miércoles, 5 de diciembre de 2012

Un atardecer "más" en el Maresme

 (La montaña de Montjuïc de Barcelona al fondo, como un barco con su chimenea escupiendo humos)

Ya he comentado otras veces que el Maresme es la costa mediterránea que va desde Barcelona a Girona, antes de la Costa Brava, y que los amaneceres y atardeceres de otoño son los más bonitos del año, aunque siguen durante los dos primeros meses de invierno también.


Y me enamoran, me refugio en ellos para olvidar todas las penas, las tonterías políticas y torpezas humanas. Contemplarlos me hacen viajar muy lejos, como leyendo un buen libro, como una buena conversación con un amigo inteligente, noble, bondadoso, culto. Como un buen sueño tras una lectura. Y no sé porqué, me obligan a pensar, a reflexionar. Como dice Antoine de Saint Exupéry en "Le Petit Prince"; "Cuando estés triste, contempla un atardecer".

(De vez en cuando, se enciende la luz verde del faro en la montaña de Montjuïc en Barcelona)

Éstos días y noches que voy raqueando el resfriado como metáfora de mi vida y cotidianidad, me refugio en la lectura y escritura personal, y especialmente en los atardeceres, ya que duermo más horas de las acostumbradas y cuando me levanto el Sol ya ha subido sobre el horizonte, y me pierdo luces y colores.


 Sé que estoy viviendo a un ritmo distinto del mundo exterior, y empiezo a moverme  a mediodía, los días son más cortos y empiezo a disfrutar las doradas luces de atardecer poco después de comer, contemplando desde mi ventana las barcas que entran y salen del pequeño puerto, gaviotas y aves que observo intentando entender sus diálogos y movimientos. Mientras el Sol va cambiando luces y colores de cielo y mar.


Hoy no recordaba que mañana es fiesta, lo he sabido al encender el televisor oyendo que hablaban del "puente", dos días de fiesta de alterne; mañana día 6 de diciembre "Día de la Constitución Española", reza el dietario como si fuera una santa más, y el sábado día 8 "La Inmaculada Concepción", ¡qué contradicción! Se podrían juntar las dos fiestas como  "La purísima constitución o prostitución", eso me parece todo bien macerado mientras sigo escuchando a los charlatanes de la tele hablando de los 30 millones de euros que tendrá que pagar el empresario y ex presidente de la CEOE si quiere librarse de la cárcel... y otros 50 millones de euros el otro empresario de la Nueva Rumasa, si quiere librarse también... Y hablan casi indignados de que el actual presidente de la Generalitat, Artur Mas, (o menos) puede pedir indemnización y etc. por daños morales y políticos, al haber sido "acusado" de evasión de divisas a Suiza, perjudicando sus inocentes elecciones vampirizando al pueblo. Dicen que no se ha encontrado el "original" de la copia de esas evasiones de divisas... y claro, están super ofendidos, van a pedir daños y perjuicios a los que hicieron esa campaña de intoxicación... Inocentes... (clica aquí para ver post "Hasta el moño de políticos y banqueros")

(Dos luces sobre las nubes, ¿aviones o estrellas? ¿Imitamos o confundimos la natualeza?)

Y a todos esto veo a través de los cristales cómo van cambiando luces y colores de cielo y mar, subo a la terraza y empiezo a fotografiar. Y al final del día, sonrío feliz, digan lo que digan los locos de turno en las televisiones implicando ya a los consumidores de Internet y redes sociales... Y no saben lo que se pierden, pena me da pensar que viven obsesionados por el dinero, por encima de la vida la belleza y la humanidad...


Los días son cortos pero tienen su compensación, no tengo que aguantar las tonterías políticas y puedo evadirme y volar entre aves y nubes doradas rosadas y naranjas sobre el mar sin esperar. Eso es la libertad. Y no quiero nada más. Este texto es una excusa para compartir la belleza de un atardecer más, para que no olvidemos la belleza de nuestra naturaleza, lo que somos, de dónde venimos y donde estamos...
Y todo "lo de mas", está de más.

(Si clicáis sobre cada foto la veréis ampliada y disfrutaréis los detalles)

(Fotos y texto; Eva Huarte)

2 comentarios:

  1. Me encanta la primera foto: la luz, la composición, el perfil de Barcelona alternando Geografía Física y Humana, la quietud del mar, la distancia que parece convertir el paisaje en algo inmutable... es puro sentimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Inmutable", buena definición, pasosypedales. Y en ese paisaje inmutable contemplar minuto a minuto cómo va cambiando la luz y los colores... Es como un milagro.
      Gracias por tu bonito comentario*

      Eliminar