jueves, 27 de septiembre de 2012

Primera Luna de otoño 2012*


Ayer al atardecer las nubes se disiparon poco a poco, apareciendo el mar iluminado de jade y oro con una línea blanca que eran gaviotas bañándose en aguas mediterráneas de otoño, cuando el agua es más cálida y apenas hay barcas ni humanos que las alteren.


Subí al bosque para contemplar el cielo del atardecer y los preciosos colores rosados de las nubes, sonriendo de nuevo al descubrir la brillante Luna creciente dando su mágica luz al paisaje. Y pensé en Mina, que está en esa luz de Luna, sonriente...


Hoy hace ya siete días, escribo a la misma hora que acabó su vida en la Tierra, sin sufrimiento, como una estrella fugaz que en lugar de caer en la Tierra asciende hacia el cielo acompañada de millones de estrellas.

En la Tierra empezamos el equinocio de otoño, cuando el día y la noche se encuentran sin rivalidades, luciendo sus encantos durante las mismas horas de Sol y de Luna. De ahí el tiempo dedicado a la balanza, al signo zodiacal de Libra. Es hora de equilibrar todo, por dentro y por fuera, de hacer un acuerdo con la noche y el día, desterrar lo que ya no sirve, y a veces tanto nos cuesta desprendernos por la seguridad que encierra, y dar el salto, a la renovación de sentimientos, pensamientos, asegurando al tiempo todo lo que amamos como algo indisoluble.


Sonreí a la Luna sin llanto, agradeciendo de nuevo su bella presencia, sintiendo cómo me decía que no estoy sola, que nadie está solo, que todo tiene su forma de fluir y existir por sí mismo. Como la Luna misma, se va, y vuelve transformada, con otra cara, igual de bella o más. Esta vez, más equilibrada, más armoniosa.


Dicen que la próxima Luna llena del próximo domingo 30 de septiembre estará en el signo de Aries, de ahí que digan también que es una Luna "fuerte", cargada de energía, como el animal que representa, dispuesta a descartar lo que ya no funciona, (como el sistema) y dispuesta a crear sólo en el terreno donde puede expandirse la autenticidad, la verdad de corazón, de conciencia, sentimientos... Difícil para la humanidad acostumbrada a viejas costumbres que sólo le aportan seguridad, pero no felicidad.


Reflexiono ante el momento que vivimos, contemplando siempre el cielo, el bosque, la Luna y el precioso  mar iluminado por la Luna. Y vuelvo a casa sonriente, sintiendo que no estoy sola, que todo continua y la vida como el universo tiene su forma de hacer, y sólo tengo que estar atenta a sus mensajes y dejarme llevar, intentando crear el mismo amor y belleza que me dan. Siempre agradecida*

(Texto y fotos; Eva Huarte)

2 comentarios:

  1. bonito cielo, cielo
    bonita luna
    y bonitas gaviotas...
    Gracias, Eva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Has visto esa línea blanca sobre el mar que son gaviotas? En realidad era impresionante, con esa luz dorada en medio cielo gris... Ahora empiezan los más bonitos amaneceres y atardeceres del año. La belleza siempre compensa. Y tus palabras.

      Gracias a ti, cavaliere*

      Eliminar