domingo, 16 de septiembre de 2012

"Memorias de África" en la Mediterránea


A veces me preguntan dónde hago las fotografías de cielo y mar, y siempre contesto, "en El Maresme", ese tramo de costa Mediterrània que va de Barcelona hacia el Noreste y finaliza al comenzar la Costa Brava. Una zona que conozco bien desde niña, y aunque no sea mi costa preferida, es bastante ideal y práctico para vivir todo el año, cerca de la ciudad, y con un magnífico microclima que me permite pasear siempre por sus playas, a veces limpias, y a veces no tanto... Y pasear por sus bosques también.

Y esta tarde del último domingo de verano he vuelto a sentirme privilegiada de vivir en este lugar junto al mar,  he vuelto a la playa con una amiga ucraniana enamorada del mar también, la playa estaba casi desierta, el cielo y el mar tenían esa luz mágica de la que tantas veces hablo y siempre me recuerda las escenas de "Lejos de África", que tan bellamente describió Isak Dinesen (Karen Blixen) y quedaron también bellamente reflejadas en la película "Memorias de África".


El cielo era azul añil, pero inmensas nubes grises plomizas cubrían media playa, y en el horizonte jugaban enormes nubes blancas como gigantes algodones, dando el cielo al completo un tono plomizo al mar con reflejos blancos y dorados. El agua sigue cálida como casi siempre al final del verano. Y nos bañamos y reímos dejándonos mecer por las olas como si formáramos parte de ellas o como dos estrellas niñas.

Cuando dormitábamos entre el Sol dorado y juguetón hemos oído un fuerte sonido de motor, y vemos justo ante nuestros ojos una gran avioneta roja naranja y dorada del Sol a pocos metros de altura del mar plomizo manso y brillante. Ni tiempo de poder coger la cámara para disparar. Ya había pasado a pocos metros de nuestra mirada atónita. Y digo en voz alta; "¡Es Memorias de África!"


Una pareja de enamorados se abrazaban y besaban en la orilla dejándose mecer por las olas también, entre esas luces tan típicas de África, pero en la Mediterrània...

Y entre risas y sonrisas de alegría y felicidad le comento a mi amiga las "pifias" en algunas escenas de la película de 1985 "Memorias de África", dirigida por Sydney Pollack y magníficamente interpretada por Meryl Streep y Robert Redford. Ya comenté en el post dedicado a Isak Dinesen (clica aquí para ver) hace un par de años, que un día comentaría las "pifias" o errores de la película, que son bastantes, a pesar del encanto de la película en general. Los errores literarios y biográficos, para mí, son imperdonables. Pero los de puesta en escena son de risa, y es lástima, no puedo entender cómo no lo vieron.



Enlazo este vídeo -en relación con la bonita avioneta que hemos visto esta tarde sobre el mar- la escena en que Karen, (como la llamaban en África) ve volar la avioneta pilotada por primera vez por su amado Denys, y va corriendo a su encuentro. Al aterrizar, Denys le da unas gafas a Karen para que se las ponga y suba a la avioneta, (1'47"). En el siguiente fotograma, Karen ya está sentada en la avioneta delante de Denys, y éste vuelve a darle unas gafas para que se las ponga (1'57"). Es uno de tantos gazapos pifias o errores de la película, aunque no deja de ser romántica y bonita. Esos errores sólo te hacen sonreír al momento. Pero, ¿ningún reponsable de la peli los vio? Eso aún me hace sonreír más.

Así termino este último domingo de este extraño verano 2012, releyendo el libro "Lejos de África", con una sonrisa ante toda la belleza del mundo... viendo, si no "a través de los ojos de Dios", como dijo Karen, a través de los ojos humanos.


(texto y fotos; Eva Huarte)

2 comentarios:

  1. Yo te tengo mucha envidia por ese mar tuyo, tan nuestro, y por tus ojos...
    Gracias, Eva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo tengo envidia de que sepas decir tanto en pocas palabras. Envidio también la mirada de las gaviotas...
      Gracias a ti, icr* Un abrazo*

      Eliminar