavier Antich; "Por suerte, la afonía no afecta a la mirada". Así que sigo haciendo fotos desde mi ventana escritorio a casi todo lo que pasa sin salir de casa. Y hace días me estoy familiarizando con la bonita imagen de los cormoranes posándose en la punta de los mástiles principales, como si fueran banderas...


Arman un gran revoloteo a viva voz con las gaviotas, no sufren afonía a pesar del viento tan frío y húmedo, y terminan rivalizando para posarse en cada mástil, haciendo guardia o intentando crear su nido... Es todo un diálogo que escucho y observo sin apenas entender, pero estoy casi convencida de que andan casi tan despistados como nosotros, y también más organizados que nosotros, pues siempre terminan en orden y paz encontrando cada cuál su lugar, ocupando siempre el mástil principal de cada barco o yate... No son tontos. Me gusta contemplarlos y fotografiarlos, como en este amanecer frío y afónico.


Al Sol le ha costado un poco más hacerse paso entre las gruesas y oscuras nubes, dando de nuevo una imagen casi siniestra con las luces de las farolas ya apagadas...

 
Coronándola al final como si fuera su luz natural, sin saber quién imita a quién, quién da luz o voz a quién, dando casi la misma imagen de los amaneceres de los días 21-12-12 y 22-12-12, aunque el recorrido del Sol se va alargando día a día. Y me gusta contemplarlo y compartirlo. No creo que me afecte a la afonía. Son días fríos de invierno, que no me gustan, pero toca vivirlos incluso con afonía... con mucha paciencia y pensando que mañana todo será mejor. Los almendros ya empiezan a estar en flor, la naturaleza no nos deja perder del todo la esperanza, siempre nos da una imagen de alegría. Siempre nos regala algún motivo para una sonrisa.

(Texto y fotos; Eva Huarte)

4 comentarios:

  1. Que placer es leerte amiga!! Cuánta vida tienes! .. eso, te da la capacidad de observar y disfrutar, toda la vida, que está en todo lo demás ... y que todo lo demás, es parte de uno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer para mí también leer tus agradables comentarios, amiga Alvana. Gracias!

      Eliminar
  2. Tu mirada,
    tu voz,
    una luna creciendo poco a poco...
    Gracias, Eva...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu poético comentario, icr...

      Eliminar