miércoles, 31 de octubre de 2012

Árboles cortados y árboles caídos...

 (Un árbol recién cortado con rostro de animal vivo, en la carretera de Arenys de Mar- julio-2012)

Esta mañana temprano me llama una amiga y vecina de nuevo para decirme que ha caído un gran árbol, un pino, sobre la carretera, en el mismo lugar donde cortaron varios árboles el pasado mes de julio, y también mi amiga me llamó entonces para decírmelo y que hiciera fotos. "¿Cómo pueden cortar árboles tan hermosos y necesarios?" Se preguntaba mi amiga. "¡Es lo único que nos da sombra y oxígeno!"

 (Grandes cactos que sujetan la tierra cortados igual que el pino  -julio-2012)

Aquél día caluroso de julio cogí la cámara y fotografié con tristeza aquél espectáculo; grandes pinos mostrando sus grandes anillos indicando su tiempo de vida, cortados y caídos sobre el barranco llorando resina, como un animal herido de muerte... Y grandes cactos que sujetan la tierra con sus fuertes raíces, y suelen extenderse a más de 30 metros evitando desprendimientos, cortados de cuajo también. Averigüé, pregunté, y los responsables dijeron que era "para poner una valla metálica y evitar desprendimientos".

(Esta mañana en el mismo punto, un gran pino caído, de nada sirve la red metálica)

En este país ibérico vamos siempre al revés, siempre digo que el gran error en nuestra sociedad fue caer en las trampas políticas y bancarias queriendo dinero antes que educación y cultura. Así el dinero se mal gasta, y vuelve a las entidades bancarias con la misma rapidez que salió. Dinero, por otro lado, prácticamente invisible, inexistente, como estamos comprobando actualmente al cabo de unos años. Y siempre pongo el ejemplo de un conocido que, -como gran parte de la sociedad de entonces- compró a través del Banco una casa, y puso un porche en el lado Este de la casa, para hacer bonito. Hasta que al llegar el verano descubrió que era necesario poner un porche en el lado Sur para protegerse del Sol. Así gastó una gran cantidad de dinero para dos porches. De haber tenido educación y cultura, habría sabido desde el principio que en el lado Sur de la casa era necesario poner un porche. Es sólo un ejemplo.

(Hoy, el pino caído junto a uno de los que cortaron en julio)

Y eso supe que ocurriría al ver, en el mes de julio, cómo cortaban grandes árboles y cactos intentando "evitar desprendimientos de piedras". Sabía que el terreno perdería la fuerza de las raíces de árboles y cactos que la sujetan y caería todo. Así ha ocurrido esta mañana al cabo de tres meses de haber cortado árboles y cactos para poner una fina valla de red metálica que no puede sujetar la fuerza de la naturaleza.

Ha sido triste, respirar aquél magnífico aroma de pino y ver troncos cortados y ramas vivas, enteras cargadas de piñas. Me he llevado una bonita piña de recuerdo, al tiempo que hacía fotografías rápidamente mientras los empleados del ayuntamiento, bomberos y Generalitat insistían en que no podía estar ahí que corría peligro... Les pregunto qué ha pasado, y dicen que esos pinos cuando chupan un exceso de agua se desprenden por sí solos...


Estoy convencida de que si no hubieran cortado esos hermosos pinos y cactos en el mes de julio, no habría ocurrido la desgracia que ha ocurrido hoy con la caída de ese majestuoso y precioso pino. En el mes de julio lamentábamos que cortaran esos pinos ya que eran los únicos que nos daban sombra cuando caminábamos por la acera de la carretera.  Ahora corremos peligro de insolación, pero sobretodo, tememos que nos caiga encima algún árbol, como ha sucedido hoy, "sin desgracias personales", como se suele decir en los medios oficiales. Hoy ha caído un pino, hermano gemelo del que cortaron en el mes de julio...


Hay un refrán que dice; "Hasta que el hombre no haya arrancado el último árbol no se dará cuenta de que el dinero no se come". He visto en distintos pueblos del Maresme en Barcelona cómo cortaban bosques enteros para construir edificios de apartamentos que al cabo de los años ni se alquilan ni se venden. Ya dediqué un post, clic aquí : http://ehuarte.blogspot.com.es/2011/02/mapas-sin-fronteras.html 

Me pregunto cuál es el destino de los árboles, cuál el del planeta y sus habitantes, con ese terrible depredador llamado hombre, haciendo casi la función de los antiguos dinosaurios, desertizando la tierra, y extrayendo el petróleo, la defensa del planeta, para cubrirlo del mismo petróleo convertido en asfalto...


El escritor y etnólogo Ahmadou Hampaté (Malí-1900-Costa de Marfil-1991) en sus libros y cuentos escritos para recuperar y divulgar la cultura africana, decía que "En África, cuando un anciano muere, una biblioteca arde, sin necesidad de que las llamas acaben con el papel." Y eso mismo pienso del árbol, como un gran anciano lleno de historia y cultura, que desaparece, muere y perdemos su sabiduría y conocimiento. Y muere también, belleza, alimento para el cuerpo la mirada y el alma, desprendiendo ese aroma que nos hace respirar y sonreír sintiéndonos afortunados y vivos. Me ha entristecido, pensando, como siempre, que el hombre se está destruyendo a sí mismo. Me pregunto también si acaso estamos obedeciendo a una ley natural universal para que el planeta pueda reciclarse, destruyendo una parte de sí mismo...

(Texto y fotos; Eva Huarte)

8 comentarios:

  1. Gracias Eva ... excelente trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu lectura y comentario, Alvana.

      Eliminar
  2. Es la venganza de la naturaleza contra una humanidad cada vez más prepotente, ignorante y depredadora (lo malo es que, como siempre, pagaremos justos por pecadores).
    ¡Un buen trabajo, Eva!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decía mi amiga que ese enorme árbol era "la madre de los hijos que le cortaron, y ha muerto de pena..." No sé si el Universo entiende de premio o castigo, pero nosotros los humanos nos hemos "desmadrado", olvidando todo respeto y sensibilidad... y nos estamos destruyendo a nosotros mismos.
      ¡Gracias Sícoris!

      Eliminar
  3. ¡Que triste! Y que buena cronista eres, Eva, de las pequeñas (grandes) cosas que pasan en tu entorno más cercano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que sabemos que esto ocurre cada día en cualquier punto del planeta. Pero verlo con tus propios ojos... es simplemente tristísimo.
      Gracias Paco*

      Eliminar
  4. No pasa nada por que se quemen las bibliotecas, Eva, no sufras. Tampoco van a saber leer los niños de Wert ni los hijos de los bancos: poco a poco, esta raza de seres pensantes nos iremos extinguiendo y harán parques temáticos al lado de la "arena internacional" para comerciar con nuestro recuerdo y nadie sabrá lo que era la sombra, ni los porches, ni las noches bajo las estrellas con el olor de los pinos y el canto de los grillos.
    (Perdón por el rollo, por cierto.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Rollo? Es precioso tu comentario, Ramón, eso pensaba mientras te leía, además sabes, que aparte de enrollarme escribiendo, me enrollo leyendo, y me encanta siempre lo que dices, siempre escueto, así que hoy tu comentario es un lujo lleno de sensibilidad y poesía... aunque quizá también nos haga ver lo que tristemente puede ser... Y me enrollaría más leyéndote :))
      Gracias, Ramón*

      Eliminar